sábado, 7 de septiembre de 2013

Septiembre y las otras reformas.





El mes de la patria con spots de Presidencia anacrónicos, maestros revoltosos, una ciudad secuestrada, un país en caos y reformas que a la vista del mundo no funcionan.

Armando Enríquez Vázquez


Iniciamos Septiembre, mes de la patria, de gritos y celebración, con una inercia de lo que ha sido el extraño año 2013, ese en el que íbamos a crecer y el gobierno iba a gastar para activar la economía. El año en que gracias a la valentía del PRI la violencia y la inseguridad se terminaría, un año para la Ciudad de México llena de ilusión con un candidato ciudadano al frente de la Capital del País.
Sin embargo, el Presidente no pudo presentar su informe como durante las épocas de gloria lo hicieron los Presidentes priistas, en algo que la prensa vendida de los años ochenta y noventa del siglo pasado llamaba con cinismo y servilismo el Día del Presidente. No, Enrique Peña Nieto recurrió a la más autocomplaciente de las costumbres panistas; entregar el informe al congreso como marca la ley, para días después en un acto en un recinto oficial, sin la estorbosa y a veces critica presencia de la oposición dar un mensaje entre amigos, lambiscones y servilistas que aplaudieron a diestra y siniestra tratando de emular los días de gloria de un congreso de carro completo.
Pero eso sí, qué bonitos anuncios, resulta un insulto llamarlos así. Propaganda, vil y demagógica propaganda; hechos y escritos por alguien que no quiso decir absolutamente nada, conocedor de comunicación de las grandes tiranías. Es la forma lo que importa no el contenido; la banda presidencial y el letrero en la escalinata de palacio nacional, no la independencia, la soberanía, las propuestas, mucho menos la sociedad que hay que hacer crecer. En la Unión Soviética durante lo peor del Stalinismo también se estaba muy bien y ni que decir de la Rumania de Ceausescu o Cuba la de Castro.
Los Maestros lograron el cometido por el que alguien les ha pagado, sobre todo a esos descarados líderes sindicales que en el más puro estilo de Martin Esparza del SME o del mismo Flavio Sosa de la sección 22 de Oaxaca negociando, violentado el estado de derecho y robando a la nación en su propio beneficio atentando contra los derechos de terceros, y los de sus propios agremiados, para terminar como miembros de partidos políticos. La una vez Ciudad de los Palacios se ha convertido en la Ciudad de las Murallas Portátiles,  gracias a una autoridad que se niega a intervenir, y por intervención no me refiero a represión, si no simplemente a asegurar el libre tránsito de los ciudadanos como lo consigna la Constitución, esa que ya se les olvido al Gobierno Federal y al de la Capital que es la ley máxima que rige a todos los mexicanos.
Me parece muy triste haber votado por alguien que se presentó ante la ciudadanía de la Capital como un hombre sin partido y que ahora resulte más Morenista que Bejarano o Martí Bartres. En el peor de los casos un hombre sin poder de decisión que ha desaparecido mientras nuestra Ciudad se encuentra secuestrada por unos maestros que son los primeros que deberían aprender sobres civismo. Pero también hay que recordar que el Gobierno Federal no sólo, no se ha encargado de resguardar áreas federales como el aeropuerto o las cámaras, si no baste recordar que la Secretaria de Seguridad Pública del Distrito Federal depende del Ejecutivo del país quien es el encargado en aceptar la propuesta del jefe de Gobierno o de nombrarlo directamente él. ¿Por qué entonces el Presidente no nombra a alguien más capaz y que pueda hacer que se respete la ley? Y lo que es peor porque diputados y senadores priistas y panistas, se hacen tontos simulando olvidar las leyes que rigen a la Ciudad de México. Creo que este es el sentir de muchos otros mexicanos que la semana pasada hicieron trending topic #renunciamancera
Es indignante y deberíamos hace una mega marcha encerrando a los maestros en el Zócalo, impidiéndoles impedirnos trabajar y circular por nuestra ciudad. Qué la vida de la capital se interrumpa, qué la economía de la Ciudad sea dañada por una bola de vagos y de políticos mediocres. Qué el turismo se vea afectado por la estupidez de unos maistros, que bloquean el aeropuerto, sin olvidar el crimen que miles de niños sufren al quedar sin clases porque los ignorantes que pretenden instruirlos y vienen a la Ciudad a mear y defecar en las calles, como animales, nada de eso parece importar a las autoridades electas de nuestro país. Parece que México es un botín no un país.
Como cereza que adorna el pastel del inicio del mes de la Patria, el Foro Económico Mundial acaba de revelar la ineficacia de la reforma laboral tan cacareada por Felipe Calderón, y los entonces diputados del PRI y el PAN. En este año México cayó once posiciones en la tabla que el organismo elabora en materia de competitividad mundial.
Hoy tenemos patrones más abusivos y menos fuentes de empleo. Bien por el gobierno que hace nueve meses nos prometió un crecimiento estable y el regreso a una vieja y cínica promesa priista: Administrar la abundancia.
 Sé que las reformas educativa y la de telecomunicaciones son necesarias y son correctas en como las planteó el gobierno al inicio. Tengo dudas con la energética porque creo que no contempla la parte importante que es el futuro, pronto conoceremos la hacendaria y la política y es muy importante que el gobierno contemple también una reforma agropecuaria que nos permita ser autosuficiente en alimentos y ser mayores exportadores.
Pero mientras las reformas sirvan únicamente como bandera ficticia para implementar las políticas que tanto le interesan a este gobierno, mientras sea legal y normal ser ilegal y violento, mientras en lugar de información se nos sature de propaganda, mientras no digamos nada. Mientras las minorías tengan derecho a secuestrar una ciudad y la violencia crezca en país. Mientras segamos siendo poco competitivos y las leyes protejan a las oligarquías. ¿Qué carajos vamos a celebrar el próximo 16 de Septiembre?   
  
Publicado en blureport.com.mx el 6 de Septiembre de 2013
Imagen: mexicodesconocido.com.mx