martes, 14 de septiembre de 2010

ACERO, TOALLAS Y CORAZÓN


Armando Enríquez Vázquez


Para mi padre.
Sólo un equipo ha conquistado seis Superbowls, además, ha participado en ocho mismo número que los Vaqueros de Dallas y los Patriotas de Nueva Inglaterra. Un equipo que forjó su leyenda en la década de los 70, cuando salió de la nada para ganar cuatro títulos, sus linebackers conocidos como la “Cortina de Acero” hicieron que el público en general volteara a ver a la defensiva como parte esencial de un equipo de futbol americano. Goza de gran popularidad en México y por esos Supebowls de los años 70’s siempre identificamos como su gran rival a los Dallas Cowboys. Su uniforme elegante; negro y amarillo es parte de la historia de la NFL. Son los Pittsburgh Steelers, la quinta franquicia más antigua de la NFL.
La historia comienza lejos de los campos de futbol americano y lejos de Pittsburgh, Pensilvania. En 1933 en Nueva York, para ser más preciso, en la pista de carreras de caballos de Saratoga donde un joven llamado Art Rooney , originario de Coultersville, Pennsylvania, un pueblo minero, ganó una pequeña fortuna apostando. Rooney amante del beisbol quería fundar una novena, sin embargo Pittsburgh ya tenía una; los Piratas. De modo que Rooney tuvo que contentarse fundando un equipo de futbol americano al que le dio el mismo nombre que al de beisbol; los Piratas de Pittsburgh. Los Piratas fueron fundados en Julio de 1933 y debido a las confusiones con el equipo de beisbol en 1940 Art Rooney les cambió de nombre al actual Steelers. Art Rooney conocido como “El Jefe”, por sus empleados y por los habitantes de Pittsburgh ha sido uno de los dueños de equipos más carismático y querido en la historia el futbol americano. Rooney siempre fue respetuoso con sus entrenadores y jugadores, sólo se recuerda una ocasión en que haya ordenado a uno de sus entrenadores generales mandar una jugada, en 1956 cansado del conservadurismo de Kiesling que abría todos los partidos en su primera jugada con una carrera por el centro, hasta que un día Rooney le ordenó lanzar un pase para iniciar el partido, la sorpresa fue para todos y terminó en una anotación para los Steelers. Art Rooney murió en 1988 en su amada Pittsburgh a los 87 años de edad. Su estatua está afuera de Heinz Field, el estadio actual de los Steelers. La familia Rooney aún posee acciones del equipo pero ya no es el único dueño, entre los nuevos inversionistas se encuentra el jugador John Stallworth, quién como Art y su hijo Dan Rooney son miembros del salón de la fama del futbol americano.
Los característicos colores de su uniforme, su logo y las toallas terribles, los Steelers han marcado la iconografía del futbol americano y de los deportes en el área de Pittsburgh. Los Steelers siempre han utilizado los colores negro y oro en su uniforme, aunque de diferente manera. En un principio el casco era dorado y el jersey negro. Con el tiempo la particularidad de los colores, se volvió una marca para la ciudad de Pittsburgh hoy en día todos los equipos deportivos profesionales usan el negro y dorado en alguna parte de su uniforme.
La historia de logo está íntimamente ligada con la historia de la ciudad y su actividad principal la fundición de acero. Fue presentado por primera vez en 1962, hasta ese año los cascos de los Steelers sólo tenían los números de los jugadores. El logo está basado en la marca de origen diseñada por el Instituto Americano del Hierro y el Acero. Los colores de las figuras geométricas simbolizan los principales componentes del acero; amarillo por el carbón, rojo por el hierro y el azul representa las sobrantes de acero.
Los Steelers son el único equipo de la NFL que utiliza su logo sólo en uno de los lados del casco, esto se debe a que al principio no estaban seguros que tan bien se vería el logo en su casco dorado, cuando para celebrar una de sus pocas temporadas ganadores cambiaron el color del casco a negro vieron que el logo cobraba vida y se decidió dejar el cambio de color del casco, así como el logo en un solo lado del casco.
