sábado, 3 de diciembre de 2016

La escritora y la mostaza.



En sus inicios la escritora de novelas negras Dorothy L. Sayers participó en una de las campañas publicitarias más memorables en Inglaterra para una de las marcas más inglesas que existen.
Armando Enríquez Vázquez.
En una de las más memorables campañas de publicidad creadas en Inglaterra durante el siglo pasado participó esta mujer que con el tiempo habría de convertirse en una afamada escritora de novelas policiacas.
La campaña en cuestión involucra a uno de los productos más ingleses del mercado internacional; la mostaza Colman’s. Colman’s se fundó a principios del siglo XIX y tiene más de doscientos años de existir. Colman`s se comenzó a preparar en un molino de harinas por lo que una de las diferencias principales entre la mostaza inglesa y la francesa es que, la primera se vende seca y se le incorpora agua para obtener su sabor picante, mientras que la receta francesa es más cercana al origen de esta salsa y aunque muchas veces no incluye mosto en su elaboración los granos son humedecidos en vinagre antes de ser molidos.
La agencia de publicidad que se encargaba de la cuenta de Colman’s, había sido fundada en1893 por uno de los primeros publicistas ingleses Samuel Herbert Benson, la agencia tomaba las iniciales del dueño y llevó el nombre de S.H. Benson Ltd. La agencia tenía firmas tan británicas como Bovril, Guiness y por supuesto Colman’s.
En 1922 entró a trabajar a la agencia como copy una joven que quería a como diera lugar escribir novelas de misterio; Dorothy Leigh Sayers. Con el tiempo Sayers se convirtió en una de las más importantes y exitosas escritoras de novelas de crímenes en Inglaterra. En sus años en S.H. Benson, Sayers llevó a cabo campañas para Guiness y trabajó codo a codo con el famoso diseñador de la campaña del zoológico de la cerveza.
Dorothy L Sayers nació en Oxford el 13de junio de 1893, estudió en Godolphin School en el condado de Cambridge. En 1916 publicó su primer libro de poesía.
A Dorothy L. Sayers se le atribuye la frase: La publicidad paga. Una de las grandes campañas de publicidad que ejecutó la escritora, aun es recordada en Inglaterra, su objetivo promocionar la mostaza Colman’s, que aunque ya dominaba el mercado quería borrar a toda la competencia, a través de un club llamado El club de la Mostaza. Utilizando los colores amarillo y rojo de Colman’s la campaña inició con letreros en el transporte público de Londres preguntando a los londinenses si su padre se había inscrito ya al Club de la Mostaza. Acto seguido comenzaron a distribuirse cupones para inscribirse al Club, una vez inscrito el nuevo miembro recibía una placa que lo reconocía como tal y en los diarios comenzaron a aparecer historias y caricaturas acerca del Club.



El presidente del Club era un personaje ficticio llamado Baron de Beef y el club tenía reglas muy específicas como:
Todo miembro deberá en las ocasiones necesarias comer mostaza para mejorar su apetito y fortalecer la digestión.
Todo miembro cuando se encuentre físicamente exhausto o se vea amenazado por la gripe deberá tomar un baño de mostaza…
…Todo miembro que ordene un sándwich y descubra que no tiene mostaza deberá rechazarlo de inmediato…
También se comenzó a promocionar a los ficticios miembros que habían formado el club, personajes como Miss Di Gester, Master Mustard, Lord Bacon, Lady Hearthy, Signor Spaghetti, Lord Mutton y poco después se publicó un libro con las recetas especiales del club que, por supuesto todas contenían mostaza, las ilustraciones del libro fueron hechas por J. Gilroy y las recetas fueron elaboradas por una mujer de apellido Cottington que pertenecia a un instituto culinario de Norwich, ciudad que es el hogar de Colman’s.
Se filaron cortos para exhibirse en los cines mostrando al Baron de Beef llevando a cabo diferentes acciones como poniendo una primera piedra utilizando mostaza en lugar de cemento o llevando a cabo una competencia atlética cuyo premio era un gran tarro de mostaza Colman’s.
Se hicieron juegos de naipes, se publicaron libros con las aventuras de los miembros del Club, canciones y tarros de mostaza especiales. El Club fue un éxito y sobrevivió hasta 1933. Llegó a tener medio millón de miembros y Coleman’s se vio obligado a abrir una oficina con personal dedicado únicamente a contestar el correo y mandar las credenciales del club.
Con el tiempo Sayers abandonó la publicidad y se dedicó de lleno a la literatura, una de sus novelas de crímenes titulada Murder must Advertise, se basó en su vida en S.H. Benson Ltd.
Sayers murió el 17 de diciembre de 1957. S.H. Benson se asoció primero con Ogilvy y más tarde fue adquirida por la agencia norteamericana.
La campaña Colman’s continúa siendo referencia y una de las más emblemáticas que se han creado en Inglaterra.

publicado en thepoint.com.mx el 18 de noviembre de 2016
imagenes: Coleman's