miércoles, 6 de agosto de 2014

Y tú, ¿tienes los contenidos o te vale?





A pesar de la aprobación de las leyes secundarias, y de los discursos de las empresas de televisión y oficial, la televisión abierta se encuentra en vías de extinción, si no por la tecnología simplemente por la falta de contenidos. 

Armando Enríquez Vázquez

Terminó el mundial y ¿cuándo volverás a prender la televisión abierta?
Algo que no es una sorpresa para nadie y parece una verdad de Perogrullo son los recientes resultados de una encuesta elaborada por Gabinete de Comunicación Estratégica qué indican que la mayoría de los mexicanos prefieren la televisión de paga por diversidad en la oferta de contenidos a la televisión abierta.
Y digo que está muy lejano a resultar una sorpresa, ya que junto con la audiencia, un gran número de anunciantes han emigrado de la televisión abierta a los canales de la televisión privada. La encuesta revela también que 42 % de los encuestados están satisfechos con su proveedor de televisión de paga y sólo 4% se encuentran inconformes con él.
Hoy, como ya he comentado en otras ocasiones ciertos sectores demográficos en México, ya ni siquiera ven la televisión de paga y consumen su entretenimiento directo de Internet por todas las bondades que tiene. Los que siguen viendo televisión abierta se tienen que contentar con la pésima oferta de talk shows e intrascendencias que le cuestan tres pesos producir a Televisa y Azteca. Las señales de televisión de paga 100% nacionales no son tampoco una gran opción en tanto a contenidos y nos marean con su oferta de canales de noticias con una mínima inversión y peor recuperación económica, pero que sirven para que grupos empresariales los utilicen como supuesto brazo político contra el estado o a su favor dependiendo de a cómo sean las dádivas. Inversionistas utilizan la señal sólo por no dejar, en estos casos, los ingresos se encuentran en el radio y la televisión de la cual no entienden nada, les sirve sólo como adorno.
Desgraciadamente la televisión abierta fue concebida por una familia que lejos de tener en la mente el entretenimiento, siempre ha tenido como su consigna la avaricia, el poder y el servilismo con el gobierno para perpetuarse como un poder fáctico.
La televisión mexicana nació corrupta porque su padre y su madre, eran corruptos y de los más podridos engendros de nuestra Revolución; Un empresario de oscuro pasado y un político capaz de aliarse hasta con los Nazis con tal de ganar dinero. Desgraciadamente el genio de Guillermo González Camarena desapareció de manera prematura mientras los otros dos cocinaban la televisión mexicana.
El Presidente Luis Echeverría terminó por adornar la bazofia cuando dio su consentimiento plenipotenciario, para que El Príncipe Idiota, que al parecer era como Emilio Azcarraga Vidaurreta llamaba a su hijo, al que sus servidores cambiarían el apodo por el de El Tigre, pudiera formar el monopolio de la televisión que hoy conocemos como Televisa.
Sin embargo hoy los resultados están claros, Televisa tiene décadas estancada sin ser capaz de proponer nuevos contenidos y pensando como siempre que la televisión es para jodidos. Muchos hijos y bastardos de la empresa han llegado a otras televisoras y quieren trabajar bajo ese mismo esquema, por eso no es raro que cada día más los mexicanos dejemos nuestros aparatos de televisión apagados o los usemos solamente como el complemento ese que se necita para ver los blu-ray y dvd.
Si bien es cierto que creemos que Azteca es sólo un clon de Televisa, la verdad, es que se les ve más propositivos. Un poco, no mucho más atrevidos, y no me refiero a osadía sino capaces a aventurarse en empresas que no se les han dado del todo mal. El ejemplo más claro son las reciente transmisiones del mundial, fueron mucho más inteligentes y mucho más atractivas para el espectador que las de Televisa, que incapaz de salir de la formula que mal copiaron a José Ramón Fernández el siglo pasado y que Azteca ya dejó atrás, pareciera, que Televisa, a pesar de los años ha olvidado como se hace la televisión. El mismo José Ramón Fernández ha demostrado que todo cambia en la televisión y con mucha mayor visión ha creado propuestas interesantes en la televisión de paga, tanto para las Olimpiadas de Londres, como para el pasado mundial.
Lo cual nos lleva de nuevo a porque los mexicanos están satisfechos y contentos con su servicio de  televisión de paga: Contenidos. Contenidos y más contenidos. Porque la mayoría de las señales que encuentran en la televisión de paga, no los desprecia, ni los discrimina, partiendo de la premisa de que son jodidos y de que los jodidos son idiotas, porque en un país con tanta pobreza, los pobres no son necesariamente, ni estúpidos, ni autocomplacientes, como si lo son la mayor parte de los arrogantes ejecutivos, lectores de noticias y figuras que aparecen en la pantalla de Televisa.
Porque la televisión privada no puede despreciar al espectador y la televisión abierta no sabe hacer otra cosa, pero su soberbia les impide reconocer que los espectadores tienen el poder de no ver las señales abiertas.
La nueva Ley de Telecomunicaciones no contempla la figura de preponderancia en los servicios de televisión de paga lo que le da la ventaja a Televisa y le permite seguir ganando dinero sin producir, sólo distribuyendo señales. Triste figura de una empresa que quiere presentarse como un coloso de la televisión y difícilmente puede presumir un éxito en audiencias en la última década y para colmo sus éxitos son franquicias que han comprado a Argentina y otros países de Sudamérica, cómo Los Simuladores o Mujeres Asesinas.
Terminó el mundial y se aprobaron las leyes que dan sustento a la reforma en telecomunicaciones, Slim es más rico, sabiendo dar una bofetada con guante blanco a las telebancadas y los intereses de sus representados y Televisa más nada. En los próximos meses veremos todavía estrategias por parte de los grupos participantes incluyendo a los nuevos participantes de la televisión abierta y a lo mejor ahí sea donde se demuestre de manera más clara lo obsoleto de la televisora de San Ángel y Chapultepec 18.

publicado en blureport.com.mx el 21 de julio de 2014
imagen: teinteresa.es