Las toallas amarillas que ondean durante los juegos de los Steelers fueron ideadas por el comentarista de radio Myron Cope bajo la sugerencia de uno de los ejecutivos de ventas de la estación, en 1975 durante los partidos de Play off. Cope decía que las toallas eran algo que todo mundo tenía en casa, era fácil de llevar y diferenciaba a los fanáticos de Pittsburgh del resto de los aficionados de otros equipos y sus enormes manos con el índice levantado. Cope se quedó con la franquicia de las toallas y una gran parte de las ganancias de la venta se dedican a una institución en Pittsburgh que ayuda a personas deficientes mentales.
La historia de los Steelers, en sus primeras décadas, está llena de derrotas. La II Guerra Mundial y la falta de jugadores los obligaron, también, a unirse en dos ocasiones a otros equipos para poder jugar la temporada. La primera vez fue en 1943 cuando se unieron a las Filadelfia Eagles por lo que esa temporada fueron conocidos como los Steagles, terminando la temporada 5-4-1. Al año siguiente la alianza fue con los Chicago Cardinals y en burla los llamaron los Carpets (Alfombras) su record de la temporada 0-10. Los Steelers fueron, hasta antes de la década de los setenta, un equipo perdedor, nunca llegaron más allá del segundo lugar de su división, la única ocasión que jugaron un playoff fue en 1947, cuando jugaron contra, su viejo aliado Filadelfia, para desempatar el primer lugar de su división, Pittsburgh perdió 21-0.
Tendrían que pasar más de 25 años para que Pittsburgh volviera a jugar en un play off.
En 1970 debido a la unión de las ligas y la creación de las conferencias nacional y americana, los Steelers fueron uno de los tres equipos que pasaron de la NFL a la Conferencia Americana, los otros; Cleveland y Baltimore. También fue el año en que los Steelers comenzaron a jugar en el Three River Stadium, pero lo más importante, un año antes Art Rooney había contratado como nuevo entrenador del equipo a Chuck Noll. Una de las más grandes habilidades del nuevo entrenador de los Steelers, fue saber seleccionar a los mejores jugadores del futbol colegial para su equipo y de esos a un gran número serían estrellas que llegaron al Salón de la Fama. Entre los seleccionados por Noll están en 1969 “Mean” Joe Greene, 1970 Terry Bradshaw y Mel Blount. Jack Ham en 1971. En 1972 Franco Harris y finalmente en 1974 Lynn Swan, Jack Lambert, John Stallworth y Mike Webster. Ningún equipo en la historia del futbol americano ha repetido esta hazaña. Cuatro futuros miembros del Salón de la fama en su selección anual. Pero más allá de esto, en estas selecciones se basó el éxito de los Steelers durante la década convirtiéndolos en el único equipo de la NFL en ganar cuatro Superbowls en seis años.
