lunes, 6 de septiembre de 2010

¿Revolución en Televisión?

Armando Enríquez Vázquez
El presidente anuncio la llegada a México de la televisión digital, la creación de nuevoscanales y cadenas nacionales. ¿Estamos a tiempo aún y cuánto costará el cambio?
De acuerdo con lo dicho por el presidente en el informe a del Estado que Guarda la Nación, losesperados cambios a la industria televisiva están a la vuelta de la esquina. ¿Será éste un cambio sin problemas, incluyente y que no provoque la ira de Televisa y Azteca? ¿Podrán los mexicanos pagar el cambio de su principal tipo de entretenimiento?Uno de los Primeros temas, y probablemente el más importante, de los que habló el Presidente durante el Informe del Estado que guarda la Nación, fue los cambios en las telecomunicaciones.Un poco más tarde, la Secretaria de Comunicaciones y Transportes publicó el Decreto con el que se establecen las acciones para llevar a cabo la transición de la televisión analógica a la digital en un plazo que iniciará el año próximo y terminará en 2015.En su mensaje Calderón habló de tres cosas importantes, la creación de nuevos canales y cadenas de televisión, que den a los mexicanos más opciones de contenidos. La liberación de la banda de 700 MHz, por lo tanto la digitalización de la televisión para las grandes audiencias de la televisión abierta que hoy en día tiene televisores análogos y que para recibir la nueva señal digital tendrán que adquirir decodificadores para sus aparatos o nuevos aparatos. Y por último más y mejores servicios digitales (telefonía, internet y televisión) para todos los mexicanos.La liberación de la banda de 700MHz, que es la que se utiliza actualmente para servicios deradiodifusión, permitirá el desarrollo de servicios móviles e implementación de nuevas tecnologías de cuarta generación o 4G.La transición de la televisión analógica a digital terrestre liberará aproximadamente 110 MHzde espectro, lo equivalente a tres veces el recientemente adquirido por Televisa y Nextel, pues la señal digital al ser comprimida ocupa un menor espacio en el ancho de banda. Esto permitirá fortalecer los servicios de las telecomunicaciones en el país, así como, la participación de nuevos proveedores de servicios.Aquí, también, es donde entra la posibilidad de los nuevos canales y cadenas de televisión, enplural como lo dijo el Presidente, pues la señal digital comprime la señal y permite enviar másinformación en el mismo espectro, entonces surge una duda; ¿Se le otorgarán nuevos canales, aprovechando la compresión digital de la señal, a las dos grandes compañías existentes? De ser así, esta apertura sería una falacia y la industria seguirá dominada por los mismos contenidos que durante décadas han impuesto éstas empresas. Los nuevos canales deben ser para nuevos proveedores, es así como se logrará una diversidad en la oferta de contenidos, qué es lo que señaló el Presidente.La apertura de nuevos canales y cadenas no sólo brindará opciones al público, si no que podría volverse un detonante de empleo, pues tanto un canal como una cadena implica la contratación de personal de base y de proveedores de servicios y contenidos, en un país dónde anualmente egresan cientos de muchachos de carreras relacionadas con los medios de comunicación.Desde el gobierno Foxista se ha especulado con la apertura del espectro de televisión y otorgar nuevas concesiones de canales de Televisión. En aquellos, a años a mitad de la década que está por concluir, la famosa Ley Televisa, logró bloquear la iniciativa del gobierno federal para democratizar los medios, aunque después fue declarada como inconstitucional por la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Incluso el cambio a tecnología digital terrestre se inició en 2004, cuando se publicó el Acuerdo por el que se Adopta el Estándar Tecnológico de Televisión Digital Terrestre, pero su plazo de conclusión era más largo 2020. Mediante dicho acuerdo se instauro la Política para la Transición a la Televisión Digital Terrestre en México, estableciéndose el uso del estándar A/53 del Advanced Television Systems Committee, Inc (ATSC) para iniciar la transición, el cual está en ejecución por diversos concesionarios y permisionarios que prestan el servicio de radiodifusión. Este sistema es el mismo que se utiliza en Estados Unidos y Canadá. A la fecha, después de seis años, se estima que el cambio se ha realizado en tan sólo el 13.6% de los hogares y existen 65 canales autorizados transmitiendo en señal digital en el país. Estos canales son sólo espejo de canales análogos y deberán ser regresadas sus concesiones al Estado al terminar el llamado “apagón