domingo, 27 de octubre de 2013

Liu Yang, la primera taikonauta.





El ambicioso programa espacial chino lanzó el 16 de Junio de 2012 a la primera mujer china al espacio .
Armando Enríquez Vázquez.

De acuerdo con una leyenda china, sobre la superficie de la Luna se puede ver un conejo, lo mismo veían los mexicas, para los chinos el conejo es el acompañante de la Diosa Chang’e y le va preparando en su camino el elixir de la inmortalidad. Diferentes versiones, no sólo chinas, japonesas y coreanas, nos hablan de cómo la diosa llegó a la Luna, de cómo en algunas versiones salvó a la Tierra de arqueros solares que con sus flechas la estaban quemando y en recompensa o castigo según la versión Chang’e fue enviada a nuestro satélite natural.
 Cuando los chinos iniciaron su programa espacial planearon en algún momento poner a una mujer en el espacio, como en su momento hicieron los rusos y los americanos. En la última década los chinos han puesto a 10 astronautas en orbita, entre ellos esta Liu Yang.
La primera taikonauta, que es el nombre con el que se designa a los viajeros chinos en el espacio, como los americanos llaman astronautas a los suyos y lo soviéticos eran llamados cosmonautas, se llama Liu Yang y tiene un poco más de un año de haber logrado la hazaña.
Liu Yang nació el 6 de octubre de 1978 en Zhengzhou. Es piloto aviador, desde 1997 se incorporó al ejército y llegó a ser subdirectora de la unidad de vuelo de la Fuerza Aérea del Ejército Popular de Liberación alcanzando el grado de Mayor. Con más de 1,650 horas de vuelo, la piloto china se firma en el popular chat chino Tencent QQ como Pequeño Caballero Volador. Tan sólo en 2010 fue elegida para formar parte del programa espacial y en 2012 se le informó que formaría parte de la tripulación del Shenzhou 9, cuya misión fue realizar un acoplamiento con la estación espacial china Tiangong I y que los taikonautas realizaran paseos espaciales, así como diversos experimentos. La misión duró 14 días.
Liu Yang fue tratada como toda una celebridad por los medios chinos y hasta un documental sobre su vida se transmitió por la televisión de aquel país durante los días en que la taikonauta llevaba a cabo su misión.
En una entrevista que concedió en octubre del año pasado mientras participaba en el 63 Congreso Anual Astronáutico Internacional, realizado en Napolés Italia, la taikonauta comentó la importancia de la cooperación internacional para lograr metas comunes en el campo de la exploración espacial.
Esposa, amante de cocinar y de la lectura la joven taikonauta reconoció en otra entrevista concedida a la prensa de su país, días antes de llevar a cabo su misión y refiriéndose al entrenamiento y preparación para la misión:
El sentido de misión y responsabilidad, así como la pasión por el espacio, son las fuentes del coraje necesarias para superar las dificultades.
Liu Yang fue la primera pero no la única y aunque se especuló con la idea de que la taikonauta podría repetir como tripulante en la misión del Shenzhou 10, el lugar correspondió a otra  mujer, Wang Yaping, que de esta manera se convirtió en  la segunda taikonauta el pasado 11 de Junio de este año.
Hasta el momento ninguna astronauta, ni cosmonauta ha pisado la Luna, será tal vez una taikonauta, aquella mujer que sea la primera en pisar la superficie de nuestro satélite natural y alcance de esta manera la inmortalidad como Chang’e. 

Publicado en thepinkpoint.mx el 25 de Octubre de 2013
Imagen: news.xinhuanet.com