miércoles, 22 de enero de 2014

Vasallos malagradecidos.






Nuestros diputados no conocen la vergüenza, pero son maestros del cinismo. Los partidos políticos y la mayoría de las dependencias del gobierno tampoco lo hacen mal con las campañas publicitarias que han elaborado para sus súbditos.

Armando Enríquez Vázquez

En esas raras ocasiones en que enciendo el televisor para ver la televisión abierta me encuentro con imágenes y mensajes que me enfurecen, más aún que la insultante propuesta que los programadores y dueños de las estaciones de televisión abierta de nuestro país osan poner a nuestra vista. Me refiero a los spots que se valen de esa cosa que se llama spots oficiales. Esos spots que cuestan un dineral a los ciudadanos y con los cuales tanto los encargados de las áreas de comunicación social de partidos políticos, organismos del gobierno y secretarias federales y sus pseudópublicistas se burlan de nosotros con mensajes para retrasados mentales. No quiero decir que alguna vez hayan sido extraordinariamente buenos, pero al menos recuerdo que durante el sexenio pasado la campaña de la Secretaria de la Defensa Nacional era muy digna para la imagen del ejército nacional y claro hay excepciones, como aquellos de la SCT hace ya varios sexenios del cinturón de seguridad y las inolvidables amenazas de SHCP con “Lolita” y “Dolores”.
Sin embargo creo que este sexenio las campañas publicitarias del gobierno nos dejan muy claro una cosa: regresó el populismo y la propaganda sustituyendo a la información. El PRI de los peores años está aquí y para ellos la ciudadanía no merece respeto alguno. Somos los súbditos y debemos estar agradecidos por los esfuerzos que hacen para educarnos, darnos de comer y tratar de tener el país limpio y presentable. Pero no se hable de problemas porque entonces no saben ni que decir, como lo demuestra la pésima campaña de información acerca de lo que pasa en Michoacán. En el extranjero se habla bien de las reformas estructurales y espero que sean realmente buenas, pero también se habla con miedo y de mala manera porque la violencia cede, Michoacán, Guerrero, Tamaulipas, entre otras son entidades a las que constantemente gobiernos extranjeros hacen mención pidiendo a sus ciudadanos no viajar.
Pero volviendo al desperdicio de recursos que se hace en publicidad. Probablemente el comercial más repugnante e indígnate que está al aire no es del gobierno federal, si no de la cámara de diputados.
Ese comercial donde unos niños desde lo que pretende ser la tribuna de la cámara dan gracias a los diputados por hacer su trabajo. Entonces caemos en una de las más terribles falacias, de acuerdo con los diputados la obra y decisiones del gobierno federal para administrar y gestionar el país son obra y gracia de 500 desvergonzados, que ni trabajan y que sólo saben mover el rabo ante las ordenes del poder ejecutivo, aunque parezca que algunos quieren ponerse en desacuerdo, todos sabemos que es parte del guión. Pero según estos quinientos prepotentes políticos los mexicanos debemos serviles como  peones, cree el león que todos son de su condición, dice el dicho, agradecer a sus señorías por hacer mal un trabajo para el cual los contratamos, o no es eso al final de cuentas el voto. Pero para ellos nosotros somos esos infantes con un alma poco desarrollada, como los indígenas para los españoles, y sólo ellos saben lo que es bueno para nosotros, por eso son tan cobardes que sesionan con NUESTRO CONGRESO resguardado por policías. Ellos no son superiores, ni diferentes, al contrario son nuestros empleados, desgraciadamente hacen su trabajo de la peor manera posible y no podemos despedirlos. Claro que si debemos ser claros y conscientes de la labor de la cámara de diputados y del Congreso de la Unión en general, entonces el comercial debería decir: Gracias a los diputados por hacer del resto de los mexicanos ciudadanos de segunda ya que no gozamos de fuero, ni tenemos las canonjías que ellos tienen. Gracias a los diputados por enseñarnos a los mexicanos que con sólo levantar el dedo sin saber realmente porque se puede torcer la Constitución de nuestro país a conveniencia de los interesados en turno. Gracias a los diputados porque hemos aprendido que el trabajo legislativo no responde a los intereses de un país harto de no crecer en más de 40 años. Gracias a los diputados por demostrarnos que el análisis y la reflexión de las decisiones debe ser nulo. Gracias por hacer de México uno de los países más corruptos del mundo. Gracias señores diputados.
Y entonces también debemos incluir en nuestro agradecimiento a los panistas ávidos de un reconocimiento especial, por librarnos del pago del IVa en rentas y colegiaturas. Gracias al PAN por que mucha de la gente que tiene mascotas tendrá en algunos casos que deshacerse de ellas. Gracias a los diputados del PAN porque la inversión de ciertos grupos empresariales se puede venir abajo porque prefieren el impuesto al consumo a la educación por un lado o al fomento de la  inversión y del consumo. Y ni que decir de esa falsa izquierda que entre profetas, iluminados y herederos nos demuestra que en México la Izquierda en muchas ocasiones está más a la derecha.
Regresando a los spots. El que me parece de risa es el del PRI: DUN DUN es como hace su corazoncito dinosaurio cuando se escucha esa bonita frase que les sale del inconsciente: Queremos el poder… DUN DUN con todo el corazón.
Dice la Secretaría de Comunicaciones y Transportes: donde otros ven cemento nosotros vemos negocio, donde otros ven acero nosotros vemos transas. Ah…  no es así, pero bien podría serlo. O el otro muy tierno e ingenuo con un sofá vacío que empujan un grupo de niños, porque tya nos quitaron todo, perdón porque ya nos levantamos a mejorar nuestro país y en más de 11 estados, de acuerdo con informe de la CNDH, se levantaron del sillón para autodefenderse.
Pero los peores por parte del gobierno federal, son los de la cruzada vs el hambre basados en el capricho fascista y populista del gobierno. ¿Qué la secretaria de desarrollo social nunca escuchó el proverbio chino que dice: Dale un pescado a un hombre y le quitaras el hambre un día, enséñalo a pescar y se la quitaras para siempre? No creo que no.
En fin mientras sigamos sentados frente a los televisores viendo como pretenden burlarse de nosotros, porque no nos hacemos a la idea de hacer la verdadera lista de por qué debemos darles las gracias a esos que se sientan en sus curules, sin realmente darse cuenta de lo que representa estar sentado ahí y quienes son verdaderamente sus representados.

publicado en blureport.com.mx el 20 de enero de 2014
imagen: alt1040.com