jueves, 24 de abril de 2014

Preponderancia y prepotencia.





¿Por qué nos sorprende que nuestros políticos y empresarios sean como son? La mayoría si tuvieran ese poder serían iguales.

Armando Enríquez Vázquez

Cuatro eventos sucedidos en los primeros días de abril me han hecho recordar algo de lo que siempre he estado seguro: Los mexicanos tenemos lo que nos merecemos.
Nos quejamos y nos sorprendemos de la injusticia, la impunidad, la corrupción y el cinismo y sin embargo lo permitimos, lo disfrutamos y gran parte de los mexicanos se comportarían de la misma forma si tuvieran acceso al poder. Políticos y empresarios trabajan y piensan de la misma manera porque al fin y al cabo no dejan de ser mexicanos y forman parte de esa idiosincrasia de la que tanto nos quejamos y que por otro lado siempre estamos celebrando.
Por ejemplo, si no se puede ser monopolio de televisión abierta, Televisa no tiene empacho en demostrar su musculo en la televisión de paga y el gobierno, los legisladores, que raro,  y la constitución no sirven para nada. Televisa se burla de todos. Eliminando a su competencia de sus sistemas de pago, pero además tiene la preponderancia en el sector de paga de la televisión sin que el IFETEL o el congreso digan ni pío o se atrevan a cuestionar a una de las empresas que más daño ha hecho a México y a nuestra imagen en el extranjero.
El pasado primero de abril, y sin que al parecer le preocupe a ninguna de las autoridades en materia de telecomunicaciones, Televisa bajó la señal de TVC de Cablevisión y de SKY, así como de sus filiales en provincia, y lo hizo de la misma manera impune que lo ha hecho en más de una ocasión. Hay quienes dicen que los contenidos de TVC deportes comenzaban a ganar en algunos casos audiencias mayores a la de las marionetas de TDN.  Senadores, diputados y gente del IFETEL están más preocupados por aprobar la iniciativa que el presidente envío y que favorece al consorcio de televisión, que por vigilar los espacios que pertenecen a los mexicanos, a la nación y no a Televisa. Como acto último de cinismo por parte de la empresa televisora, su vicepresidente jurídico Luis Mancera Arrigunaga, con índice flamígero y lágrima de telenovela acusó en el pleno del senado a TELMEX de habernos visto la cara por años. La verdad es que sí Televisa ha creado fortunas de vender aire, en el mejor de los casos, y de exportar la peor basura en materia de contenidos, sin preocuparse por un mejor México, entonces no tiene ningún valor moral para atacar a otra empresa, que al menos se ha preocupado por crear la infraestructura para conectar al país por teléfono, y claro señor Mancers Arrigunaga que es un negocio y por lo tanto tiene que haber ganancias, pero la familia Azcárraga desde el patriarca Vidaurreta hasta el nieto no han hecho más que chuparle la sangre a México y al PRI que pareciera ser soldado de los Azcárraga y al revés como alguna vez se declaró Emilio Azcarraga Milmo. En los últimos quince años, gracias a la inversión en infraestructura que ha hecho TELMEX México es un país mejor comunicado. Pero más allá de eso debe quedar claro que; tanto Televisa como  TELMEX son empresas y los dos harán lo posible por optimizar sus operaciones y obtener las mejores ganancias, la diferencia es que una está dispuesto a arriesgar y a invertir, mientras que la otra pretende que todo se lo otorgué el gobierno. A Televisa hoy en día lo que menos le interesa es la televisión y mucho menos las audiencia, lo que le importa es cómo, con ayuda del gobierno puede hincarle el diente a la telefonía y demás tecnologías sin invertir un peso y aprovechándose de la inversión de otros.
En ese sentido, y en un grado menor, en apariencia, en estos días, también apareció un hombre llamado Javier Talán que al parecer engañó y se aprovechó de los principales video blogueros de nuestro país. Aunque como sucede en el caso de Gabriel Montiel, mejor conocido como el Werevertumorrow, él mismo reconoce haber cometido el error de firmar un contrato sin haberlo leído, y entonces ni cómo ayudarlo. Pero más allá del problema judicial, este es el típico caso de un empresario voraz que no sólo quiere ser dueño del talento de otros, en el caso de Talan, los contenidos de los video blogueros en el caso de Televisa la infraestructura que le costó a otro empresario.
