miércoles, 15 de marzo de 2017

El Hombre que cortó el cristal como si fuera una joya.


En la antigua zona de Bohemia austro-húngara, hoy República Checa, una zona de bellos cristales, nació una tradición de elegancia que sobrevive hasta la fecha.

Armando Enríquez Vázquez

Bohemia, sin importar a que nación perteneciera tiene una tradición en la creación de cristales de alta calidad y espectaculares desde el siglo XII, aunque se sabe que la tradición había llegado a la zona con los celtas alrededor del siglo V. La primer gran fábrica de cristal a nivel mundial se fundó en la población de Cribská.
Para el siglo XIX el cristal que se producía en la zona. Entonces perteneciente al Imperio Austro-Húngaro un cristal de altísima calidad y muy apreciado en todo el mundo occidental, dentro de esta tradición de creadores de piezas de cristal, se encontraba la familia Swartz, que tenía un pequeño taller en el poblado de Georgenthal. El 24 de octubre de 1862 nació Daniel Swartz, a pesar que desde niño Daniel ayudó a su padre con el negocio del vidrio, con el tiempo y basado en el ejemplo de Werner von Siemens y de Thomas Edison y frente a la sorpresa que le produce una exposición de aparatos eléctricos en Viena, Daniel Swartz se dio a la tarea de crear una maquina cortadora de cristal que lo hiciera lucir como una joya por un lado y por otro que hiciera estas joyas accesibles a la mayoría de los consumidores. El lema de Swartz era crear un diamante para cada persona.
En 1891 se le otorga la patente por su invento; una máquina de corte capaz de hacer el corte más rápido y perfecto que el corte manual. En 1895 junto con un par de socios fundó la empresa que en un principio se llamó A. Kosman, Daniel Swartz & Co, con el tiempo esta empresa se convirtió en Swarovski. Los miembros de esta sociedad decidieron fundar la empresa no en Bohemia si no en el poblado de Wattens en los Alpes y el Tirol Austriaco.  El lugar fue escogido en base al potencial de crear plantas hidroeléctricas que alimentaran las instalaciones de la planta debido a la cantidad de ríos que bañan la zona, y para permanecer aislados de posibles competidores. Con el tiempo el apellido de Daniel cambio por el mismo nombre de la empresa Swarovski.



En 1908, los tres hijos de Daniel entraron al negocio fundado por su padre.
El primer logo de la empresa fue una flor de Edelweiss, una flor típica del Tirol austríaco haciendo de esta forma referencia al origen de la empresa, este logo se utilizó a finales del siglo XIX. En 1911 La empresa comenzó a fabricar su propio vidrio de óptima calidad con lo que terminó con las importaciones de vidrio de Bohemia. La llegada de la I Guerra Mundial obligó a la empresa a crear una nueva división dedicada a la fabricación de las herramientas y maquinaria de corte propia, la escasez de materia prima y de mano de obra fueron así compensadas por Swarovski. Al terminar la guerra Swarovski fundo Tyrolit dedicada únicamente a la demanda interna de la empresa de herramientas y maquinaria de corte y en 1952 la empresa salió al mercado siendo hasta la fecha una de las empresas líderes en el ramo y parte del grupo Swarovski.
La llegada de los alocados años 20, con el desenfreno después de la represión y contención causadas por la guerra, marcó excesos de todo tipo y los vestidos de las jóvenes comenzaron a intercalar entre sus hilos perlas y cristales, el corte de cabello mucho más corto creo la moda de bandas para sostenerlo y Swarovski una vez más patentó una banda hecha con cristales y un cinturón similar. La colaboración entre Swarovski y Coco Chanel es famosa y en 1932 Marlene Dietrich aparece en una película vistiendo un diseño lleno de cristales de Swarovski.
No solamente Daniel Swarovski se interesó por el lado fashion del vidrio, sus cristales y la forma de cortarlos tenían muchas otras aplicaciones en un mundo que cambiaba de manera vertiginosa y como hasta entonces no había visto la Humanidad, así creó una empresa llamada Swaraflex dedicada a la creación de elementos de vidrio y reflejantes para automóviles y hoy en día para reflejantes en la cinta asfáltica y demás aplicaciones que tengan que ver con el tráfico, Swaraflex, se estableció como una división aparte del grupo en 1950.
Antes de la llegada de la II Guerra Mundial, en 1935, Wilhelm Swarovski hijo de Daniel, diseñó un prototipo de binoculares, pero Swarovski Optiks no fue fundada hasta 1949, hoy es una de las empresas líderes en artículos de óptica de precisión como; miras telescópicas, binoculares, miras para armas de fuego.
En 1956, Swarovski presentó un nuevo cristal capaz de brillar en todos los tonos del arcoíris y al que llamo Efecto Aurora Borealis, en honor al fenómeno que se da en el Polo Norte. Inmediatamente los nuevos cristales de Swarovski tienen una gran demanda entre los diseñadores de ropa como Christian Dior.
La década de los sesenta marcó al grupo al crear dos nuevas divisiones; una dedicada a la creación de piedras preciosas como zafiros, amatistas y zirconios entre otras y la otra encargada de crear sistemas de iluminación, aunque la creación de cristales para candelabros y candelabros fue también uno de los negocios originales de la empresa, a partir de 1966 la iluminación se convirtió en un negocio independiente.
Es en 1976, cuando uno de los productos por los que se reconoce a la marca con mayor frecuencia es creado y esto es las figuras de cristal cortado que pululan por todo el mundo. El icono de las figuras de cristal es un pequeño ratón llamado Urmaus, curiosamente el ratón fue creado por diversión, cuando un empleado de la empresa pegando piezas deshecho de un candelabro creo al pequeño ratón. Se crearon entonces cientos de estas pequeñas figuras para obsequiar a los atletas participantes en los Juegos Olímpicos de Innsbruck de 1976. Innsbruck es una población muy cercana a Watten, desde su presentación las figuras de cristal se convirtieron en un éxito.



Daniel Swarovski murió el 23 de enero de 1956 a los 93 años de edad. A partir de 1989 el logo de Swarovski cambia por el del cisne que hoy todos conocemos, hasta ese año Swarovski utilizó dos logos uno el de la flor de edelweiss y un cubo formado por una C que en su interior tenía una S. significando Cristal Swarovski.
En 1995 para celebrar los 100 años de la fundación de Swarovski se inauguró una especie de parque temático del cristal llamado El mundo de Cristal de Swarovski a las afueras de Wattens. El parque fue diseñado por el artista André Heller, pero con los años se han sumado otros artistas para crear nuevos espacios, a lo largo de 22 años de existencia más de 23 millones de personas han visitado el KristallWelten de Swarovski.
Swarovski es sinónimo de moda, de calidad en artículos de cristal y en mucha medida esta se debe a que la fórmula de producción no sólo esta patentada desde tiempos de Daniel Swarovski, sino que esta permanece secreta para casi todos, algunos sospechan que la mezcla contiene algún grado de plomo y otros también dicen que el secreto se encuentra en el corte del cristal. Swarovski después de 120 años de existencia es aún un negocio familiar, manejado por la quinta generación de Swarovski, con sede en Wattens.

Publicado el27 de febrero de 2017 en thepoint.com.mx
Imagen: Swarovski.com