lunes, 24 de octubre de 2011

Abrir la televisión abierta.

Abrir la televisión abierta.Una vez más y de manera cínica se habla de concesiones de televisión que al parecer no habrán de darse este sexenio. Y continua, el gobierno federal, dorando la píldora sobre el asunto.

Armando Enríquez Vázquez

El pasado 5 de Octubre la Comisión Federal de Telecomunicaciones (COFETEL) volvió a hablar de la televisión abierta y las licitaciones en los espectros analógico y digital que pudieran existir en el país. Mientras por un lado, su presidente Mony de Swaan, aclaró, que en el espectro analógico sólo existe la posibilidad de una concesión de cobertura nacional, muy limitada, al 58% del territorio nacional y excluyendo mercados vitales para la televisión como son el Distrito Federal y Monterrey, en el espectro digital existe la posibilidad de abrir dos señales nacionales con cobertura de 93%.

Creyendo, con toda la ingenuidad de la que nos creen dueños en el gobierno federal, lo que dice el presidente de COFETEL , creo que existen por lo menos dos factores que aclarar acerca de este asunto, el primero si tan solo existe una capacidad en el espectro analógico para cubrir 58% del territorio nacional, surge entonces la posibilidad de crear canales regionales de televisión. El pastel de la televisión abierta no necesariamente tiene que ser una jugosa cadena nacional. Una cobertura de casi el 60% del país contempla aun plazas interesantes como Guadalajara, Toluca, Querétaro, Veracruz y Puebla entre otras.

En lo que a la televisión digital se refiere, dos nuevas cadenas nacionales le harán mucho bien al país, en muchos sentidos, el problema es que la digitalización de la televisión en México no se tiene planeada por otros cinco años al menos.

No quiero ser malpensado pero el hablar de la televisión digital hoy en día, en nuestro México, es absurdo, el querer licitar estas señales sólo me dice de la urgencia del gobierno federal por hacerse de recursos monetarios.

Lo que no se dice es que existe la posibilidad de abrir señales de televisión por la banda de UHF.

Lo que no se dice es que para canales que ya cubren las áreas metropolitanas del Distrito Federal o Monterrey, como Cadenatres o el canal 12 de Monterrey aumentar su cobertura en un 58% los puede volver muy competitivos.

¿Acaso la apuesta del gobierno es que el o los ganadores de la licitación de una cadena nacional digital ayude económicamente a la implementación del a señal en el país?
Existe otro truco en esto de las licitaciones de señales de televisión. Al principio COFETEL, había hablado de un análisis de la calidad en los contenidos de la programación de la televisión abierta, hoy se ha retractado y pretende implementar una consulta popular abierta para saber si el pueblo de México quiere más canales de Televisión. Aquí solo hay un problema dicha consulta está planeada para llevarse a cabo a través de Internet, o sea que únicamente un 26% de los mexicanos podrá opinar y de estos habría que ver a quién le interesa tener televisión abierta teniendo acceso a series y películas a través del Internet. Además el sector de la población que utiliza Internet, difícilmente es el consumidor de televisión abierta a no ser por el consumo de noticias y sobretodo de futbol soccer nacional.

Lo importante de abrir la televisión abierta en México no radica en el hecho de tener más canales de televisión. Lo que es atractivo es el número de trabajos que una decisión así podría crear.

COFETEL argumenta, también, que independientemente a su dictamen, falta el de la Comisión Federal de Competencia opinando sobre el asunto y si en estas licitaciones se podrá aceptar al duopolio de siempre.

Mony de Swaan advierte que todo el proceso puede llevarse de doce a dieciocho meses, el problema es que al gobierno del Presidente Calderón ya no le va a dar tiempo, quizás, de llevar el mismo a buen término.

Los próximos meses auguran una feroz competencia electoral, eso sin contar la guerra contra el narcotráfico y la inminente crisis económica mundial. Que golpearán al presidente a diario a través de los medios de comunicación.

¿Vale la pena entonces sacar el tema a relucir a estas alturas del sexenio? O ¿Es tan sólo una nueva medida de distracción para la gente y un arma para negociar con Televisa y Azteca la cobertura de los candidatos panistas a en el 2012?

publicado en blureport.com.mx 24 de Octubre 2011