miércoles, 17 de abril de 2013

Elizabeth Wilbraham, la primera arquitecta de la historia.



A pesar de la prohibiciones y convenciones de su época, se cree que Elizabeth Wilbraham es la responsable de al menos unos cuatrocientos edificios en la Inglaterra del siglo XVII.

Armando Enríquez Vázquez


En el siglo XVII, nadie imaginaba que una mujer fuera capaz de diseñar una casa a pesar de ser supuestamente el único lugar lógico para una dama, mucho menos un edificio o una iglesia. Sin embargo existió una mujer que de manera subrepticia diseño más cuatrocientas construcciones, algunas de las cuales aun están de pie en la Inglaterra de nuestros días.
Muy poco se sabe acerca de la vida de Elizabeth Wilbraham. Nació en el seno de una familia adinerada en 1632, Mytton era su apellido de soltera y a los 19 años se casó con Thomas Wilbraham heredero de la baronía de Wilbraham. Como viaje de bodas la pareja viajó a Holanda en donde Elizabeth conoció al impresor, pintor y arquitecto Pieter Post, a quien se le atribuye un estilo conocido como barroco holandés. Elizabeth extendió su estadía en el continente europeo y decidió ir a Italia para conocer los trabajos de Andrea Palladio en Venecia. En su camino a Italia pasó por Alemania y en la ciudad bávara de Landhust conoció y estudió la Stadtrezidence construida de 1537 a 1543 bajo los auspicios del Luis X, duque de Bavaria. Ya en Italia hizo lo mismo con los edificios edificados por Palladio.
Andrea Palladio escribió una obra que se conoce como los cuatro libros de la arquitectura, publicado en 1570 en Venecia. Los libros tienen apuntes y diseños del arquitecto veneciano. Se sabe que en 1663 adquirió el primer volumen de esta obra sobre la que a lo largo de su vida hizo innumerables anotaciones acerca de técnicas y materiales de construcción, se dice que el libro de Palladio no era el único libro de arquitectura que Elizabeth tenía entre sus pertenencias.
Elizabeth no podía firmar sus trabajos ni mostrar su mano en sus edificios, mucho menos supervisar la construcción; estaba prohibido que una mujer fuera arquitecta. Las únicas edificaciones que llevan su nombre fueron casas y edificios que diseñó para su familia, por lo que consiguió a un grupo de hombres que se encargaron de construir y supervisar la construcción de sus diseños y a los cuales durante siglos se les ha considerado arquitectos en Inglaterra, aunque muchos de ellos no lo fueran. Uno de los arquitectos ingleses más renombrados de la época es Christopher Wren, encargado de reconstruir muchos de los edificios y sobre todo las iglesias de Londres después del gran incendio que en el año de 1666 destruyó tres cuartas partes de la ciudad, fue al parecer uno de los discípulos de Elizabeth Wilbraham. Se cree que al menos 18 de esas iglesias fueron diseñadas por Elizabeth Wilbraham. Existen pistas de que esto fue así, comenzando porque Wren era un científico sin ninguna actividad en la arquitectura hasta el año de 1665, sus diseños tienen todas las características de los pocos diseños que se sabe con certeza que son de Wilbraham.
Al no poder presentarse en la obra, Elizabeth se dedicaba a diseñar, pero fue una mujer muy discreta y poco dejó que pueda aclarar su actividad arquitectónica, o el haber enseñado a Wren. Chritopher y Elizabeth eran de la misma edad, otra razón para pensar que los conocimientos de Wren cuando inicio la reconstrucción de Londres eran muy limitados y su experiencia nula en cuestiones de construcción y edificación de edificios y templos.
Wilbraham murió en 1705 a la edad de 73 años.

Publicado en the pinkpoint.com.mx el 10 de Abril de 2013
Imagen: commons.wikimedia.org