jueves, 18 de julio de 2013

Escritor disfrazado de escritor




La supuesta primera novela de un ex militar británico resulta ser obra de una connotada autora que se escondió bajo un seudónimo.

Armando Enríquez Vázquez

El camino de un escritor para publicar una primera obra es una labor de tenacidad, calidad y un poco de suerte. A finales del año pasado el manuscrito de una novela negra llamada The Cuckoo´s Calling comenzó su camino en diferentes editoriales en Inglaterra. Siendo rechazada al menos por una, especializada en la novela negra: Orion Books. La editorial que decidió publicarla fue Sphere Books, una filial de Little, Brown & Company.
Su autor Robert Galbraith, un ex militar británico. The Cuckoo’s Calleng, su primera novela. El libro salió a la venta el pasado abril, y hasta el fin de semana del 14 de julio se habían vendido mil 500 ejemplares en el Reino Unido.
La crítica recibió muy bien a la novela y comparó a su autor con algunos de los más importantes plumas inglesas del género en la actualidad como P.D. James. Su debut en Estados Unidos tampoco fue un éxito comercial y se ubicó muy por debajo del lugar 4000 en las listas de Amazon.com
Pero todo eso cambió cuando el diario inglés The Sunday Times of London descubrió y publicó que detrás del supuesto novel autor se escondía otro escritor de gran renombre a nivel mundial.
Robert Galbraith no es otro que J.K. Rowling, la afamada autora de la serie de Harry Potter. Es inútil decir que al revelarse la identidad de la autora la novela saltó casi instantáneamente al primer lugar de ventas en Amazon y lo mismo sucedió en Inglaterra y las ventas en el sitio internet subieron en un  fin de semana más del 1500 por ciento.
Curiosamente, la editorial que publicó el manuscrito es parte de la empresa responsable de haber publicado la otra novela para adultos de la escritora; The Casual Vacancy, traducida al español como Una Vacante Imprevista, y que fue un éxito editorial cuando se publicó en septiembre de 2012 a pesar de haber recibido muy malas críticas tanto en Estados Unidos como en Inglaterra.
Pero con The Cuckoo’s Calling  no sólo la escritora se siente contenta, si no que contempla crear una serie con el personaje principal y firmada con su seudónimo de Robert Galbraith.
Pensaba mantener el secreto por más tiempo, porque ser Robert Galbraith ha sido una experiencia de libertad. Ha sido maravilloso publicar sin que nadie tenga esperanzas desmesuradas, simplemente por el placer de obtener una nueva perspectiva bajo un nombre diferente. Declaró la escritora después de que el diario londinense reveló la identidad detrás de su seudónimo.


Rowling no es la primera y no será la última escritora en utilizar seudónimos para su obra, algunos lo han hecho por vergüenza de manifestar su gusto escribir por lo que entre muchos, tal vez ellos mismos, consideran géneros menores. Pocos por el ejercicio de mostrar que su escritura vale más allá de la fama del nombre que han creado y como en el caso de Rowling se vuelve una franquicia con éxitos instantáneos.
Esto implica una gran valentía, un momento de ser autocritico con lo que está uno haciendo, y enfrentar nuevos retos para demostrar su capacidad,  pero además acaba con esos críticos que creen que un autor únicamente es capaz de escribir acerca de un sólo tema y un solo tipo de libros, y en cuanto se sale del tema le caen encima porque quisieran siempre ver magos y niños con dulces mágicos.
Muchas los mismos lectores tenemos a nuestros autores favoritos y disfrutamos cada una de sus obras a veces rememorando esa primera o primeras lecturas que nos emocionaron y nos enamoraron, pero lo mejor es abrir un libro sin prejuicios, sobretodo buscar de vez en cuando un autor que no es totalmente desconocido y estar dispuestos a leer y aceptar lo que el autor nos plantea. Al final al cerrar el libro sabremos si el viaje ha valido la pena o no.

Publicado por blureport.com.mx el 17 de Julio de 2013
Imagenes: mediabistro.com
              englishexercises.org