lunes, 22 de julio de 2013

Internet en los Emmy

 
 
 
Tal y como se esperaba desde  su estreno en Febrero House of Cards se coló en las nominaciones de los Emmy. La televisiones abierta y privada reciben un anuncio acerca de su final.
 
Armando Enríquez Vázquez
 
Ayer durante el anuncio de los nominados a los premios Emmy, hasta ayer los galardones para los mejores programas de televisión, el panorama y la extensión de lo que significa el entretenimiento en casa cambio, tal vez de una manera sutil, tal vez no. Entre los nominados a la mejor serie dramática, el mejor actor de una serie dramática y la actuación femenina para una serie dramática, resaltaron House of Cards, Kevin Spacey y Robin Wright respectivamente. Lo importante es que esta serie no fue producida por ninguna de las cadenas de televisión de Estados Unidos, o de cualquiera a otra parte del mundo para ser más preciso. House of Cards, fue producida por le empresa de distribución de contenidos por Internet Netflix. No fueron los único entotal la serie obtuvó 9 nominaciones.
Este año Netflix  ha estrenado otras dos series Hemlock Grove, un drama de hombres lobos, vampiros y experimentos científicos, y Orange is the New Black,sobre una prisión de mujeres. En total la compañía logró 14 nominaciones. Desde el estreno de House of Cards  en febrero pasado, con su éxito y al demostrar que Internet no sólo es para videos  de menos de 5 minutos, Netflix  puso sobre la mesa la importancia de la televisión en un mundo donde los jóvenes y gran parte de los adultos contemporáneos comienzan a consumir su entretenimiento directo de la computadora sin prender la televisión.
Es obvio, que el cambio no será inmediato, pero sí comienza a prender los focos de alerta a todos los dueños de canales de televisión, acerca del futuro de su negocio. Hoy lo que importa ya no son las concesiones, ni la propiedad de los grandes sistemas de repetidoras, conocidas como cadenas nacionales.
Hoy el acceso a todas las series de televisión del mundo, y no es exageración, se encuentra en Internet y lo importante ya no es llenar espacios de transmisión, si no crear contenidos de calidad que hagan a los Internautas querer ver las series y programas de entretenimiento.
La industria disquera casi desapareció por Internet. La televisión, que es mucho más vulnerable por la rigidez de su misma condición, debe estar consciente de las batallas que se aproximan o mejor dicho que hay que renovarse y evolucionar o morir.
Quienes en México quieran competir por los nuevos espacios para promover contenidos de entretenimiento deben estar listos para este nuevo esquema, y los ejemplos más claros son Carlos Slim con UnoTV, que transmite sus noticieros y barras de programas por Internet y que tiene también la empresa Clarovideo, que competirá directamente con Netflix. Otro jugador en este esquema es Cinépolis que comienza a tener estrenos de películas on demand por Internet.
Los retos de la gran industria de la televisión están claros.
Buscar contenidos atractivos no solo regionales sino mundiales. Las series en internet tienen  un impacto mundial inmediato.
 
Desarrollar nuevas formas de comercialización y producción. La película españolaThe Cosmonaut, que se puede ver en Internet, se financió con aportaciones de más de cuatro mil quinientos personas que aportaron más de 400,000 euros para su producción, porque creyeron en el proyecto.
Los productos y las marcas deberán buscar su presencia en las historias, y ya no sólo en sus propias web series de capítulos de 5 minutos que pronto quedarán relegadas. En México tenemos grandes ejemplos de este tipo de producción como las series El talismán y 12-12-12  de la aseguradora Axxa24 casetas  de Volkswagen.
Aunque hoy la inversión de publicidad en la televisión abierta en México sigue siendo la más importante, los anunciantes han comenzado a migrar rápidamente a la televisión privada y a Internet. Los futuros consumidores ya no están en la televisión abierta, el nicho de esta ventana es de gente mayor de 40 años, analfabeta tecnológico y carente de internet. Por lo tanto clases socioeconómicas que son poco atractivas para los anunciantes.
El apagón analógico también fortalecerá el auge de Internet pues muchas de las pantallas de digitales que están a la venta, tienen la posibilidad de acceder a Internet y sus contenidos.
Una vez más, la pregunta está en el aire, a pesar de los esfuerzos del Presidente Peña Nieto por una reforma en telecomunicaciones y de las trabas que el duopolio intenta imponer para evitar dicha reforma, esta llegó reforma llegó muy tarde a nuestro país. La revolución de entretenimiento y contenidos hoy marca nuevos rumbos y canales de distribución, más ambiciosos y más exigentes.
 
Publicado en blureport.com.mx el 19 de Julio de 2013
Imagenes: therepublika.com