lunes, 8 de noviembre de 2010

Pensarnos turistas.

Armando Enríquez Vázquez
Este es un sencillo ejercicio. Cerremos los ojos y al abrirlos veamos nuestra ciudad con otros ojos.
Todos hemos sido alguna vez turistas, hemos visitado ciudades y países, experimentándolos y siendo meros ciudadanos de paso. Llenamos nuestras listas mentales con taches y palomitas yvolvemos a aquellos lugares en los que nos sentimos a gusto.
Uno de los retos que tenemos para poder ser un país que genere una importante cantidad dedivisas gracias al turismo es que debemos aprender a ver nuestras ciudades, las que habitamos cotidianamente con amor, con orgullo y siendo críticos de ellas. No basta decir: “Aquí tenemos el Big Ben de por acá”, si no lo promocionamos de la manera correcta y generamos expectativas acerca de él. Hoy en día entrar a la ciudad en lugar de generar expectativas por conocer la dichosa replica del famoso reloj, nos trae el mismo sentimiento de aquel emperador que vestía según él ropas invisibles a los ojos de los tontos. Tenemos que aprender a ver a nuestras ciudades con los ojos de alguien que no habita en ellas, con los ojos de alguien que pasa maleta en mano buscando maravillarse con su oferta.
Lo primero que debemos entender es que nadie quiere ver copias de nada, ni la Venecia mexicana, ni Atenas tropical, ni la Ulán Bator de Norteamérica. Todas nuestras ciudades debentener una personalidad única y si no, pues, inventémosela, como lo hacen todos los países. Para eso necesitamos ver nuestras ciudades con nuevos ojos, con ojos de recién llegado. Alguna vez mecontaban de un pueblo perdido de España donde los habitantes se preciaban de tener una “Torre”como La Giralda pero en bonita.
Los argumentos en contra de la propuesta pueden ser infinitos, y se puede, incluso, acusarme de querer evadirme de la realidad de nuestro entorno, de echar a un lado, los problemas de basura, inseguridad, impuestos, baches y transas cotidianas de los gobiernos local y federal. No, al contrario porque al final también habremos de poder proponer a la autoridad las soluciones que hagan más habitable nuestra ciudad por un lado y más amigable para el visitante. Si creemos y queremos detonar el turismo en nuestro país tenemos que empezar a verlo, creerlo e inventarlo atractivo. Ningún lugar mejor para iniciar que nuestra ciudad.Un día al salir de casa pensémonos y tratemos de ver a nuestra ciudad con ojos de visitante.Tratemos de verla como paseantes y descubramos que nos gusta, así, como lo que nos disgusta de ella. En carro o en transporte público, caminando démonos un momento de mirar aquello que ennuestro cotidiano ir y venir ya no vemos. Al final reflexionemos que le hace falta a nuestra ciudad para ser turística y cuáles son sus grandes atractivos y meritos.
Se dice que La Ciudad de México se ha vuelto el destino número uno del turismo en México. Independientemente, de que sea esto sólo propaganda pensemos ¿por qué?, La Ciudad de México tiene una de las ofertas más grandes a nivel mundial de museos. Tenemos galerías de arte, una gastronomía de nivel mundial, hoteles de clase especial, espectáculos como ninguna otra ciudad del país y un centro histórico de la ciudad que a pesar de muchas cosas es la envidia de muchas ciudades del mundo. La historia nos espera en cada esquina de sus calles como de muchas otras de la gran ciudad de México. Mi pregunta es ¿Así es cómo vemos a la ciudad de México? ¿Es esa la oferta que nos hace querer visitarla? ¿Sí busco en el portal de la Secretaría de Turismo del DistritoFederal es esto lo que encuentro? La verdad es que si. El Portal esta bien organizado y es claro en sus explicaciones en diferentes idiomas. Cualquier extranjero que lo visite podrá darse una buena idea de lo que ofrece nuestra metrópoli, y también en el mejor de los casos quedará tentado avisitarla. Sin embargo las fotos que ofrece de La ciudad dejan mucho que desear, podrían ser mucho mejores en especial aquellas dedicadas a la gastronomía de la capital. Hay una que se limita a mostrar un mango con chile piquín ensartado en un palo de madera en algún carrito defruta de las calles de la ciudad.
Lo que no explica la Secretaría de Turismo de la ciudad es que nuestra ciudad tiene un caótico transporte público. Católicos como más del noventa por ciento de los habitantes del país, el metro y el metrobús pasan cuando Dios quiere, pasan tres o cuatro en un lapso de tres minutos y después por media hora no pasa uno solo, promoviendo de esta manera la sana convivencia humana. Mucho del turismo que se lleva a cabo en La Ciudad de México tiene como origen el arreglo de problemas de papeleo de carácter federal, por lo que esta la gran cantidad de turistas puede ser también un espejismo y más bien es efecto de nuestro centralismo, de cualquier manera aprovechémoslo.
Otra cosa que no aclara el portal es que a pesar de existir una supuesta regulación para los taxisde la capital, un gran número de asaltos se sigue dando en ellos por la gran corrupción de las autoridades del autotransporte del gobierno capitalino. El gobierno tiene ya una tarea y un áreaque atacar para atraer a más turistas.
Ese es el caso de La ciudad de México, cual es el caso de otras ciudades en el país. Como promocionamos Guadalajara, Monterrey, Chihuahua, Xalapa, Mérida, Morelia, Zacatecas, Guanajuato, Veracruz, La Paz y están los turistas dispuestos a llegar y pagar el precio de visitar estas ciudades.Hace unos años recorrí algunos Estados de la República tratando de hacer un programa detelevisión turístico, lo que descubrí y grabé fue sorprendente y sin embargo hoy después de casi cinco años muchos de estos lugares siguen siendo desconocidos para la mayoría de los mexicanos.
Muchos países exitosos en la promoción de Turismo, promueven sitios y lugares que parecen y son simplones, tontos y hasta grises, sin embargo la promoción y la forma de venderlos los
vuelve atractivos. Pensemos por un momento, ya no en nuestra la ciudad que habitamos que
seguramente tiene algún punto de interés. Pensemos en nuestra colonia, que existe en ella que la haga atractiva; una iglesia, un parque, un monumento histórico, un sitio relevante en nuestra historia o de interés general, alguna característica geográfica. Ahora pensemos que con una buena propaganda, se puede vender el lugar. ¿Cuántas veces hemos visto los programas de televisión norteamericanos promocionando una ciudad o pueblito en medio de la nada, por una cocina ramplona, sus características geográficas o sus casas fantasmas?, ¿Acaso no podemos hacer lo mismo en México?
Para lograr esto, buenos servicios y de calidad, necesitamos ver nuestra ciudad con los ojos de un turista y hacernos las preguntas básicas; ¿Qué necesito? ¿Qué me gustaría encontrar? ¿Qué quisiera ver?Queremos que el turismo explote en México como factor económico, los invito a ver a nuestro país con los ojos de aquel que quiere visitarlo.
Publicado en blureport.com.mx el 8 de noviembre de 2010