lunes, 10 de noviembre de 2014

Curley Lambeau El padre de los Empacadores de Green Bay.


Amado y muchas veces odiado el  fundador de una de las más grandes y legendarias franquicias de las NFL. Es uno de los iconos olvidados del futbol americano y la NFL. Un estadio lleva su nombre.
Armando Enríquez Vázquez.

En 1898 nació Earl Louis Lambeu, al que apodaron Curly, desde su más tierna infancia por lo ensortijado de su cabello. Curly fue el mayor de cuatro hermanos. Durante 31 años fue el entrenador de los Empacadores, y ha sido también uno de los entrenadores que más juegos ha ganado en la historia de la NFL.
Green Bay es un pequeño poblado ubicado en la orilla del lago Michigan, en el estado de Wisconsin. A finales del siglo XIX su actividad económica se centraba en la fabricación de papel, quesos y empacar carne. El futbol americano comenzaba a popularizarse en los estados del centro de la unión americana. Curly jugaba en su infancia utilizando un pequeño costal rellenos de piedras y arena como balón. Unos años antes del nacimiento de Curly, un habitante del pueblo, llamado Fred Hulber se dedicó a organizar encuentros de futbol americano entre equipos de la comunidad. En lo que sería los inicios de ligas semiprofesionales. Curly se destacó en sus años como preparatoriano y decidió ir a jugar y a estudiar a la Universidad de Notre Dame, bajo el mando del legendario entrenador Knute Rockne.
Una grave amigdalitis obligó a Lambeau a abandonar la universidad y el futbol colegial. Lambeau regresó a Green Bay donde obtuvo un trabajo en la empacadora Indian Packing. La leyenda dice que un día, Curly se puso a platicar con George Calhoun editor de la Gaceta de Green Bay, Unos dicen que la reunión se llevó a cabo en una de las esquinas del centro de la ciudad, otros ponen a los personajes en un bar. Lo cierto es que decidieron formar un equipo de futbol semiprofesional. Lambeu consiguió además, 500 dólares de la Indian Packing para los uniformes del equipo y decidió llamar al equipo Empacadores. Otros dicen que Lambeau pensaba llamar al equipo los Indios en honor de la empresa que financió los uniformes y que fue la entonces novia de Curly  la que lo convenció de llamar al equipo simplemente Empacadores.
El 11 de agosto de 1919 se fundó el equipo. En su primera temporada jugaron con equipos de  Wisconsin y de la península superior de Michigan, al final de los encuentros Calhoun era el encargado de pasar el sombrero entre los asistentes al partido, como se acostumbraba en esos días. Las primeras dos temporadas de los Empacadores fueron temporadas ganadoras y gracias a su creciente popularidad entre los habitantes del pueblo fue posible poner una alambrada alrededor del campo donde jugaban, así como construir las primeras gradas para los aficionados.
Fue también en 1921 cuando Curly Lambeau decidió inscribir a su equipo en la American Professional Football Association, formada un año antes en Canton, Ohio y que hoy se conoce como NFL.
Curly Lambeau era en un principio entrenador y jugador en el equipo. Lambeau jugaba como fullback y como entrenador muchos lo relacionan como uno de los promotores del pase, en un deporte que utilizaba más las jugadas de acarreo terrestre en esa época.
Curly Lambeu fue entrenador en la NFL por 33 años, de los cuales 29 fueron con los Empacadores, una cifra solo superada por George Halas. Consiguió 6 campeonatos con el equipo de Green Bay, George Halas tiene el mismo número de campeonatos ganados. Lambeau ganó a lo largo de su carrera como entrenador 226 juegos, perdió 132 y empató 22, únicamente Tom Landry, Don Schula y George Halas han ganado más juegos que Lambeau.
A pesar de sus impresionantes números, de su trayectoria y de que el estadio de los Empacadores lleva su nombre, la figura de Curly Lambeau no es una de las más queridas por lo habitantes, ni por los aficionados de Green Bay. Lambeau no sólo fue un gran jugador y un buen entrenador, fue durante muchos años el tirano que hizo de los Empacadores y sus jugadores su feudo.
Un hombre carismático y con facilidad de palabra, Lambeau no solo fue un Don Juan. Se casó tres veces, se divorció el mismo número de ocasiones y siempre se hizo acompañar de mujeres. Fue un hombre de cuidado. Engatusó, gracias a su habilidad, a más de un jugador y periodista deportivo. A Curly le gustaba la buena vida, siempre iba bien vestido y llegó incluso a fumar sólo para verse a la moda, aunque sus allegados aseguran que jamás inhaló el humo de los puros que ponía en su boca.
