lunes, 27 de febrero de 2017

Isobel Bennett, la costa australiana y sus habitantes.



La Dra. Bennett es la mayor representante de la biología marina en el gran continente australiano y sus estudios aportaron mucho al conocimiento de las costas de aquella región.

Armando Enríquez Vázquez

Conforme a sus padres y al tipo de educación que estos dieron a su hija, esta nunca debió de haber pisado un laboratorio. Sin embargo, el destino jugó su papel e Isobel Bennet participó en uno de los más importantes estudios acerca del plancton en Australia, viajó en cuatro ocasiones a la Isla Macquarie, una de las islas más australes de Australia, localizada en aguas de los Océano Indico y Océano Antártico y se convirtió en una de las más distinguidas biólogas marinas no solo del hemisferio austral, si no del mundo.
Isobel Bennet nació el 9 de julio de 1909 en la ciudad australiana de Brisbane. Brisbane es la tercera ciudad en importancia de Australia. Ese mismo año se fundó la Universidad de Queensland, estado del que Brisbane es capital. Isobel recibió una educación conveniente a una chica de su época y a los dieciséis años fue obligada por su padre a abandonar su educación preparatoriana para estudiar una carrera en comercio o en pocas palabras para ser secretaria.
Isobel contó en una entrevista que le concedió a la periodista Nessy Allen en el año 2000, que ella ansiaba entrar en los laboratorios y envidiaba a las estudiantes que un grado arriba de ella, lo utilizaban. Por lo que la noticia de la escuela de comercio fue, al menos eso creyó en un principio, un golpe a sus aspiraciones de conocer de cerca la ciencia.
Pero el destino le tenía deparado un giro inesperado y que la llevaría a satisfacer sus ambiciones como científica. Tras terminar la carrera comercial y contratarse como secretaria en la oficina de patentes de Australia en 1928 la familia abandonó Brisbane y se fue a vivir a Sydney, donde Isobel trabajó en las oficinas de la Real Junta de Escuelas de Música, oficina que se vio obligada a cerrar en 1932 por causa de la Gran Depresión. Esa navidad Isobel y su hermana decidieron tomar un crucero, para olvidar las penas del desempleo, me imagino, sin pensar que el cambio radical en la vida de Isobel se daría en esa travesía. En el cabinete al lado al correspondiente al de las hermanas Bennet, viajaba una pareja que adoptó a las hermanas durante el viaje. El esposo era un afamado biólogo inglés que trabajaba Australia de nombre W J Dakin.
Al enterarse Dakin del desempleo de Isobel la invitó a colaborar con él en la captura de ciertos datos contenidos en algunas bitácoras de navegación de capitanes de balleneros, acerca de los lugares donde se habían avistado estos cetáceos en lugares cercanos a las costas de Australia y Nueva Zelanda, Dakin estaba escribiendo un libro sobre el tema.
Pero por otro lado Isobel continuó buscando un trabajo más estable que el ofrecido por Dakin al que dedicaba solamente 3 días a la semana. La oferta de trabajo vino de la Universidad de Sydney, con una plaza de asistente general en el departamento de Zoología, y su trabajo consistía en trabajo secretarial y un poco de ayuda en la investigación. Como confesó la Dra. Bennett en la entrevista del año 2000, antes de iniciar su trabajo tuvo que buscar en el diccionario el significado de la palabra zoología.
Así fue como Isobel Bennett, que nunca llegó a tomar un curso científico en la secundaria, accedió a un puesto en la Universidad, de la mano y bajo la tutela de Dakin, quién, al enterarse del amor de Bennett por el mar, los botes y navegar la incluyo de inmediato entre los miembros de la tripulación en sus viajes de investigación acerca del plancton de las costas australianas.
Entre las labores de Bennett se encontraba el mantener la embarcación en niveles óptimos para navegar, lanzar y recoger la red, llevar un registro de la temperatura del agua del mar y diseccionar todos los diminutos organismos recolectados para que Dakin los pudiera poner bajo el lente del microscopio, dibujarlos y compararlos con otros dibujos para determinar si se encontraba frente a nuevas especies.
Isobel trabajó arduamente y aprendió de forma autodidacta los nombres científicos de los organismos y a diseccionarlos para las laminillas que Dakin utilizaba bajo el microscopio.
Cuando en 1935 Dakin tomó un año sabático, Isobel fue alentada por otro de los profesores a tomar cursos de zoología dentro de la misma universidad, Isobel tomó solo un curso práctico y tomo el examen final del mismo sacando 98%, la calificación más alta hasta ese momento en la universidad. Pero ese fue el único curso académico que Isobel Bennet tomó en su vida.
Con el regreso de Dakin, Isobel se dedicó también a dar pequeñas demostraciones a los alumnos de primer año de la carrera sobre los diferentes animales que existían en la colección de la Universidad, así como a recolectar por cuenta propia nuevos ejemplares para enriquecer la colección.
Cuando Australia entró a la II Guerra Mundial el Profesor Dakin se hizo cargo del departamento de camuflaje del Departamento de Seguridad Nacional de aquella nación y como asistente se llevó a Isobel Bennett, la Universidad no se opuso pues la guerra era la prioridad del momento.  Al terminar la guerra Dakins e Isobel volvieron a la Universidad y a la investigación de las costas australianas.
En 1959 Isobel, junto con otras tres mujeres científicas se convirtieron en las primeras mujeres en ser autorizadas para viajar a la Isla Macquarie, una isla que se encuentra entre las costas de Tasmania y la Antártica. Isobel regresó a completar sus investigaciones en 1960, 1965 y 1968. La Isla Macquarie es un santuario de vida salvaje, Isobel escribió acerca de sus viajes: Fuimos muy afortunados en tener dos atardeceres impresionantemente bellos, Los hombres de la expedición nos advirtieron no tomar fotos o enseñarlas en las conferencias porque las personas pensarían que era el paisaje normal de la isla y frente a la ambición de llegar se enfrentarían al mal clima habitual, la niebla, el frío y la lluvia.
La isla que estaba prácticamente deshabitada, era un buen lugar para los cazadores furtivos de pieles de focas y los cazadores de elefantes marinas. Los trabajos de Bennett crearon el primer catálogo de la fauna marina y terrestre de la Isla, lo que representó un gran avance para los biólogos australianos. Bennett escribió un libro acerca de sus descubrimientos en la Isla.
Isobel se convirtió también en conferencista de la Universidad de Sydney y acompañó a estudiantes de la Universidad de Stanford en un viaje de reconocimiento alrededor de la costa australiana. Viajó a cuantas estaciones marinas en el mundo tuvo oportunidad y se convirtió en una autoridad en materia de la vida marina de las costas australianas.
A lo largo de su vida publicó 8 libros en la materia, incluyendo uno acerca del Gran Arrecife de Coral Australiano, además de numerosos artículos científicos, en los primeros años de su carrera científica ayudó al Profesor Dakin en la elaboración de guiones de radio sobre difusión de la ciencia para la cadena de radio pública de Australia, la ABC (Australian Brodcasting Corporation).
En 1962 la Universidad de Sydney le otorgó el grado honorario de Maestra en Ciencias y la reconoció como la última gran naturalista. Un honor que nunca antes había sido otorgado por parte de la institución académica. En 1995, la Universidad de la Nueva Gales del Sur le otorgó el grado honorario de doctora en ciencia y en 1984 se le nombró oficial de la Orden de Australia por sus contribuciones a la biología Marina. Un arrecife de coral, un género y cinco especies de animales marinos fueron nombrados para honrar a esta extraordinaria mujer y su invaluable labor en la biología marina.
Isobel Bennett se jubiló de la Universidad en 1971, como personal técnico y no como académica, por lo que su pensión no fue muy alta. A pesar de la jubilación Isobel Bennet permaneció activa como investigadora y escribiendo libros. Murió en Sydney el 12 de enero de 2008 a la edad de 98 años.
Isla Macquarie es parte del patrimonio de la Humanidad declarado y protegido por la UNESCO desde 1997.


Publicado en mamaejecutiva.net el 20 de febrero de 2017
imagen sciencepole.com