miércoles, 2 de marzo de 2016

Derechos humanos, censura e impunidad.




Para la ombudsman de la CDMX (Marca Registrada) los derechos que valen son los de los infractores,como el patrón que se repite en un falaz discurso de igualdad. 

Armando Enríquez Vázquez

Cuando Perla Gómez titular de la Comisión de los Derechos Humanos del Distrito Federal habla de las violaciones de los derechos de aquellos ciudadanos abusivos y infractores de la ley que han sido grabados y expuestos por los funcionarios de la delegación Miguel Hidalgo y en especial por Arne aus den Ruthen, lo único que nos demuestra es que todo lo que los ciudadanos sospechamos de estos organismos es cierto, lo único que importa es cuidar y proteger a los delincuentes.
Las personas descubiertas por el City Manager de la delegación Miguel Hidalgo en flagrancia de delito o falta administrativa sienten que sus derechos son violados al ser exhibidos y la pregunta como en el caso de tanto criminal que han defendido las comisiones de derechos humanos de los estados o federal es: ¿Acaso ellos no están violando los derechos de miles de ciudadanos con sus actos? Ya sea contaminando u obstruyendo el libre tránsito.
Para la ombudsman de la CDMX (Marca Registrada) los derechos que valen son los de los infractores y tal vez por eso el primero que salió a defenderla fue el ex delgado de Miguel Hidalgo Víctor Hugo Romo, un verdadero pájaro de cuentas, sobre el que pesan muchas sospechas de una mala administración de la delegación y que se encuentra protegido por el fuero que le confiere el ser asambleísta por el PRD en nuestra CDMX (Marca Registrada).
Lo que queda claro también es que a la doctora Gómez la tecnología y la realidad de las redes sociales, así como la democracia real que estas han permitido se le atraviesan en la garganta como ha sucedido con todos aquellos políticos del todos los partidos que creen que vivimos en el siglo XX y la mayor tecnología son los teléfonos celulares. La mujer que se proclama la defensora número uno de los derechos humanos en la CDMX (Marca Registrada) es una ignorante de la diferencia entre estos y la censura que ella intenta establecer como uno de ellos.
Creo que personajes como la comisionada de derechos en la capital deben ser expuestos, como en su caso ha sucedido con otros políticos que han intentado censurar Internet, por su intromisión en asuntos que pretenden darnos una mejor sociedad, ¿Cuál es la intención de Perla Gómez que la ciudad sea un basurero, que la prepotencia de guaruras y guardias de seguridad sea parte de la cotidianidad? ¿Qué los actos de gobierno y de civismo sean violaciones de una torcida legalidad que habita en su aún más torcida mente legaloide?
A nivel nacional, mucho trabajo le ha costado Raúl González Pérez Ombudsman nacional deshacer de la nefasta imagen que sus predecesores; José Luis Soberanes y Raúl Plascencia dejaron de la CNDH, tanto Soberanes y en mayor grado Plascencia dirigieron una Comisión Nacional de los Derechos Humanos a modo del gobierno federal, sumisa ante el poder y las instituciones, y con la cual ambos políticos medraron en su propio interés. González Pérez ha sabido poner el dedo en la llaga que Tlataya significa para el ejército y el gobierno de Eruviel Ávila. Así como en el caso de Ayotzinapa y la verdad histórica que dio un procurador que impune se mueve por el país y una procuradora que ha olvidado que el estado mexicano es un estado laico, pero no en encubrir a su predecesor, cuestionando a Instituciones y gobiernos ante los que Plascencia solo alcanzaba a cuadrarse.
Garantizar los derechos humanos no se puede convertir en encubrir a violadores de la ley, la línea entre víctima e infractor puede ser muy delgada, como el de la defensa de los derechos humanos y la prepotencia para proteger la impunidad y somos los ciudadanos con nuestra única forma real de expresión; las redes sociales y el Internet los que debemos impedir que funcionarios sofistas como Perla Gómez intenten engañarnos y proteger a sus amigos o simplemente el sistema del que son parte y los ha llenado de comodidades y privilegios.

En la Ciudad de México y en todo el país estamos hartos de la impunidad, ese mal que nos empieza a identificar dentro del mundo, junto con la ignorancia y la corrupción. Perla Gómez debe sentirse orgullosa de contribuir a un México más impune.

publicado en blureport.com.mx el 26 de febrero de 2016