lunes, 22 de noviembre de 2010

Nuestra pésima educación.

Armando Enríquez Vázquez
Por un momento debemos sentarnos y pensar qué clase de país queremos y qué clase de país seremos dentro de 20 años, si nuestra educación sigue a la baja y en manos de ineptos y gangsters.
La semana pasada la organización Mexicanos Primero dirigida por Claudio X. González hijo, miembro también de la fundación Televisa, presento un informe que se llamó “Brecha: Estado de la educación en México 2010”. El empresario dijo clara y llanamente, sin demagogia, ni tropiezos o equivocaciones en la lectura de su discurso, que México tiene la mejor receta para la “mediocridad educativa”. La definición es categórica, preocupante y devastadora. Se dieron números que sonfríos y rebaten el discurso de secretario de educación federal y de la lideresa del SNTE.
De cada mil niños que ingresan a primero de primaria sólo 451 egresan de la secundaria. La mitad de esos tienen niveles por debajo del básico de educación. Existen sectores de la población que se ven más perjudicados por esta pobre oferta educativa que los demás. Los más afectados son los sectores rural e indígena. En éste último el promedio de escolaridad de es de 4 años contra los 8 años a nivel nacional. Los estados con bajo o muy bajo desempeño educativo son a nivel primaria: Oaxaca, Michoacán, Morelos, Tamaulipas, Chiapas, Colima y Guerrero. Mientras que nivel secundaria; Oaxaca, Michoacán, Tamaulipas, Guerrero, Campeche, Tabasco y Baja California.
Todos lo sabemos y nos gusta hacernos de la vista gorda. Por ejemplo, también la semana pasada,de regreso a casa el taxista tocaba casualmente el tema de la educación y de cómo el estado ha utilizado la educación pública para no educar y tener una mayoría ignorante y fácilmente manipulable. Todos los partidos políticos han destrozado la educación pública, otrora vanguardia de la política social del gobierno mexicano, y la han convertido en bastión de un sindicato deineptos, flojos y gangsters y por otro lado como pobre excusa gubernamental para taparnos el solcon un dedo, sobre la cada día más abusiva clase política. Que crece en sus ambiciones de ser vistapor un pueblo ignorante como la única “capacitada” para dirigir el país y de esa forma hacer delterritorio nacional su botín, sin que nadie los cuestiones y todo mundo agache la cabeza. Nadiemás interesado en tener un pueblo ignorante que los gobiernos, que desde hace más de treinta años dirigen al país, tanto federales como estatales. Por qué otro de los hallazgos de informebrechas es la huella que deja la corrupción de la política educativa. Existe un 6.3 de maestrosque cobran tres o más plazas dentro del sindicato. El presupuesto federal para 2010 autorizó elpago de 921,735plazas de maestros, sin embargo los gobiernos estatales pagaron más 1,978,514plazas. ¿A dónde va el dinero de dichos pagos? El 93% del presupuesto de la educación se va enpago a maestros y personal administrativo. Sin embargo la gran mayoría de maestros viven encondiciones lejanas a la opulencia. ¿Cuánto de este dinero pasa a las arcas del sindicato, de sus aviadores y de los burócratas tanto del SNTE, de la CNTE y de la SEP?
A pesar de esto hay un dato que me llama la atención el 12.3% de los docentes de escuelas públicas en las zonas urbanas tiene estudios a nivel posgrado, más alto incluso que el nivel deaquellos que enseñan en las escuelas privadas. Lo que quiere decir que nuestro sistema de educación pública desconoce sus fortalezas.
Fijémonos por un momento en los estados con peores índices educativos, Michoacán, Oaxaca, Morelos, Tamaulipas, Chiapas, Guerrero, Tabasco y Colima. Estados donde los cacicazgos existen donde la desigualdad social y económica lacera. Mi padre viajo por automóvil por Chiapas y Tabasco, con lágrimas en los ojos me relató como en ciertos poblados chiapanecos los niños pedían a manera de limosna cuadernos para poder ir a la escuela. Son estados que hacen a sus niños y jóvenes voltear al robo, la delincuencia, al crimen organizado y en el mejor de los casos a lamigración.
