lunes, 23 de noviembre de 2015

Motorola por los suelos.




Entre las campañas poco convencionales de diferentes marcas por llamar atención, la de los nuevos teléfonos de Motorola además de fea, ensucia la ciudad.
Armando Enríquez Vázquez
Al caminar por la Avenida de los Insurgentes Sur, entre Félix Cuevas y Río Churubusco, no puede dejar de llamar la atención que cada cierto número de metros un horrible grafiti blanco aparece en los ya de por si dañados adoquines de la acera.
Durante la madrugada del pasado fin de semana con una simple plantilla, de cartón quiero imaginar, en una mano y un bote de pintura en aerosol blanca en la otra, una cuadrilla llevó a cabo una pinta en la que podemos leer que el celular de Salvador Mayorga se quebró en ese sitio. Acto seguido se nos propone adquirir el nuevo equipo de Motorola Moto X forge. Que resiste cualquier caída.
Lo malo es que lejos de ser creativa y llamativa, esta publicidad es fea, ensucia y a la mayoría de la gente no le parece más que uno más de los millones de elementos que contribuyen a deteriorar el paisaje urbano de nuestra ciudad.
Por otro lado, la existencia de una sola plantilla que se repite a lo largo de la banqueta lo primero que nos hace pensar es que el celular del tal Salvador tenía una gran característica física que le permitió rebotar a lo largo de más de cien metros mientras se iba despedazando en cada rebote. Otra cosa que se me ocurrió a primera vista con el primer párrafo de la frase publicitaria de este grafiti, era que algún chip, si no que el mismo teléfono se le había perdido en el lugar al desventurado Mayorga y ofrecía una recompensa por él, así de burda me parece la pinta. Lo torpe de la ejecución de lo que pretende ser publicidad, resta fuerza al mensaje, que lejos de ser recordable, resulta intrascendente hasta como humor involuntario. Los creativos y la agencia que haya diseñado este fallido gimmick. Cuando comparamos otras campañas donde se utilizan imágenes impresas que se pegan al suelo, lo de Motorola parece un ejercicio surgido de la falta de dinero o de recursos creativos, lo peor es que muy seguramente sea ambos.
Motorola logró crear una frase tan memorable como Hello Moto, en general su publicidad es limpia, sencilla y directa, por eso este burdo intento por llamar la atención de los transeúntes de la Ciudad de México me parece que va más en contra de la marca que a su favor. Los comerciales de televisión de Motorola X: Design by you. Assembled in the USA. Distan un mundo de la burda plantilla y pintura blanca sobre una banqueta de nuestra Ciudad.

Quién haya vendido la idea de una planilla tan burda como parte de un producto de innovación, desconoce la fuerza de la marca, su identidad y el tipo de consumidor que tiene la marca.

publicado en thepoint.com.mx el  17 de noviembre de 2015