domingo, 23 de febrero de 2014

El cereal de los Rolling Stones.





A pesar de su apariencia, y de hacerse pasar por chicos malos, Kellogg’s uso a sus satánicas majestades para un comercial.
Armando Enríquez Vázquez.

Cuando un músico participa en un comercial por lo general lo hace en persona para atraer la atención sobre una marca y darle un valor o posicionarla en un sector de la población. Si no aparece en persona entonces, lo hace a través de alguna de sus más conocidas creaciones promocionando algún producto: David Bowie para Pepsi, Louis Vuitton, Lou Reed para las motonetas de Honda o Bob Dylan para Victoria’s Secret, Ipod o Google. Es mucho más extraño encontrar un grupo que haya escrito un jingle para un comercial.
Nadie puede dudar de la importancia y la influencia de los Rolling Stones, no sólo en el mundo de la música, si no en la cultura y en la sociedad de finales del Siglo XX, y como muchos otros artistas importantes del siglo pasado, los Rolling Stones incursionaron en el mundo de la publicidad, pero lo hicieron creando un jingle para una marca específica.
Formada en 1962 la banda británica, haría algo en 1963 de lo que no está del todo orgullosa, de hecho en el contrato que generó esta acción se estipulaba que debía mantenerse en secreto, por lo que se dice ahora que ya no es ningún secreto. La agencia de publicidad JW Thompson contrató a sus futuras satánicas majestades para escribir la música de un comercial para el cereal Rice Krispies de Kellogg’s.  La letra del jingle fue creación de los creativos de la agencia, mientras que la música aparece firmada por Brian Jones, que en esos momentos todavía era el líder de la banda. Al parecer esto molestó a los otros miembros de la banda que habían acordado que todo trabajo del grupo debía hacerse en colectivo. Por este simple hecho las regalías las cobró Jones y ningún otro integrante de la banda. 


Rice Krispies fue creado por Will Keith Kellogg en 1927 y salió a la venta en los Estados Unidos en 1928.
El comercial se estrenó en 1964 y se transmitió únicamente en Inglaterra. Los Rolling Stones no han vuelto a participar en la creación de ningún otro comercial. Wake up in the morning  es el nombre de jingle compuesto para el comercial. Si hay que decir algo a favor del comercial es que tiene un aire dinámico y una edición acorde a la época del nacimiento de la contracultura y de la música mucho más agresiva de los Rolling Stones, que otros grupos más comerciales de la época.
En la sexta temporada de Mad Men uno de los capítulos narra como Don Drapper acude al backstage de un concierto de los Rolling Stones en busca de contratarlos para grabar un jingle para los frijoles de la marca Heinz.
Tal vez como consuelo para los jóvenes y malosos Jagger, Jones, Richards, una mañana alguien en Londres llevó un tazón con Rice Krispies a la cama donde lo esperaba la mujer con la que había pasado la noche y logrado la satisfacción de ambos, para el escándalo de las anglicanas familias de bien.

publicado en thepoint.mx el 18 de Febrero de 2014
imagen: photagraphersgallery.com