Cuando Chuck Noll llegó a Pittsburgh el equipo era conocido por la afición local como los Stillers y la temporada de 1969 el equipo terminó 1-13. Noll tenía entonces 37 años de edad y venía de ser uno de los coordinadores defensivos de los Colts de Baltimore que acababan de perder el Superbowl III con los Jets de Nueva York. Noll siempre tuvo el apoyo de Art Rooney y su Hijo Dan, que para la fecha ya era el presidente del equipo. A Noll le tomó tres años llevar a los Steelers a los juegos de Play Off por primera vez y hacerlos ganar su primer juego de la ronda final. En 1972 iniciaron su llegada a play off enfrentando a los Raiders de Oakland, ese juego no sólo marcó el fin de la mala racha de los Steelers en play off, Pittsburg hizo una de las jugadas más famosas en la historia del futbol americano; La inmaculada recepción. Faltando segundos para que terminara el juego, los Steelers iban perdiendo, el marcador era 7-6. Pittsburgh inició su ofensiva en su propia yarda 10. Tras cinco jugadas los Steelers habían llegado a la yarda de 40 de su terreno pero estaban en una situación desesperada; cuarta oportunidad y diez yardas por avanzar. El reloj marcaba veintidós segundos para la conclusión del partido, Terry Bradshaw lanzó un pase a Fuqua, el balón fue desviado por uno de los defensivos, y éste cayó yardas atrás en las manos de Franco Harris, Harris corrió y anotó, al momento de cruzar la línea de anotación faltaban sólo cinco segundos. Nadie en el estadio lo podía creer. Los aficionados saltaron al terreno de juego y tuvieron que pasar casi quince minutos para que Roy Gerela pudiera patear el punto extra. Terry Bradshaw al final del juego declaró: “En todo los años que llevo de jugar futbol americano nunca había visto una situación similar y nunca volveré a verla”. El defensivo de los Raiders Gene Upshaw se lamentó: “Es la peor forma de perder, Bradshaw lanzó la bola a lo loco, en desesperación para que alguien la atrapara y le rebotó a uno de sus jugadores. Una pésima jugada. Creo que así es el futbol, pero no puedo aceptarlo”. Para finalizar esa temporada de 1972, los Steelers tuvieron la oportunidad de eliminar a los poderosos Delfines de Miami, en su temporada perfecta, aunque, al final del juego de campeonato de la AFC cayeron 21-17.
En 1973 los Steelers únicamente jugaron el juego de comodín. 1974 fue el primero de los grandes años del equipo de Noll, ganaron el Superbowl IX a los Vikingos de Minnesota 16-6 y en 1975 repitieron al vencer a los Dallas Cowboys en el Superbowl X, 21-17. Tres años después en 1978 repitieron al vencer a Dallas en el Superbowl XIII, 35 -31 y en 1979 ganaron el Superbowl XIV a los Carneros, entonces de Los Ángeles 31-19.
Franco Harris, Lynn Swan, y Terry Bradshaw en los Superbowls XIII y XIV fueron los jugadores más valiosos de cada uno de los primeros cuatro Campeonatos ganados por los Steelers en la década de los setenta. 21 jugadores se mantuvieron en las filas de los Steelers a lo largo de esos seis años de gloria para el equipo. Muchos de los jugadores de Pittsburgh en aquellos días tenía su club de fans con nombres excéntricos; “Los Húsares de Ham”, “La Brigada Bradshaw”,” El ejército Italiano de Franco” y sin duda el más curioso de todos eran “Los Gorilas de Gerela”, el pateador de puntos extras y goles de campo de los Steelers. Sus fanáticos disfrazados de gorila se sentaban a la altura de los postes de gol de campo.
En 1992 Chuck Noll se retiró, al año siguiente fue inducido al Salón de la fama del Futbol Americano, al que varios de sus jugadores habían sido ya promovidos. Chuck es uno de los cuatro entrenadores generales que con una carrera de 23 años sólo dirigió a un equipo.
Tomó entonces la rienda del Equipo Bill Cowher. Cowher llevó a los Steelers en diez ocasiones a los Play off durante los quince años que estuvo al frente del equipo. Perdió el Superbowl XXX en contra de los Dallas Cowboys y diez años después ganó el Superbowl XL a los Seahawks de Seattle.
En 2007 Cowher se retiró. Mike Tomlin, fue designado como entrenador de los Steelers. Tomlin llevó al equipo a ganar el Superbowl XLIII, Pittsburgh se convirtió en el primer equipo en ganar seis veces el trofeo Vince Lombardi. El actual quarterback de los Steelers es Ben Rothlisberger quién después de recuperarse de un accidente en motocicleta tendrá que pasar los primeros cuatro juegos de la actual temporada en la banca castigado por el comisionado por su mal ejemplo y mala conducta tras haber sido acusado de acoso sexual a principios de año. Pero la temporada apenas comienza y entre los favoritos para llegar al Superbowl están los Pittsburgh Steelers, que tendrán que remontar obstáculos como lo han hecho siempre.


publicado en thepoint.com.mx 14 de Septiembre 2010