El modelo de educación está agotado por maestros ineptos, incapaces de generar en los alumnos,interés, curiosidad, amor por el estudio. Hemos caído en un sistema de copiar datos, de leer sin entender, de aprender gráficas y no conservar nada. Los alumnos ven a los maestros y estos a los alumnos con los mismos ojos de estulticia que el secretario de educación mira a cualquier interlocutor que tenga. Sin comprender.Un sistema educativo basado en cifras, números y estadísticas, que ignora el desarrollo humano y las expectativas de crecimiento nacional. Un sistema educativo que olvida al individuo. Un sistema educativo dispuesto a sacrificar a los niños en aras de la política y los políticos.
“Quién no conoce la historia, está condenado a repetirla.” México llegó a tener a mediados del siglo pasado buenos niveles educativos. Las escuelas públicas de los treinta y los cuarenta eran ejemplo a seguir en todo el país. La UNAM o el Politécnico eran la meta de todos los estudiantes de México. Eran uno de los logros de la Revolución. Revolución que un pueblo analfabeto e iletrado había llevado a cabo. Un pueblo que carecía de opciones de crecimiento y prosperidad, un pueblo explotado por terratenientes y oligarcas. Un pueblo como el del día de hoy.
Hasta un niño lo sabe, sin educación no hay progreso. No existe un niño al que se le pregunte ¿Qué quieres ser de grande? y conteste: Un jodido. Al Presidente, a los senadores y a los diputados se les olvida que nuestra constitución garantiza una educación de calidad a sus habitantes. No saben o no quieren recordar que implementar la educación en México costóla sangre de maestros rurales, que antes las cosas se hacían por el bien del pueblo y no por el beneficio propio o de sus familiares. Nadie osa tomar postura en contra de una maestra que creció a la sombra de uno de los más repugnantes líderes sindicales, una maestra que representa a un gremio dedicado a la formación de los mexicanos y que es incapaz de leer. Una Maestra que habla de educación cívica mientras fomenta la corrupción, la indolencia y la transa. Una maestra capaz de traicionar a sus agremiados, capaz de traicionar a los estudiantes, al gobierno y por extensión alpaís.
La educación en México está en camino de privatizarse. No por el gobierno o los sindicatos, sinopor los mismos ciudadanos que perciben un mayor número de oportunidades a futuro para sushijos en los sistemas privados. La escuela de paga es una necesidad para evitar los vicios y la actitud de los maestros sindicalizados, o eso queremos creer. Si bien las escuelas privadas salenmejor en las evaluaciones ENLACE y EXCALE, la verdad es que muchas veces la educación privada deja mucho que desear, en especial a nivel superior. Los gobiernos desde Salinas a la fecha sehan empeñado en desprestigiar y quitar presupuesto a nuestras universidades públicas, pero sólo la Universidad Iberoamericana corrió a darle un título de Licenciado a Vicente Fox por el simplehecho de ser candidato a la presidencia y evitar críticas a su educación. Aunque con el tiempo descubrimos que aunque la mona se vista de licenciado, mona se queda.
Hay que revisar también a las universidades privadas y ver que están creando y formando.
Estamos ante el problema más grave del país. Educar de manera correcta a los diferentes sectoresde la población del país, no sólo es un reto más, debe convertirse en el reto principal. Limpiar ysanear las estructuras que envuelven y sofocan a la educación en México es una de las labores que el gobierno debe fijarse. Un México educado habrá de enfrentar los retos de las próximas décadasy tendrá la oportunidad de volverse protagonista mundial. Es ese el México que queremos heredar a nuestros hijos.
Publicado en Blureport.com.mx 22 de Noviembre 2010