martes, 15 de octubre de 2013

Taikonautas, ¿los nuevos dueños del espacio también?





Con los programas de la NASA puestos en espera, los rusos estrenando director del programa espacial. ¿Son los chinos quienes llevan la batuta en la carrera espacial?

Armando Enríquez Vázquez

Durante décadas la batalla entre los cosmonautas y los astronautas por conquistar el espacio fueron un reflejo más de la Guerra Fría. Mientras los soviéticos y sus cosmonautas fueron los primeros en alcanzar la órbita terrestre, la NASA y sus astronautas fueron los primeros en llegar a la Luna. La Unión Soviética puso la mirada en Venus y los Estados Unidos en Marte.
Pero los programas espaciales de los dos países parecen haberse detenido. Los astronautas nunca regresaron a la Luna. Tampoco ningún ser humano ha pisado Marte, ni Venus. Las investigaciones espaciales parecen haberse limitado en los recientes años a los lanzamientos de diferentes satélites artificiales con diversas utilidades. A explorar a través de sondas los misterios de nuestro sistema solar y los planetas cercanos. Pero la ambición del ser humano por llegar a otros cuerpos celestes pareció detenerse.
Hace diez años la República Popular de China envió al espacio su primera misión tripulada, los astronautas y los cosmonautas tuvieron nuevos acompañantes fuera de la atmosfera terrestre; los Taikonautas, el termino tiene su origen en la palabra china Taikong que designa al espacio y como en el caso de astronauta y cosmonauta en la palabra griega nautes, navegante.
Los chinos en diez años han logrado casi igualar a los programas espaciales de Estados Unidos y Rusia, los chinos tienen además, objetivos y metas muy claras para los próximos años: Poner hombres en la Luna, para lo cual se anunció el pasado mes de agosto la intención del gobierno chino de hacer alunizar la primera sonda china en el satélite natural a finales de este año.
A diferencia de los programas norteamericanos y rusos que parecen haber sido cumplidos por el simple hecho de llegar o hacer las cosas antes que su rival político, los chinos tienen en mente que llegar a la Luna debe beneficiar a China de alguna manera por lo que tienen planes no sólo de establecer una base permanente en la Luna, sino de aprovechar los recursos minerales que nuestro satélite pueda ofrecer. La minería extraterrestre es también un proyecto que mantienen varias empresas privadas norteamericanas encabezadas por Planetary Resources, que tiene como meta el poder explotar los minerales de diferentes asteroides.
A pesar de que el Tratado del Espacio Exterior, que entró en vigor en 1967 prohíbe a cualquier país el dominio sobre cualquier cuerpo celeste, se prevé que una vez iniciada la explotación de recursos naturales en otros planetas, satélites naturales y asteroides, nadie lo respete.
El programa lunar chino tiene planeado poner hombres en la luna para el 2020, pero existen ya diversas iniciativas alrededor del mundo de robots que puedan iniciar labores de minería en la Luna.
¿Qué se puede encontrar en el suelo y subsuelo lunar? De acuerdo con un artículo de la BBC de marzo de este año titulado What if you could mine the Moon? (¿Qué tal si pudieras hacer minería en la Luna?). Entre los recursos a explotar se encuentran; las tierras raras que se utilizan en muchos de los aparatos tecnológicos modernos. El agua congelada que puede descomponerse en Hidrogeno para el combustible de cohetes y Oxigeno para la subsistencia de los astronautas, el isotopo del Helio, Helio 3 que se cree puede ser una de las mejores alternativas en el futuro para generar energía y que supuestamente es muy abundante en nuestro satélite a diferencia de su distribución en nuestro planeta donde es tan raro que un kilo de este elemento cuesta alrededor de 16 millones de dólares, así como valiosos depósitos de Titanio, que tiene múltiples aplicaciones.
Mientras la NASA enfrenta el final de la era de los transbordadores espaciales, la falta de una política clara en cuanto a sus metas y objetivos, un problema de financiamiento dada la debilidad económica del gobierno americano y Rusia acaba de nombrar la semana pasada al nuevo director de su programa espacial, tras los recientes fracasos que ha tenido, incluyendo la explosión del cohete Protón-M que llevaba satélites de navegación en julio pasado, los chinos parecen estar muy claros en lo que esperan de su programa espacial y lo más importante parecen estar conscientes de que no tienen por el momento una competencia real.
Muy probablemente en los próximos diez años veremos la hegemonía china expandirse no sólo en nuestro planeta sino en el universo cercano y tal vez más allá. 

publicado en blureport.com.mx el 14 de Octubre de 2013
imagen: Imneuquen.com.ar