viernes, 7 de enero de 2011

La peculiaridad de un ave roja


Curiosamente además de longeva esta pequeña ave a lo largo de su centenaria historia lentamente a migrado al sur de la NFL cargando una maldición.

Armando Enríquez Vázquez

¿Cuál es la franquicia más antigua de la NFL? La respuesta creo que puede ser una sorpresa al menos para mí, y mis conocidos, lo fue. Los cardenales de Arizona. Pero además es la franquicia más antigua en los deportes de los Estados Unidos. Fundada en 1898 en Chicago, es también una de las dos franquicias fundadoras de la NFL aún existentes y activas en la gran liga del futbol americano, sin embargo, es también, una de las menos existosas en la historia del futbol americano profesional, por una maldición se dice.

El equipo nació en Chicago y con el paso de los años se ha cambiado de ciudad hasta llegar a su actual sede en Arizona. En un inicio era un club anateur y se llamaba el Club Atlético Morgan, fundado por un grupo de vecinos irlandeses en su mayoría, para jugar futbol americano, unos años más trade el contratista. Chris O´Brien compra el equipo y cambia su lugar de juego a un parque llamado Normal en la calle de Racine en Chicago entonces el equipo cambia de nombre por el de los Normals de Racine. En 1901 O´Brien consiguió una ganga de jerseys usados por la universidad de chicago, el color d estos jerseys era supuestamente un rojo oscuro, sin embargo cuando O´Brien los vio dijo : "Este no es rojo oscuro, este es rojo cardenal". Entonces surgió el nombre con el que la franquicia es conocida hasta la fecha. En 1906 ante la dificultad de encontrar equipos contra los que competir los Cardenales, desaparecieron para reaparecer en 1913 ya como un equipo profesional pero en 1918 por causa de la Primera Guerra Mundial y de la epidemia de influenza española el equipo desapareció una vez más. Tras la firma del armisticio a finales de este mismo año. O´Brien convocó por tercera vez al equipo y desde entonces no han dejado de jugar.

En 1920, Los Cardenales de Racine son una de las once franquicias en pagar los derechos para jugar en la recién fundada liga que se convertiría en la NFL. Sólo otro equipo sobrevive de esos once fundadores los Osos de Chicago, Los Green Bay Packers que son un equipo a la liga no empezarán a jugar en la NFL hasta un año después de fundada ésta. Ambas franquicias están establecidas en la ciudad de chicago y nunguna en un principio lleva el nombre de la ciudad. El encargado de llevar los registros de las juntas de la recién creada liga, desconociendo Chicago y la situación de los equipos locales confunde la sede de los Cardenales y los sitúa en la ciudad de Racine en el estado vecino de Wisconsin.

En 1922 el equipo se cambió el nombre por Cardenales de Chicago cuando un equipo con sede en Racine, Wisconsin entró a la liga. Ese año los Cardenales se mudan a su nuevo estadio el Comiskey Park que compartirán con los Medias Blancas del besibol profesional por los siguientes 37 años, cuando los Cardenales se mudaron a la ciudad de San Luis.

A pesar de su larga historia los Cardenales no han sido uno de los equipos más ganadores de la NFL, de hecho su record a lo largo de la historia es perdedor, y su primera aparación en un Superbowl fue apenas en el 2009, perdiendo con los Steelers 27-23. Hay quienes ven esto como una maldición que se remonta al campeonato de 1925.

