sábado, 13 de marzo de 2010

EL HOMBRE DETRÁS DEL AK47



DE ORGULLO DE LA PATRIA AL IMPERIO DEL TERROR

Por Armando Enríquez Vázquez

“Inventé éste rifle de asalto, para defender mi patria. Hoy estoy orgulloso de que se haya convertido en el sinónimo de la libertad para muchos”.
Mikhaíl Kaláshnikov

Avtomat Kalashnikova 1947.-AK 47: el famoso “Cuerno de chivo”-, el arma favorita de los cárteles de narcotraficantes mexicanos. Es parte del escudo nacional de Mozambique y se encuentra plasmado en su bandera, así, como en los escudos de Zimbabwe y Timor Oriental, y en la bandera de la organización Hezbolá, entre otros.
Es el fusil de asalto más confiable del mundo, protagonista en la liberación de algunos pueblos de África, de las luchas guerrilleras en América Latina y Asia. Distinción entre las mafias y cárteles de la droga. De origen ruso, el AK 47 se inserta en la historia de la Segunda Guerra Mundial y la defensa de Rusia de la invasión Nazi. Su creador, es un general soviético, el cual en noviembre pasado cumplió 90 años.
Mikhaíl Timoféyevich Kaláshnikov nació en 1919 en Kurya, al norte de la Unión Soviética. Hijo de una familia humilde, Kaláshnikov pasó su infancia entre campesinos. En 1938 se unió al ejército rojo y sirvió en la división de tanques del ejército ruso durante la invasión alemana de la II Guerra Mundial, resultando herido en 1941. Durante su estancia en el hospital escuchó las quejas de otros soldados rusos convalecientes, acerca de la mala calidad de los fusiles rusos, pues fácilmente se encasquillaban. Ahí le nació la idea de crear un fusil de asalto que ayudara al ejército rojo a defender a su patria.
Al salir del hospital en 1942, Kaláshnikov puso manos a la obra y para 1947 tenía ya el prototipo del AK 47, que tras varias pruebas se volvió el arma oficial del ejército ruso en 1949. Pero más allá de su servicio a la patria, Kaláshnikov jamás pensó que su arma se volvería una de las historias de éxito más grande en el mundo de las armas, creando una cultura parelela alrededor de este artefacto a nivel mundial.
Las características del AK 47 la hicieron el arma favorita de las guerrillas y muchos ejércitos del entonces llamado mundo oriental. Cuenta con un sistema de recarga de cartuchos, que utiliza los gases de combustión producidos por el disparo para posicionar el cartucho siguiente en la recámara del arma, expulsando el casquillo del cartucho disparado al mismo tiempo.
Otra característica del AK 47 es que difícilmente se encasquilla. Su cargador curvo, al cual debe en México, el sobrenombre de cuervo de chivo, permite una mayor capacidad de balas en un menor espacio. Es un arma que funciona en situaciones adversas y aun después de haber sido sumergida en lodo o agua. Tan confiable es, que se dice que los soldados americanos en Vietnam, la preferían a la famoso M,1 y en cuanto podían lo reemplazaban por una AK 47.
El hecho de no haber promovido su patente, si no hasta 1999, permitió que el AK 47 se produzca en por lo menos 14 países y que su precio, en algunos países, sea menor a cincuenta dólares. Se calcula que el número de cuernos de chivo en el mundo ronda los 100 millones de fusiles, siendo el arma que mayor comercio ilícito genera.
Por su parte, Mikhaíl Timoféyevich Kaláshnikov, a lo largo de su vida ha recibido honores y condecoraciones por su aportación. El año pasado durante su cumpleaños número 90, el general-diseñador recibió de manos del presidente Medvédev el reconocimiento de Héroe de la Federación Rusa, el máximo honor que se puede recibir en Rusia.
Se calcula que hoy en día más de 80 países cuentan con este tipo de armas en sus arsenales y 14 alrededor del mundo las producen.
Desde 1949 Kaláshnikov vive en la ciudad rusa de Izhevsk en las faldas de los montes Urales, donde también se encuentra el museo Kaláshnikov, dedicado al diseño y perfeccionamiento de su invención. Todas las armas diseñadas por Kaláshnikov se conocen hoy en día como AKM, y son variantes del original AK 47.
Kaláshnikov ha declarado en varias ocasiones que no duerme tranquilo, que su invención es producto de su amor a la patria y su defensa, y que sí de él hubiera dependido, mejor hubiera inventado maquinaria agrícola, o al menos una podadora de pasto: “No son los diseñadores de armas los responsables de las manos en las que terminan sus creaciones, son los gobiernos quienes deben controlar la producción y exportación. Cada vez que veo en la televisión bandidos con armas de la familia AKM, me pregunto cómo es que esta gente las consiguió”. Así lo dijo el General en una reunión convocada por la ONU para el control de armas en 2006.
Sin duda, de no haber nacido en Rusia y haber patentado su fusil de asalto, hoy Kaláshnikov sería el hombre más rico del mundo.

Publicado en The Point.com.mx marzo 2010