martes, 12 de abril de 2016

El hombre que aró el mundo.



Un sencillo invento, determinación y un grupo de visionarios a lo largo de casi 180 años de existencia, llevaron a esta empresa desde las planicies de Estados Unidos a todo el Mundo.
Armando Enríquez Vázquez.

Un día de 1808 William Rinold Deere, se embarcó rumbo a Inglaterra a buscar una herencia para mejorar las condiciones en que vivía su familia en Estados Unidos. En la costa quedaron Sarah Yates Deere y los hijos de la pareja entre ellos el pequeño John que había nacido cuatro años atrás. Esa fue la última vez que la familia supo de William y se cree que el hombre murió en altamar.
Sarah se encargó de criar a sus hijos, John aprendió el oficio de herrero desde los 17 años, cuatro años después fundo su primera fragua y en los siguientes doce años Deere ofreció sus servicios en diferentes pueblos de Vermont, estado donde había nacido. En 1836, Deere se vio obligado a migrar pues las difíciles condiciones económicas que enfrentaba, lo tenían con un pie en la cárcel y la posibilidad de perder todas sus pertenencias, por lo que John dejando a su esposa y sus hijos atrás se dirigió al centro de Estados Unidos, estableciéndose en Grand Detour en el estado de Illinois. Una vez establecido, mando por su familia a Vermont.
Los campesinos de la zona tenían grandes problemas para arar la tierra de la región por el tipo de suelos. Los arados utilizados en el este de Estados Unidos, resultaban muy frágiles para las duras tierras de las praderas americanas. John Deere, que entre los trabajos que efectuaba en su fragua, realizaba composturas de los arados de hierro, era consciente del problema. Los arados de hierro sufrían constantes daños.
Un día en el taller de uno de sus clientes, John descubrió una vieja hoja de una sierra y le preguntó a su cliente si se la regalaba, el hombre le regaló a John la vieja sierra. John creó con dicha sierra el primero arado de acero, al que además poca tierra se le adhería. El éxito del producto llevó a John a cambiar su fragua por un taller donde producía los arados, en su primer año John Deere vendió sólo tres de sus arados de acero. Al siguiente año vendió diez y para 1846 la venta había aumentado a mil.  
 En 1847 Deere abandonó Grand Detour para trasladar su negocio a la población de Moline, también en Illinois pero en la ribera del río Mississippi, lo que bajo los costos de transportación de los productos terminados y permitió a Deere importar acero ingles con mayor facilidad, lo que a su vez permitió aumentar la productividad.
John Deere se preocupaba por la calidad de los productos que fabricaba y en más de una ocasión se le escucho decir que no podría firmar ninguna pieza que no tuviera en ella lo mejor de él. Incluso en alguna ocasión uno de sus socios lo interpeló por los constantes cambios que John hacía en los arados si de todas maneras los campesinos tenían que comprar lo que ellos producían, a lo que el inventor y empresario contestó: Nadie está obligado a comprarnos nada. Independientemente corremos el riesgo de que uno de nuestros competidores logre mejores productos y entonces estaremos fuera del negocio.
En 1853, John integró al negocio a su hijo Charles, al que había brindado la educación formal que él nunca tuvo. Con el tiempo Charles se encargó de la parte financiera de John Deere y su padre de la parte de innovación. Para 1857 Deere & Company ofrecí nueve diferentes tipos de arados. En 1875 Deere presentó su primer arado con ruedas que rápidamente se convirtió en el modelo más popular en el mercado.
Poco a poco se introdujeron nuevos productos como los tractores de vapor y diferentes implementos que facilitaban las diferentes labores de los agricultores. Charles por su parte se preocupó por hacer de la empresa una empresa que comenzará a expandirse más allá de Moline. En 1889 Deere & Company contaba con oficinas en Kansas City, Minneapolis, Omaha y San Francisco.



En 1876 se obtuvo la marca registrada para el famoso logotipo del venado saltando, en esa época el venado saltaba sobre el tronco de un árbol, lo curioso es que el venado no representaba a ninguna de las especies de cérvidos de América, el modelo para el logo de Deere & Company había sido un venado africano. En 1956 el logo se volvió muy limpió dejando únicamente al venado y en 2000 sufrió el último cambio al mostrar al venado saltando hacía adelante y afilando su cornamenta.
Hoy John Deere es la compañía más importante en la fabricación de tractores a nivel mundial, con oficinas en Estados Unidos, América Latina y Europa.
John Deere murió el 17 de mayo de 1886. Moline había crecido gracias a su empresa y tenía más de diez mil habitantes. Charles Deere murió en 1907.

publicado el 30 de marzo de 2016
imagenes