En aquellos años no existían ni los play off, ni algo que se pareciera a un juego por el campeonato, todo se reducía, para la NFL, al mejor record entre los equipos participantes. Ese año los mejores equipos eran los Cardenales de Chicago y los Maroons de Pottsville, ambos equipos se enfrentaron en Chicago a principios de Diciembre, ganando los Maroons 21 a 7, dándole al equipo de Pottsville el mejor record de la Liga. Entonces, la liga permitía a los equipos programar juegos hasta el 20 de Diciembre y les prohibía jugar con equipos que no estuvieran inscritos en la Liga, sin el permiso del comisionado de la Liga. Tras la derrota, los Cardenales se apuraron a arregalr dos juegos con equipos que durante la temporada se habían desmantelado, mientras que los Maroons sintiéndose campeones pactaron un juego contra las estrellas de la universidad de Notre Dame, campeones colegiales del momento. En 1925 el futbol colegial era el rey y era el sentir de los aficionados que ningún equipo profesional era capaz de ganarle a un equipo colegial. El juego se llevó a cabo en Filadelfia. A pesar de la advertencia escrita de Joseph Carr el comisionado de la Liga, de suspender a los Maroons, sí este juego se llevaba a cabo. Los Maroons por su parte alegaron, en su momento, que Carr les había dado el consentimiento para que el partido se llevara a cabo vía telefónica, cuando los directivos de los Maroons llevaron a la conversación el argumento de si la NFL se haría cargo de las pérdidas económicas que la suspensión del partido representaría. Los Maroons derrotaron a Notre Dame 9 a 7. El equipo local de Filadelfia los Chamarras Amarillas, protestaron ante Carr, ya que el juego se llevo a cabo en su plaza y en un día en que el equipo local tenía un juego programado, violando de esta forma una de las reglas de la Liga que no permitía a ningún equipo sostener un juego en la sede de otro contendiente de la Liga cuando este último tuviera un partido programado. Los Maroons alegaron que los Chamarras Amarillas habían dado el visto bueno a su juego contra las estrellas de Notre Dame, cosa que los de Filadelfia negaron. Como resultado Carr vetó a los Maroons y los hizo ilegibles para el campeonato de la liga de 1925. Por su parte Los Cardenales habían hecho uan trampa al armar un equipo de Wisconsin con jugadores preparatorianos, al enterarse Carr amenazó a O´Brien con prohibirle al equipo su acceso de por vida a la liga y la victoria de Los Cardenales no sería tomada en cuenta, O´Brien, aceptó y de esa forma Los Cardenales se vieron incapaces de superar el record de los Maroons. Sin embargo, debido a la sanción en contra del equipo de Pottsville, en la junta de dueños de la NFL se decidió dar el campeonato a los Cardenales. O´Brien por su parte se negó a aceptar el trofeo del campeonato argumentando, que su equipo no lo había ganado en el campo de juego y por lo tanto no lo merecía.

En 1929 O´Brien vendió el equipo al doctor David Jones y éste a su vez lo vendió en 1932 a uno de los vicepresidentes de los Osos de Chicago; Charles Bidwill. Desde entonces el equipo ha sido propiedad de la familia Bidwill. Bidwill revivió la controversia del campeonato de 1925 y en una reunión de dueños reclamó el trofeo y el campeonato que O´Brien en su momento rechazó.

La controversia reviviría en 1963 y en 2003, promovida por habitantes de Pottsville, periodistas deportivos e incluso en el 2003 por el dueño de los Steelers Dan Rooney y de las Águilas de Filadelfia Jeffrey Lurie. Ambas ocasiones el título del campeonato de 1925 se ha mantenido en las manos de los Cardenales.

Desde entonces los Cardenales sólo han ganado un campeonato en 1947, el año en que la NFL estandarizó el calendario a doce juego por temporada, los Cardenales vencieron a Filadelfia en el juego final del campeonato 28-21. Sin embargo Bidwill, no vio a asu equipo coronarse pues murió a principios d ela temporada. El control del equipo pasó a su esposa Violet.

Tres años antes en 1944 y debido a la falta de jugadores por la II Segunda Guerra Mundial los Cardenales se aliaron con los Steelers creando un equipo llamado Card Pitt y al cual los aficionados llamaron en son de burla "Carpet" (alfombra) por su pésimo record de 10 perdidos y ningún ganado. En 1949 Violet Bidwill se casó con un empresario de San Luis Missouri y los Cardenales pasaron los siguientes doce años con rachas perdedoras, sólo en 1956 tuvieron una temporada ganadora con 7 ganados y 5 perdidos.