En los años finales al frente de los Empacadores, Lambeau convenció a la junta de gobierno del equipo de comprar una mansión llamada Rockwood Lodge  como lugar de retiro y entrenamiento para los Empacadores y que le sirvió a Lambeau para invitar a personajes importantes del futbol americano y del espectáculo. En tiempos difíciles para la economía del equipo, la mansión para el retiro y los entrenamientos del equipo costó el equivalente a más de trecientos cincuenta mil dólares actuales. Pero además pronto se comprobó que no era el mejor lugar para llevar a cabo los entrenamientos del equipo debido al terreno rocoso en que se encontraba.
Sin embargo, Lambeau remodeló el lugar y gastó en tener personal especializado, entre ellos un chef que era más una imposición del entrenador que una necesidad real para los miembros del equipo.
Las últimas dos temporadas en que Lambeau dirigió a los Empacadores fueron temporadas perdedoras que afectaron aún más la economía del equipo y se dice que al final cuando Lambeau buscó financiamiento para el equipo, lo que realmente estaba buscando era comprar la franquicia  y trasladarla a una ciudad de la costa oeste de los Estados Unidos.
En 1948, los Empacadores tuvieron su primera temporada perdedora en quince años y 1949 no fue mejor. Ese año el equipo de Green Bay únicamente ganó dos juegos. Tras una derrota inicial en la temporada frente a los Osos de Chicago, Curly decidió dejar a sus tres asistentes el rumbo del equipo y mientras él se dedicaba a buscar financiamiento externo para solucionar la crisis económica de los Empacadores. Esto aunado a Rockwood Lodge y a los enemigos que Lambeau había hecho en la franquicia a lo largo de los 31 años que estuvo al frente de la misma, que incluyen los dos años anteriores al ingreso del equipo a la NFL, comenzaron a poner en riesgo su empleo con el equipo. Entre esos enemigo se encontraba el otro fundador de los Empacadores, George Calhoun. El último contrato que se le ofreció a Lambeau en 1949 lo despojaba de todas las decisiones que no tuvieran que ver con el desempeño del equipo en el campo de juego.
Al parecer Curly muy molesto ante los términos de su contrato se limitó a aventárselo al entonces presidente del equipo Emil Fischer. Ese año Lambeau abandonó Green Bay para hacerse cargo de los Cardenales de Chicago. Mientras abordaba el tren con rumbo a su nuevo hogar se le escuchó mascullar:
- ¡Al diablo con todos!
Lambeu fue entrenador dos años de los Cardenales y otros dos de los Pieles Rojas de Washington para finalmente retirarse del futbol americano profesional en 1954.
Entre los jugadores que estuvieron bajo su mando en Green Bay, el consenso nunca fue el de respeto, sino por el contrario se le consideraba un hombre arbitrario y déspota que tenía a su favor un gran poder de convencimiento. Lambeau multaba de manera injusta y gratuita a los jugadores con cantidades que a veces rebasaban su salario mensual. Jamás aceptó la responsabilidad en una derrota del equipo culpando siempre a los jugadores, incluso le gustaba intrigar al interior de su equipo y no solo entre los administrativos, sino entre los mismos jugadores. Los jugadores le tenían miedo.
Durante los primeros años de su ausencia en Green Bay, los aficionados de los Empacadores se sintieron bien y con el paso de los años intentaron reconciliarse con el fundador del equipo. Pero incluso a principios de la década de los sesenta ya bajo el liderazgo de Vince Lombardi, la actitud de Lambeau hacía el equipo y su entrenador fue siempre de rechazo.
Curly Lambeau murió de un Infarto el primero de junio de 1965 en la población de Sturgeon Bay en Wisconsin mientras cortaba el pasto en casa de su novia. Lambeau tenía 67 años de edad, su novia la mitad.

Dos meses después de su muerte, en agosto de 1965 y ante la inconformidad de algunos, entre ellos Vince Lombardi, al estadio de los Empacadores se le cambió el nombre por el de su fundador. Entonces los habitantes y aficionados de Green Bay hicieron las paces con Curly Lambeau a pesar de que él nunca las hizo con ellos en vida.

Imagen: