lunes, 6 de junio de 2011

¿Cuándo la tercera cadena nacional de televisión?



La negativa de la SCT a TELMEX para distribuir televisión privada es uno más de los golpes del gobierno a la competitividad y el empleo.






Armando Enríquez Vázquez






Cuando inició este sexenio el Presidente prometió abrir el sector de telecomunicaciones a la competitividad. Crear empleos.
Casi cinco años después nada de esto ha sucedido. Es más sus buenas intenciones, no se han visto reflejadas en sus acciones. La semana pasada. Con el descaro y la prepotencia que caracteriza a los políticos mexicanos la Secretaria de Comunicaciones y Transporte negó a TELMEX poder distribuir señal de televisión privada. Por su parte TELMEX contestó que no cejará en su solicitud tanto por la distribución de televisión de paga como en una concesión para señal de televisión abierta. Cómo respuesta el gobierno, ese mismo día impuso una multa a TELMEX por 91.4 millones de pesos por no dar acceso a su red a la filial de Telefónica en México.
Es curiosa la vara con la que el gobierno de Calderón mide a las empresas y su desempeño. ¿Qué pasaría si el gobierno permitiera a TELMEX distribuir señales de televisión de paga y tener una cadena nacional? Lo primero tanto Televisa y Azteca estarían comprometidas a trabajar en algo que nunca hacen sus contenidos, los que desde hace muchos años son una verdadera porquería, pues la competencia sería a nivel nacional. Dos se crearían miles de empleos directos e indirectos que el país y el medio de la televisión los necesitan. Tercero, el gobierno se vería forzado a dar más concesiones y volver el medio realmente competitivo con lo cual se crearían todavía más empleos.
El panorama actual de la televisión abierta es desolador. En el panorama de la Ciudad de México y área metropolitana dos empresas manejan siete canales de televisión abierta, el estado tres y solamente a otra empresa privada, Grupo Imagen, se le permite manejar otro canal. A nivel nacional el panorama es peor sólo Televisa y Azteca tienen cadenas nacionales. Ante es panorama patético, a pesar de ser un país con sesenta millones de pobres, hoy en día somos el país de Hispanoamérica con más subscriptores a la televisión de paga, sin contar los sistemas piratas instalados en el país.
Los contenidos de la televisión abierta mexicana son escandalosos y tal pareciera que aquella norma de la televisión es para jodidos sigue en pie. Los directivos se amparan en el consabido; “Es que la gente está acostumbrada a ellos y eso es lo que piden”. Cuando son ellos los poco creativos y los jodidos mentalmente.
Si la televisión abierta mexicana fuera tan exitosa como tratan de hacernos creer. ¿Por qué cada día más mexicanos tienen sistemas de televisión de paga? ¿Por qué Televisa y Azteca se empeñan en comprar franquicias argentinas? ¿Por qué la gente está de acuerdo en tener nuevas y más opciones en su televisor? Simplemente véase como Milenio Televisión, canal de televisión de paga, se ha vuelto un referente a diferencia de la porquería esa de Forotv.
Desde siempre Televisa, y en mucho menor grado Azteca, ha servido de cómplice al estado mexicano y a cambio a recibido todas las prebendas de éste. Por eso Calderón, falto de creatividad también, cree a pie juntilla en Azcarraga y sus efebos. Además si recordamos el apoyo que Carlos Slim brindó a Andrés Manuel López Obrador durante su jefatura de gobierno y durante la campaña, encontraríamos el por qué de las represalias por parte del gobierno contra el empresario.
El presidente Calderón, al parecer, no entendió nunca que gobierna para todos los mexicanos, no sólo para los que lo apoyaron en su campaña. Su encono contra el hombre más rico del mundo sólo se puede definir con una palabra: intolerancia. Como lo han sido muchas otras de sus decisiones.
Tristemente los dos sexenios panistas nos han demostrado que con el PRI estábamos mejor y por eso seguramente el año que entra, sin importar quién sea el candidato del Revolucionario Institucional, éste partido regresará a Los Pinos.
Hoy más que nunca, cuando la popularidad del Presidente ha caído por primera durante su administración a menos del cincuenta por ciento, se necesita mandar señales de esperanza, de que las cosas pueden mejorar, una señal importante era demostrarle a los mexicanos que los dos hombres más poderosos del país podían trabajar juntos por el bien de los mexicanos. No se nos olvide que la creación de empleos del Grupo Carso es de las más importantes a nivel nacional. Ni que decir de la infraestructura en materia de comunicaciones que han hecho. Pero al parecer el gobierno es feliz si el duopolio le transmite su Iniciativa México y no pasa cadáveres de mexicanos en la televisión. Claro, la doble moral de Televisa, sí le permite pasar masacres en otras partes del mundo con lujo de detalle. Pero no, el Presidente no olvida y recuerda a aquellos que lo apoyaron en su campaña.
A los mexicanos nos encanta hablar mal de los mexicanos, en especial si son exitosos. Slim se vuelve uno de mejores blancos de la leyenda negra empresarial, y sin embargo buena parte de su capital está invertido en el país, ha hecho mucho bien a México y si hasta frívolamente lo vemos puso de nuevo a un mexicano en la Formula 1. Dentro de dos o tres años seguirá haciendo lo mismo dando empleo a muchos mexicanos y tratando de poner el nombre de México en alto, como otros empresarios. Calderón en dieciocho meses será historia y dejará de gobernar en unos ocho o diez meses si bien le va, dentro de algunos años la historia que siempre juzga, según ellos, las acciones de nuestros gobernantes, Hablará de los doce años perdidos de nuestro país, aquellos en los que en lugar de volvernos ejemplo, nos convertimos en burla. México necesita desde hace muchos años una nueva ley de radio y televisión que abra la señal a nuevos competidores, que dé cabida a casas productoras independientes y termine con ese duopolio de si no eres Azteco eres Televiso, necesitamos a Azteca, a Televisa, a TELMEX y todos los que quieran y puedan sumarse a esta industria.
Lo realidad es que dentro de pocos años, muy pocos, nuestra manera de ver Televisión cambiará y todos veremos la tele en nuestros celulares o en casa por medio de Internet, ahí el duopolio no tiene nada que ofrecer, nada con que competir.






Publicado en blureport el 6 de Junio de 2011