jueves, 17 de noviembre de 2011

El desperdicio mundial del agua.

Armando Enríquez Vázquez

Durante las últimas décadas hemos oído de la crisis del agua que nuestro planeta esta vivir en un futuro muy cercano y que en algunos casos se muestra en las escenas desgarradoras de las sequías y la hambruna en muchos sitios de la tierra. Existen organizaciones que dicen que esta crisis es controlable y la solución no es costosa ni disparatada.

Hace un par de semanas la Humanidad llegó a siete mil millones, pero el agua y la precipitación pluvial en el planeta son casi las mismas. Es por eso que uno de los problemas que enfrentan los seres humanos es el suministro de agua potable y de agua para el cultivo de alimentos.

Hay quienes sostienen que la próxima guerra se peleará por el agua. El crecimiento anual de las regiones áridas y la desertificación de grandes extensiones, afecta no sólo al planeta, sino a los seres humanos a l volver miles de hectáreas en tierra estéril. Aunado a esto hay que sumar a los más de mil millones de personas en el mundo no tienen acceso a agua potable.

El panorama no parece alentador. Sin embargo en el reciente XIV Congreso Mundial del Agua, se dio a conocer que a pesar de ser cierta la escasez de agua en muchas regiones del mundo, existe agua más que suficiente para atravesar el siglo XXI sin ningún problema. El problema radica en la mala distribución y el pésimo aprovechamiento de la misma.

El problema tiene una solución posible, de acuerdo a los investigadores, si se utiliza de manera adecuada al agua de las cuencas de los ríos que hoy se desperdicia. Según publicó la organización llamada Programa ante los retos del agua y la alimentación, dependiente del CGIAR, (Grupo Consultivo Para La Agricultura Internacional ) en los números 35 y 36 del Water International. De acuerdo a las publicaciones con un poco de aprovechamiento de estas fuentes puede haber una mejora sustancial en la agricultura y mitigar de esta forma la hambruna de muchos.

Tras cinco años de estudios e investigación en el Nilo, Ganges, Río Amarillo, el Níger, entre otros, los científicos llegaron a la conclusión que es el mal manejo del agua el problema a enfrentar, más allá de la carencia del líquido. Explotar los mantos acuíferos y sacar grandes cantidades de agua directamente de las corrientes de los ríos son los causantes de los problemas que enfrentamos, la solución está en aprovechar diferentes fuentes de agua incluida la lluvia y promover el cultivo de temporal. Las cuencas de los ríos proveen no sólo agua sino alimento a miles de seres humanos, son fuente de sustento también para el ganado, así como para la pesca y establecer granjas acuícolas.

El estudio encontró que grandes cantidades de agua están siendo desperdiciadas o simplemente se pierden anualmente, en específico en África, en las regiones ecuatoriales, y aunque el continente africano es el que tiene el mayor potencial para la agricultura, también en América Latina y Asia se puede mejorar el aprovechamiento de este recurso. Hoy el problema se vuelve en gran parte político, en la implementación de programas de aprovechamiento y captación del líquido. Sin embargo la solución está ahí, a la vista de todos.

Recientemente, por su parte, investigadores del MIT crearon una red para atrapar el agua de la niebla. Basados en un escarabajo del desierto de Namibia que atrapa las gotas de agua de la niebla matinal, en su espalda y las lleva hasta su boca. En el caso de la red el agua se recolecta al final en un recipiente. Los investigadores han logrado recolectar un litro de agua por cada metro cuadrado de la red, pero esperan hacerla aun más eficiente para lo que se han dado a la labor de estudiar materiales que eviten que el viento esparza lo recolectado.

Y mientras el agua se vuelve una preocupación mundial, en México no perecemos entender la riqueza que dejamos perder al año. Y todo se vuelve una pelea de tipo partidario en la que todos los participantes se acusan entre ellos. Hemos sido educados a ver en la lluvia y huracanes un mal necesario.

Los temporales a los que nos vemos sometidos año tras año, la gente que sufre periódicamente de inundaciones y sin embargo nada, ni una gota de esa agua se recupera para darle uso alguno, incluso, ni siquiera, en la Ciudad de México, para el relleno de los mantos freáticos, que han sido sobre explotados.

Alguna vez fuimos ricos en petróleo, esa riqueza comienza a desaparecer, nuestra agricultura se encuentra en estado comatoso, si sabemos aprovechar el agua de las lluvias acaso no seremos capaces de volvernos autosuficientes en ciertos cultivos, exportar y combatir la sequía que amenaza con iniciar enormes hambrunas en el norte de nuestro país.


Publicado en blureport.com.mx el 14 de Noviembre de 2011