martes, 13 de agosto de 2013

Las reglas de los medios están cambiando para siempre





Al anunciarse la semana pasada la venta del Washington Post al magnate de las ventas en Internet Jeff Bezos, queda claro que las reglas de los medios están cambiando para siempre.

Armando Enríquez Vázquez

Renovarse o morir dice el dicho. En los últimos años las ventas de los diarios impresos han decaído y muchos periódicos alrededor del mundo han terminado por cerrar sus puertas. ¿Por qué, entonces, un hombre que ha construido su multimillonaria fortuna en Internet tendría que interesarse por comprar uno de los diarios más prestigiosos de los Estados Unidos?
De acuerdo con la carta que Jeff Bezos, el nuevo dueño del diario que derrocó a Richard Nixon al hacer del conocimiento público el escándalo de Watergate, publicó de manera abierta en su nuevo diario a los empleados del rotativo, tras tatar de hacer sentir seguros a los empleados del Washington Post aclaró:
“…Habrá, por supuesto, cambios en el Washington Post en los años por venir. Son primordiaesl y habrían sucedido con o sin un nuevo dueño. Internet está transformando casi todos los elementos en el negocio de la información; acortando los ciclos de la noticia, desgastando las antiguas fuentes de ingresos, permitiendo nuevos tipos de competencia, algunos de los cuales no tienen ningún costo en la investigación informativa. No existe un modela a seguir, y diseñar las nuevas estrategias y caminos a seguir no será fácil. Necesitaremos inventar, lo que significa que necesitaremos experimentar. Nuestra única meta serán nuestros lectores, entender lo que les interesa; política nacional, los líderes locales, aperturas de restaurantes, economía, beneficencias, gobernantes, deportes, y a partir de eso trabajar. Estoy muy emocionado y soy optimista acerca de la oportunidad que tenemos para inventar.
El periodismo juega un papel principal en una sociedad libre, y el Washington Post, como el diario más importante de la capital de los Estados Unidos, es especialmente importante…”
Bezos, el visionario de la librería más importante del mundo y de las ventas en Internet, el impulsor numero uno de la lectura electrónica al desarrollar y vender el Kindle, con el que consiguió que Amazon.com hoy venda más libros electrónicos que impresos, tiene claro que con la muerte de la generación que hoy tiene 40 años, no quedará un simple periódico que se imprima en papel. Que la oportunidad y la rapidez de la información han rebasado a las rotativas y a los cierres de edición. Que nada tienen que ver ya con el mundo moderno de las nuevas generaciones, acostumbradas a consumir de inmediato la información. Que los consejos editoriales deben ser modificados para poder competir de manera eficiente en contra de twitter y facebook.
Que la ortodoxia ya no tiene cabida en el mundo flexible del internet, pero aun así está el reto de que la credibilidad tan dudosa que en muchos casos aun tiene Internet este respaldada por nombres como el del Washington Post.
Como en House of Cards los nuevos medios de información no necesita ya de las grandes redacciones, ni de salas de juntas, hoy todo mundo puede subir y enviar la información desde donde esta se genera, puede trabajar desde su casa y en menos de cinco minutos recibir comentarios sobre su trabajo o  de lo contrario verlo impreso en el portal informativo.
Curiosamente Jeff Bezos compró el Washington Post por su propia cuenta, sin hacer partícipe a ninguno de sus socios en Amazon.com. Imagino que las ideas que tiene sobre lo que a futuro será su medio de información son muy claras para él y las ganancias del negocio también.
No sólo los diarios impresos resultan obsoletos frente a Internet, sucede lo mismo con los noticieros televisivos y de radio que cada día tenderán a volverse programas de opinión o buscar nuevos formatos si pretenden sobrevivir.
Por un lado están aquellos medios sesgados como Televisa que intentan contar la verdad que le interesa a su patrón para mantener las antiguas alianzas con la oligarquía. Por otro la de los que de mala manera imitan lo que hacen los demás incapaces de ser creativos y propositivos. Tal vez hoy, no solo son los nombres de los conductores los que le importan al internauta o al espectador, si no su integridad y congruencia, aquellos que son maizeados por los dueños, directivos de los medios o políticos, esos que presentan dos o más caras a lo largo del día dependiendo el medio en el que transmiten no tendrán cabida en esta nueva forma de ver la información.
Los medios y sus propuestas diarias, no sólo la informativa, están en riesgo si no están dispuestos a cambiar. Muchos magnates  y dueños de medios, hoy desconocen y desprecian el potencial que Internet le ofrece al espectador y minimizan la amenaza que significa para su negocio. Mientras equipos de especialistas tratan de mantener a flote industrias como la del cine a partir de soluciones técnicas y efectos especiales, son las historias y los contenidos lo que llaman a la gente a sentarse una y otra vez a ver la misma historia. Son los guionistas y aquellos que generan las ideas los que están haciendo que la televisión también moribunda, supere con gran calidad la mayor parte de la propuesta cinematográfica actual a nivel mundial, de la misma manera deberán ser los periodistas de estas  nuevas tecnología capaces de atrapar a los internautas con historias atractivas a ellos, deberán ser capaces de comprender y entender las demandas que un medio tan inmediato y  a la  vez tan permanente exigen y ofrecen para el desarrollo correcto de sus habilidades y capacidades.
La entrada de Jeff Bezos en el mundo de la información no tardará llamar la atención y a lo mejor en convertir al Washington Post en la punta de lanza de una nueva revolución en como los medios informativos son concebidos.

Publicado en blureport.com.mx el 12 de Agosto de 2013
Imagen:kpu.ca