analógico”.Habrá que esperar cualquier artimaña tanto de Televisa como de Televisión Azteca, pues baste recordar la gran migración de anunciantes a la televisión de paga, ya que con sus canales segmentados, es decir con audiencias muy especificas, la publicidad llega de manera más directa a los nichos de consumidores que le interesan al anunciante. Y por otro lado que el cambio a Televisión Digital Terrestre, (TDT), se contemplaba para el año 2020 de acuerdo a un decreto del gobierno del Presidente Fox que al parecer no fue derogado con el nuevo decreto de Calderón.Junto con éste decreto debe ir de la mano el de una ley de medios que promueva, fortalezca,incentive y obligue a los canales de televisión a una mayor producción de programas hechos en México y de esta manera crear una industria fuerte y exitosa, como ha sucedido con España y Canadá.Ya se manejan nombres de quienes podrían ser los nuevos dueños de cadenas televisivas enMéxico y entre ellos resalta obviamente Telmex, que ya tiene las facilidades para entrar en elnegocio de la producción y distribución de señales de televisión y, así, seguir compitiendo enel mercado de las telecomunicaciones. Una vez que resuelva su problema de interconexión notendrá problemas para volverse la tercera cadena del país.El decreto establece, también, la creación de un organismo burocrático que supervisará dichatransición, formado por diferentes secretarias y la COFETEL. La liberación de la Banda de 700MHz deberá lograrse para 2012. Y mantiene otro organismo burocrático creado desde tiempos de Zedillo que supuestamente revisaba los tiempos en que se estaba efectuando la transición tecnológica.El cambio en la tecnología implica que cada televisor necesita un decodificador, similar a aquellos que utilizan los que tienen servicios de televisión por cable para recibir y procesar la señal en su televisor.En México, más de 68 por ciento de la población depende de los servicios de televisión abiertasegún datos de la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares 2009, realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía. Se calcula que el número de televisores en México es de 27 millones y aunque también otros estudios señalan que el tiempo que los televidentes mexicanos utilizan para la televisión de paga creció más de 40 por ciento en los últimos diez años, el número de consumidores de televisión abierta es importante aunque represente a las clases con menor poder adquisitivo.El Presidente se comprometió a ayudar a los mexicanos a dar el salto tecnológico con losdecodificadores. No especificó, si dándolos, ofreciendo facilidades de pago para adquirirloso regalándolos. Un cambio tecnológico de esta envergadura, en un país de 110 millones dehabitantes, la mayoría en pobreza o pobreza extrema y, sin embargo, consumidores de Televisión abierta implica un esfuerzo económico por parte del gobierno. Hoy en día existen televisores no sólo en las zonas urbanas, sino en las zonas rurales, aún las zonas más apartadas del territorio nacional existen televidentes a los cuales habrá que hacer llegar este cambio tecnológico.El Presidente de la Comisión de Radio, Televisión y Cinematografía de la cámara de DiputadosGerardo Flores estimo que el cambio de equipos costará más de dieciséis mil quinientos millones de pesos. La Secretaría de Comunicaciones y Transportes sostiene que parte importante de éste costo se podrá financiar con la venta de los espectros de la banda de 700MHz y la oferta de las concesiones para nuevos canales.El decreto responsabiliza a la PROFECO a crear campañas de difusión para que los consumidores cuenten con información sobre los precios y calidad de los receptores de televisión y decodificadores de señales digitales.Aquí también existe una oportunidad de negocio para las empresas que fabrican tantodecodificadores como aparatos de televisión que ya incluyen estos decodificadores como lo hacen casi todos los plasmas hoy en día.Existen sin embargo dudas todavía acerca de los alcances y la importancia de la migración aTDT y la forma en que habrá de llevarse a cabo. Éste apagón analógico se llevó a cabo en losEstados Unidos en el 2009. Llevamos un retraso de seis años contra los americanos, claro quela brecha se redujo pues esta migración estaba planeada para 2020. ¿Será capaz un gobiernocon tanta oposición política y de la opinión pública de llevar a cabo esta meta? ¿Qué pasó conla digitalización de la señal de radio, de eso no se ha dicho nada? ¿A pesar de estar a la vueltade la esquina el 2015 el cambio será capaz de anular la fuerza de la transmisión por internet?
Publicado en Blureport.com.mx 6 de Septiembre de 2010