jueves, 22 de diciembre de 2016

Las Panteras de Carolina el sueño de un hombre.




Un ex jugador de la NFL que llevó el futbol americano a su estado natal tras un trabajo de seis años de convencimiento y ser dueño de franquicias de comida.

Armando Enríquez Vázquez.

Jerry Richardson nació el 11 de julio de 1936 en Spring Hope en Carolina del Norte, egresado de una pequeña universidad llamada Wofford, Jerome Richardson fue seleccionado como la treceava elección de los Potros de Baltimore en 1959. Jugó dos temporadas con el equipo comandado por el legendario Johnny Unitas. Una vez que finalizó su carrera como jugador profesional de futbol americano Richardson se dedicó a los negocios y en específico a los restaurantes. Junto con un antiguo amigo de Wofford, estableció los primeros restaurantes de una franquicia de hamburguesas llamada Hardee’s en Spartanburg, Carolina del Sur. Durante los siguientes años Richardson, se convirtió en uno de los empresarios más importantes en Carolina del Sur en el área de alimentos.
En 1987, Jerry Richardson comenzó a negociar con la NFL una franquicia para el estado de Carolina del Norte, tras largos seis años de tira y afloja finalmente el 26 de octubre de 1993 le fue otorgada la franquicia número 29 de la NFL. Así, Jerry Jones se convirtió en el primer jugador de la NFL, desde George Halas dueño de los Osos de Chicago, en convertirse en dueño de un equipo.
El nombre del equipo fue idea del hijo de Jerry, Mark, quien además sugirió también los colores del uniforme manteniendo que el azul, negro y plateado eran consistentes con la idea de una pantera.
El equipo que representa hoy a las dos Carolinas quedó ubicado en la División Oeste de la Conferencia Nacional de la NFL junto con los 49ers de San Francisco, los Halcones de Atlanta, Los Carneros de San Luis y los Santos de Nueva Orleans. En la actualidad, las Panteras están ubicadas en la División Sur de la Conferencia Nacional junto con los Bucaneros de Tampa Bay, y sus viejos conocidos los Santos de Nueva Orleans y los Halcones de Atlanta.
El primer encuentro de temporada oficial en el que participaron las Panteras se llevó a cabo el 3 de septiembre de 1995 en la casa de los Halcones de Atlanta. Las Panteras con Dom Capers como entrenador y Kerry Collins como quarterback llevaron el partido a tiempos extra y finalmente perdieron por un marcador de 23 a 20. En esa misma temporada en la semana 10, las Panteras se convirtieron en el primer equipo debutante en ganarle al campeón de la NFL, al vencer a los 49ers de San Francisco por marcador de 13 a 7 en el legendario Candlestick Park. Durante la primera temporada las Panteras jugaron en el estadio de la Universidad de Clemson, porque su estadio no estaba terminado.



Esa primera temporada resultó una temporada perdedora para la nueva franquicia con un record de 7 ganados y 9 perdidos.
El primero de febrero de 2004, las Panteras llegaron a su primer Superbowl, ese día se enfrentaron a los Patriotas de Nueva Inglaterra en el Estadio Reliant en Houston. Los Patriotas ganaron 32 a 29. Doce años después en el Superbowl 50 las Panteras hicieron su segunda aparición en el juego por el campeonato de la NFL, en esta ocasión frente a los Broncos de Denver el 7 de febrero de 2016, en el Estadio Levi’s en Santa Clara y de nuevo perdieron esta vez por un marcador de 24 a 10.
A lo largo de su historia las Panteras sólo han retirado un número de sus jerseys, el 51 que identificó a Sam Mills, linebacker, quien sólo jugó dos años en la franquicia de 1995 a 1997, pero a partir de ese momento trabajó en el equipo como Asistente de la defensiva y entrenador de Linebackers hasta 2004, año en el que le fue diagnosticado cáncer que lo habría de terminar matando al año siguiente. Mills fue una pieza muy importante para la llegada de las Panteras a su primer Superbowl.
Entre los datos curiosos en la historia de las Panteras vale la pena mencionar que, durante la temporada de 1996 en un partido en contra de los Acereros de Pittsburgh, la botarga de la mascota de las panteras llamada Mr. Purr, saltó y tomó un balón en la zona de anotación que aún estaba vivo, lo que ocasionó que se decretara un touchback en contra de las Panteras.
A sus ochenta años de edad Jerry Richardson sigue siendo el dueño de las Panteras de Carolina y es uno de los dos dueños de equipos de la NFL que han sido los únicos dueños de su equipo, el otro es Robert Mc Nair dueño de los Texanos de Houston.

publicado en DeLaPizarraALaCancha en septiembre de 2016
imagenes football-office.blogspot.com
               nfl.com