Pero el comportamiento del sector privado es sólo un reflejo de lo que pasa en el sector público, porque el regreso del PRI al gobierno de la República no sólo ha demostrado ese afán para censurar y callar a las voces de los mexicanos, implementando leyes en contra de las manifestaciones, en especial a aquellas que critiquen y cuestionen  a la autoridad priísta, como las que están por aprobarse en Quintana Roo y Veracruz, o peor aún, la forma en que en la iniciativa presidencial para la leyes secundarias de telecomunicaciones acomete el tema de Internet. Un verdadero retroceso para la libertad de expresión, pero esto se explica si vemos como en los últimos días tras el reportaje del equipo de Carmen Aristegui en MVS quedó claro que lo más asqueroso del PRI sigue en pie y es celebrado por los priístas al exponer a Cuauhtémoc Gutiérrez, ex presidente del PRI en el DF, su red de satisfacción personal, que podría implicar prostitución y trata de personas, que se pagaba con el erario público y cuya principal operadora cobraba dentro del PRI en varios puestos incluido uno dentro del Instituto Electoral de Distrito Federal. 
Ese el mismo PRI hace unos años se hizo de la vista gorda y se atrevió a defender a un personaje como Mario “El gober precioso” Marín. El mismo PRI que ignoró a finales de los años ochenta la actuación de los guaruras de el entonces subprocurador y años más tarde Procurador General de República Javier Trejo Coello, que aterrorizaron a las mujeres del sur del Distrito Federal cometiendo una serie de violaciones.
Pero lo más patético del PRI es lo que creo son sus intenciones por ocultar lo podrido del escenario del PRI en el DF., al decidir aceptar que algunos de sus miembros están aliados con el narcotráfico, al menos, en Michoacán, al detener al ex gobernador interino, al que las auto defensas no se cansaron de señalar como parte de los delincuentes en el estado. Sí el PRI aceptó y comenzó a detener a integrantes de su partido por asociarse con los delincuentes michoacanos, para tapar el ojo de lo que sucede en el DF. ¿Qué tan sucio es lo que está ocurriendo en la capital de la nación? Luego salió un personaje, mezcla de “patiño” y de acusador de Nombre Armando Barajas a declarar una serie de incoherencias y galimatías dignas de Luis Echeverría, que lejos de defender al PRI DF, lo ridiculizaron más. Pero debería alguien investigar a todos los priístas del DF que pueden estar involucrados en algo que es tan indignante como el caso del sacerdote Marcial Maciel.
Pero a los mexicanos esto poco nos importa, poco nos cuestionamos y estamos listos para lo que los esbirros de Televisa nos entretengan y cuenten sus burdos chistes que ni el werevertumorrow contaría durante el mundial de futbol. Es más fácil burlarnos y demeritar el trabajo de un mexicano que tiene más mil millones de visitas en sus videos, ya quisieran cualquier  personaje de televisa tener un rating así.  Mejor rezamos al creador  para que “nos ponga donde hay”, y ojalá sea un puesto en el PRI donde no sólo “haiga” sino que se pueda usar y abusar de todos con la prepotencia tan características de los políticos, aunque la prepotencia no es privativa del PRI, durante los últimos doce años sufrimos la prepotencia de un par de presidentes panistas y en la Ciudad de México sufrimos la prepotencia sin parangón de Andrés Manuel López Obrador y Marcelo Ebrard y de las corruptelas de esa mujer que sin asco se pasó al PRI para poder obtener un puesto en el gobierno federal Rosario Robles.
Pero si no conseguimos estar donde hay, sólo nos queda quejarnos y llorar como personajes de un bodrio de esos que son tan característicos de Televisa.

Publicado en blureport.com.mx el 9 de abril de 2014
imagen:profileasiapacific.com