jueves, 31 de marzo de 2016

Barcos, trenes, aviones y una avispa.




Entre las marcas importantes e icónicas de la transportación personal en el mundo e Italia están la visión de la familia Piaggio y el genio de Corradino D’Ascanio.
Armando Enríquez Vázquez.
Rinaldo Piaggio nació en Génova el 15 de julio de 1864, a los veinte años fundó una empresa on su apellido que se dedicó en un principio a la fabricación de accesorios para la navegación, después se dedico a los ferrocarriles, los rieles, motores de ferrocarril y tranvías. Al inicio de la I Guerra Mundial, Rinaldo compró una antigua planta de aviones y desde 1915 Piaggio se dedicó a la fabricación de aeroplanos e hidroplanos con mucho éxito, muchos de los modelos de aeronave de Piaggio se fabricaban en madera.
Piaggio diseñó y fabricó el más grande bombardero italiano de la II Guerra Mundial el Piaggio P. 108 que tenía cuatro motores. Una verdadera fortaleza aérea capaz de competir con el Boeing B-7
A pesar del éxito de los aviones de Piaggio, su producto más emblemático habría de nacer en la posguerra italiana y no tiene nada que ver ni con aviones, ni altas velocidades, aunque su nombre sea la palabra avispa en italiano.
Rinaldo fue también político y un año antes de morir en 1936, logró ganar un escaño en el senado italiano.
A su muerte, sus hijos Armando y Enrico tomaron las riendas del negocio. La construcción de aeronaves y en especial del Piaggio P.108 hizo que las plantas de Piaggio se convirtieran en un objetivo obligado de las fuerzas aliadas. Al finalizar la II Guerra Mundial los hermanos se vieron en la necesidad de reconstruir sus plantas de producción. Enrico encargado de las plantas de Pontedera y Pisa, decidió dar un giro al negocio y cambiar las aeronaves por vehículos de transportación personal, que comenzaban a ser muy necesarios en la devastada y pobre Italia de la posguerra.
El equipo de Enrico Piaggio contaba con un ingeniero aeronáutico llamado Corradino D’Ascanio al que encargó el diseño del principal producto de la empresa un vehículo compacto capaz de transportar a una persona y que fuera lo suficientemente barato para ser atractivo a los deprimidos bolsillos de los italianos, que no solo se encontraban en crisis económica y social, si no que debían reconstruir su país tras la guerra.
D’Ascanio nació en 1891 en el pueblo de Popoli y desde la adolescencia demostró su interés por la aeronáutica. A los 15 años diseñó un planeador basándose en sus observaciones y mediciones de las alas de las aves y lo probó en las colinas de su pueblo, en 1915 se graduó del Politécnico de Turín como ingeniero industrial mecánico. A lo largo de la siguiente década D’Ascanio destacó como uno de los verdaderos talentos de la ingeniería aeronáutica italiana y en 1930 su diseño de helicóptero sobrevoló el aeropuerto de Littorio de Roma ante la presencia de Benito Mussolini.
En 1931 D’Ascanio entró a trabajar en Piaggio, la inversión de dinero que realizó infructuosamente en su helicóptero lo dejó en banca rota y el interés de la gente de Piaggio por contar con Corradino D’Ascanio lo llevó a la principal empresa aeronáutica en Italia.



Cuando Enrico Piaggio buscaba el mejor transporte de tipo popular el primer prototipo apodado Paparino (en italiano el nombre del pato Donald) por su extraño diseño no agradaba para nada a Enrico Piaggio, esta motoneta fue diseñada por los ingenieros Renzo Spolti y Vittorio Casini. Entonces Piaggio encargo a D’Ascanio encargarse del proyecto. El vehículo creado por Corradino presentaba muchas innovaciones, lo primero era integrar las dos ruedas de la motoneta en el mismo cuerpo, el motor al lado de la rueda trasera, D’Ascanio eliminó la cadena de transmisión y conectó de manera directa la rueda del vehículo, Una de las cosas más importantes del diseño del vehículo fue que se diseño pensando y alrededor de la figura humana que lo conduciría, por lo que el conductor podía subirse a el de forma sencilla, los estribos permitían poner los pies en una posición cómoda. El frente del vehículo protegía la ropa del conductor del polvo y de las salpicaduras de lodo. Toda la motoneta que diseñó D’Ascanio se había centrado alrededor del conductor y de crear lo que llamaríamos hoy la mejor experiencia de manejo para él. Cuando Enrico Piaggio vio el vehículo por primera vez, inmediatamente vino a su mente la imagen de una avispa, vespa en italiano y Vespa se le quedó como nombre. Cabe mencionar que Corradino D’Ascanio había manifestado años antes que las motocicletas y vehículos similares no le gustaban para nada. La historia, a pesar de muchos otros diseños e inventos, lo recuerda por la Vespa.
La Vespa fue presentada a los italianos el 24 de marzo de 1946. Enrico Piaggio prudujó ese primer año más de 2,400 motonetas y para 1948 la producción alcanzaba casi 20,000 unidades. En 1950 Vespa comenzó a producirse fuera de Italia, en Alemania. La Vespa s convirtió rápidamente en un icono de Italia, con la producción en diferentes países e incluso el uso de Vespa por parte de grandes actores de Hollywwod, se dice que John Wayne utilizaba una Vespa para trasladarse de un foro a otro dentro de los estudios de filmación, la demanda por la Vespa creció de una manera importante en 1953 había alcanzado ya medio millón de unidades vendidas y tres años después llegó al millón. La competencia dentro de la misma Italia surgió con una motoneta de diseño muy similar producida por Ferdinando Inocenti de Milán y que llevaban el nombre de Lambretta.
En 1964 los hermanos Piaggio finalmente separaron los negocios de la firma, Enrico compró su parte del negocio de Vespa a su hermano y Armando se quedó con la rama aeronáutica de Piaggio.
Un año después Enrico Piaggio murió.
Armando Piaggio tuvo también éxito con la parte de su empresa, bajo su dirección se diseñaron diferentes tipos de aeronaves como el Piaggio P.136 un aeroplano bimotor y anfibio que se produjo de 1948 a 1961 o el Piaggio P.150 diseñado para la fuerza aérea italiana.
Otro modelo creado por Piaggio fue el Piaggio P.180 Avanti, un aeroplano ejecutivo diseñado en 1986 y qué aun hoy se produce, cuya anécdota principal es que como la Scuderia Ferrari compró uno y estampo en él, su escudo con el caballino rampante, se convirtió en la primera aeronave en portar la insignia desde los tiempos en que el conde Francesco Baracca, as de la I Guerra Mundial lo portara en su avión y que años después, la madre del conde regalaría a Enzo Ferrari.

Corradino D’Ascanio impartió clases en la facultad de ingeniería de la Universidad de Pisa hasta 1961, año en el que también se retiró de Piaggio. Murió en 1981 en Pisa contaba con 90 años de edad.

publicado en thepoint.com.mx el 16 de marzo de 2016
imagenes vespa.com