lunes, 25 de julio de 2011

Españistán y la burbuja por reventar.

¿A que nos enfrentamos en un futro cercano cuando la madre de todas las burbujas económicas estalle o crezca más? ¿Estamos listos para descubrir nuestra triste realidad una vez más?


Armando Enríquez Vázquez

Hace unos días vi en Youtube una animación española que se llama “Españistán, este país se fue a la mierda”. El corto habla de una manera muy sencilla y con humor del problema de la burbuja inmobiliaria, uno de los factores causantes de la actual crisis española. Al final se ve el toro de Osborne, reconocido por muchos como emblema de la nación ibérica, y la voz sentencia: “Ya no era España”, al tiempo que el disfraz del majestuoso toro cae para dar paso a una escuálida res, “si no Españistán”.
España, Portugal, Italia, Bélgica, están en riesgo de caer en crisis económicas tan severas como las que arrastran hoy en día Grecia o Irlanda. De plano la semana pasada las calificadoras le dieron el grado de “basura” a los bonos del gobierno irlandés. La idea es finalmente responsabilizar a los ciudadanos de la avaricia y el despilfarro de sus gobernantes. Castigar la falacia del bienestar, con la espada falaz de los ajustes presupuestales dictados por extranjeros.
Sin embargo, dentro del fatalismo impuesto por FMI y el Banco Mundial, Los gobiernos europeos tienen el optimismo de salvar el escollo, con algunas dificultades, pero al fin de cuentas salvarlo. No hay que echar en saco roto las declaraciones del vice primer ministro chino en cuanto a la disposición del gobierno chino para estrechar y hacer crecer la cooperación económica con los países europeos.
Los Chinos salvando al mundo una vez más, no hay que olvidar que el 80% de los bonos de la deuda interna norteamericana están en poder del gobierno chino.
La Unión Europea se ha propuesto el jueves pasado salvar a Grecia, no así a Irlanda o Portugal y ha anunciado, además, el plan de hacer una gran inversión de 7,000 millones de euros, por parte de la Unión Europea, para la investigación e innovación con los que la Unión Europea espera generar 80,000 millones de euros en los próximos quince años y cerca de 450,000 empleos a corto plazo.
La ministra sueca de asuntos europeos, Birgitta Olhsson, se ha manifestado por un cambio en la orientación del presupuesto unitario: “Para alcanzar prosperidad, Europa necesita un punto de partida distinto al actual presupuesto. Afirmar esto no es simplista ni antieuropeo. Es responsabilizarse del futuro de Europa. Es demostrar nuestro liderazgo. Y requiere determinación”.
Olhsson sostiene la misma idea de crecer el presupuesto para la investigación y la innovación, las infraestructuras fronterizas, el medio ambiente, la lucha contra el crimen organizado, así como en las políticas de seguridad común a todos los miembros de la UE.
Creemos que una burbuja está a punto de estallar en Europa y aunque así es su tamaño es incluso inferior a la del error de diciembre en nuestro país.
Pero, dirigir la mirada y las baterías de la prensa y los medios hacia la Eurozona es exclusivamente un distractor de los organismos mundiales. Hoy tenemos a nivel mundial a la madre de todas las burbujas; el déficit presupuestario de los Estados Unidos, y como siempre que hay una burbuja sólo hay de dos sopas, o la burbuja crece o se revienta. Si crece malo y si se revienta peor, no únicamente para los estadounidenses sino para el mundo entero.
Detrás de toda crisis existen siempre grandes intereses, por obvio que suene. Una enorme avaricia por simple que esto parezca. En este caso también el falso orgullo y la soberbia de los organismos internacionales como el FMI y el Banco Mundial, a quienes ahora el tiro les salió por la culata y ven al mundo occidental amenazado con una de esas crisis con la que tanto se frotaban las manos cuando sucedían en Asia, África o América Latina.
Algunos expertos afirman que una de las regiones menos perjudicadas por la inminente crisis norteamericana será América Latina. En México la cosa es siempre diferente, basta recordar que la gripe americana se traduce en pulmonía. ¿Qué pasará ahora que los americanos sean diagnosticados con una enfermedad terminal?
Aún cuando el techo de endeudamiento sea elevado, el remedio es como dar aspirinas para un tumor cerebral, tarde o temprano enfrentaremos a nivel mundial el colapso de la economía americana y de sus esbirros el FMI y el Banco Mundial.
La semana pasada hablaba de la Revolución Islandesa, es obvio que las características particulares de la Isla; trescientos mil habitantes, nivel de estudios altos, no existe el analfabetismo, un cuerpo represivo pequeño y una ciudadanía organizada para llevar a cabo cambios de una manera más o menos pacífica, no son propias de la mayoría del resto de los países, pero la esperanza de responsabilizar a los verdaderos culpables de la especulación y la ficción económica en la que vivimos en todo el Globo existe.
¿Cuál será la respuesta de la clase media de los Estados Unidos cuando se les responsabilice de los excesos de las administraciones de republicanas y demócratas? ¿Cómo combatirán los gobiernos de la Eurozona la crisis de la economía norteamericana? ¿Y las economías emergentes como los BRIC (Brasil, Rusia, India y China)?
¿Nosotros estamos listos, para la nueva montaña rusa? 1976, 1982, 1988, 1994 son las fechas en las que las burbujas mexicanas han estallado devastando la economía y los sueños de millones de mexicanos, desde los ochenta sabemos que estamos en Mexicanistán, El violento despertar del sueño de crecimiento de inicios de los noventa nos mando más allá del cuarto mundo. ¿Estamos listos para darnos cuenta que la pesadilla no ha terminado y que tal vez estamos a punto ver aún cosas peores?

Publicado en blureport.com.mx 25 de Julio 2011