En 1960 con únicamente 33 ganados en diez temporadas, los Cardenales ya no tenían seguidores en Chicago, los aficionados se habían volcado sobre los Osos. Por otro lado la recién creada AFL amenazaba con crear franquicias en ciudades que no tenían equipos de futbol americano. La NFL había llevado a cabo una encuesta y había descubierto que San Luis era una ciudad capaz de mantener un equipo de futbol americano. Violet Bidwill propuso entonces mudar a los Cardenales a San Luis, viendo una oportunidad de volver a los números negros a la franquicia, en una sesión de dueños de la NFL unánimemente se dedició por el cambio. San Luis tenía ahora dos equipos profesionales llamados Cardenales, uno de besibol y otro de futbol americano. Así fue durante 28 años. Durante ese lapso de tiempo los Cardenales únicamente llegaron entres ocasiones a los Play off, en 1974, 1975 y 1982, ninguna de ellas jugaron en casa y tampoco ganaron ninguna de las tres. En 1962 Violet Bidwill murió heredando el equipo a sus dos hijos, Charles Bidwill Jr y William Bidwill quién en 1972 se convirtió en el único dueño de los Cardenales.Para 1987, la afición cansada de un equipo mediocre había dejado de ir al viejo estadio de los Cardenales, los Bidwill empezaron a jugar con la idea de volver a cambiar la sede del equipo; Baltimore, Jacksonville y Phoenix eran las opciones. La decisión fue Phoenix y a partir de la temporada de 1988 los Cardenales cambiaron de nombre una vez mas por el de Cardenales de Phoenix y aunque permenecen en la misma ciudad a partir de 1994 su nombre cambió de nuevo en 1994 por el de Cardenales de Arizona, siendo el primer equipo de la NFL que en su nombre no hace mención a una ciudad sino a un estado.

La historia de los Cardenales de Chicago, San Luis, Phoenix y Arizona es la de un equipo que tiene un record perdedor y habrían de pasar 61 años para que los Cardenales llegaran de nuevo a una final de la NFL y su primer Superbowl, el cual jugaron en TampaBay el 1o de Febrero de 2009 contra los Steelers y perdieron 27-23. Ese año y gracias al veterano quarterback Kurt Warner los Cardenales vivieron momentos de gloria. Warner en sí, es una de esas historias de triunfo y reconociemiento de la NFL. En 1994, sin haber sido seleccionado por ningún equipo de la NFL Warner fue invitado al campamento de los Green Bay Packers, en ese entonces la competencia por el puesto de quarterback estaba entre, Brett Favre, Mark Brunell y el entones ganador del trofeo Heisman, TyDetmer. Warner fue despedido y tuvo que trabajar en una tienda de dulces por cinco cincuenta dólraes la hora, en su natal lowa, donde jugó en una liga alternativa. En 1997 intentó una vez más suerte, esta vez con los Osos de Chicago pero debido a una lesión en el codo no pudo entrenar. Finalmente en 1998 fue contratado por los Rams, que en un proncipio lo pusieron a jugar en su sucursal d ela NFL en Europa, Los Almirantes de Ámsterdam. Finalmente Warner de vuelta en los Estados Unidos llevó a los Rams al Superbowl y lo ganó.

La temporada de 2008 fue problemática, iniciando con dos ganados y dos perdidos la temporada los Cardenales ganaron los siguientes cinco de sus seis siguientes jugos, para perder dos al hilo a finales de Noviembre. Sin embargo aseguraron el campeonato de su división desde 1975 y por primera vez jugaron como local en un juego de PlayOff, más aun por primera vez lograron jugar como local un juego de campeonato de la Conferencia Nacional de la NFL. Warner contratado tres años antes el veterano quarterback ganador de un Superbowl con los Rams la franquicia que se había mudado de Los Ángeles a la antigua sede de los Cardenales; San Luis, lanzó ese año para más de 4,500 yardas y anotó 30 touchdowns, poniendo records del equipo. Junto con Terry Bradshaw, Joe Montana, Tom Brady y John Elway ha lanzado tres pases de anotación en tres Superbowl diferentes y es ese segundo quarterback en ser titular de dos equipos diferentes en juegos de Superbowl, el otro es Craig Morton que en 1970 comandó a los cowboys y en 1977 a los Broncos de Denver.

El romance entre dueño y Warner no duró. En 2009 y al no llegar a un acuerdo en cuanto a su contrato, Warner abandonó la franquicia. ¿Cuántos años habrán de pasar para que los Cardenales lleguen de nuevo al Superbowl?

A pesar de una larga historia de penar y vagar, de ser un equipo sin brillo, por los Cardenales han desfilado leyendas, jugadores y entrenadores que hoy son parte del Salón d ela Fama del futbol americano, como el legendario "Curley". Lambau, Dan Dierdorf, Ernie Nevers, Charley Trippi, el temible Dick "Night Train". Lane y seguramente en un futuro entre los miembros del salón de la fama se encontrará Kurt Warner.



Publicada por thepoint.com.mx el 7 de denero de 2011