jueves, 29 de noviembre de 2012

Bonnie Parker una leyenda del crimen



Sólo tenía 24 años, el día que ella y su pareja romántica y en el crimen fueron acribillados en una emboscada que terminaría por convertirla en una de las mujeres emblemáticas de la época de la Gran Depresión en los Estados Unidos.
Armando Enríquez Vázquez
…Nadie los cree inteligentes, o que estén desesperados.
Sólo saben que la Ley siempre gana.
No es la primera vez que les disparan;
Y tienen claro que la muerte
Es el precio del pecado.
Algún día caerán juntos
Y serán enterrados brazo con brazo.
Para pocos será una pena.
Para la justicia será un alivio,
Pero para Bonnie y Clyde será la muerte.
The Trail’s End
Bonnie Parker
Bonnie Parker fue una buena estudiante, que amaba las letras y ganó premios de literatura, en oratoria así como en deletrear palabras, sin embargo, harta de su vida y de la escuela decidió abandonar la escuela y casarse unos días antes de cumplir los 16 años. Bonnie nació en 1910 en Rowena, Texas. Su padre trabajaba fabricando ladrillos, pero murió cuando Bonnie, que era la segunda hija de tres, tenía cuatro años. La madre entonces se mudó con sus hijos a la casa de sus padres en los suburbios Dallas, Texas. Y trabajó como costurera.
El esposo de Bonnie era un muchacho de su edad, juntos abandonaron la escuela. Su nombre era Roy Thornton. Para sobrevivir Roy se dedicó al robo y entre las ausencias de casa y su paso por diferentes penitenciarias los caminos de los esposos se fueron separando. Al parecer la última vez que se vieron fue en 1929. Bonnie trabajó entonces como mesera en un pequeño restaurante de Dallas.
En 1930 Bonnie conoció a Clyde Barrow en la casa de unos amigos en común, dicen que fue amor a primera vista, que ambos sintieron la gran atracción el uno por el otro. A las pocas semanas Clyde fue arrestado y condenado a pasar dos años en la cárcel. Un poco después de un mes de haber sido sentenciado Clyde escapó de la prisión con una pistola que Bonnie le proporcionó en una de sus visitas. Sin embargo, la felicidad de la pareja no duró mucho tiempo y a la semana de haber escapado Clyde fue reaprendido y esta vez condenado a 14 años de prisión en una granja prisión llamada Eastham. La vida en prisión resultó insoportable para Clyde y creyendo que si sufría un accidente la condena le sería reducida le pidió a otro reo que le cortara los dedos del pie con una hacha, aunque sólo perdió dos dedos, eso fue más que suficiente, no para su traslado a otra cárcel o para reducir su condena, sino para que Clyde fuera liberado bajo palabra. Pero a Clyde le gustaba la vida fácil así que una vez fuera de la cárcel y en cuanto su pie sanó, regresó a las andadas, asaltando bancos, pero sobretodo pequeños comercios. Clyde se volvió sanguinario y no tenía problema en matar tampoco. Durante los siguientes dos años la banda encabezada por los amantes, cometió crímenes en Texas, Nuevo México, Oklahoma, Luisiana y Missouri, siempre operando en zonas cercanas a las líneas que delimitaban el territorio entre los estados, pues en esa época ningún policía podía cruzar las fronteras estatales para perseguir criminales.  
En Abril de 1933 la pareja alcanzó la notoriedad de la cual después surgiría la leyenda y la idealización de los personajes, cuando tras una balacera, tuvieron que abandonar junto con algunos de sus cómplices, un escondite en el pueblo de Joplin, Missouri, la policía descubrió, entre otras cosas, rollos de película fotográfica sin revelar, qué cuando la policía reveló vio finalmente la verdadera cara de la pareja, La autoridad hizo públicos las fotografías, la gente comenzó a contar la leyenda de estos dos criminales. Las fotos muestran a la pareja besándose, a Bonnie con una metralleta en mano, con cigarrillos. Las fotos no sólo sirvieron para darle cara a los criminales, también funcionaron para que mucha gente los identificaran. A partir de ese momento el cerco comenzó a cerrarse en la banda de Clyde y la suerte empezó a terminarse para la pareja. En Junio de 1933, tuvieron un accidente automovilístico cuando sin darse cuenta Clyde se metió en un puente en reparación, él y un cómplice salieron ilesos del accidente, pero Bonnie quedó atrapada en el auto que comenzó a incendiarse, un par de campesinos que pasaban por el lugar la rescataron, pero Bonnie sufrió quemaduras en las piernas. Un mes después la banda se registró en un pequeño hotel campestre a las afueras de un pueblo llamado Platte City en Missouri, algunos de los visitantes reconocieron a Bonnie y a Clyde y llamaron a la policía. La banda escapó, tras una balacera y  algunos miembros de la banda heridos, fueron a refugiarse en el estado de Iowa en un parque llamado Dexfield Park, pero los habitantes locales los reconocieron una vez más y de nuevo una balacera. En esta ocasión sólo Bonnie, Clyde y otro de sus cómplices llamado W.D. Jones, lograron escapar y durante los siguientes meses sobrevivieron atracando pequeños comercios en una zona totalmente diferente a zona central del sur de los Estados Unidos donde acostumbraban operar. Durante esos meses cometieron sus asaltos y crímenes en la zona central del norte de los Estados Unidos. En Illinois, Wisconsin y Minnesota.
Bonnie Parker y Clyde Barrow eran muy unidos a sus familias y acostumbraban visitar a las madres de ambos, eso sin contar que hermanos y primos de Clyde formaban parte de la banda. A principios de 1934 Clyde planeó sacar de la prisión de Eastham a un amigo y cómplice, así que la banda regresó a Texas, la fuga fue un éxito y terminó con la muerte de uno de los guardias y la fuga de mucho más reos de lod que pretendía liberar la banda.
La policía capturó a uno de los antiguos cómplices de la pareja; W.D. Jones, quién les contó acerca de las visitas de los bandidos a sus familiares, así que el resto fue esperar. Sabían que en su camino iban a visitar al padre de uno de los reos liberado en Eastham. Así, que la mañana del 23 de Mayo de 1934, seis policías llegaron antes a la granja del padre y le confiscaron una camioneta que llevaron a la carretera, fingieron que la camioneta había sufrido un accidente y se metieron dentro de ella, al ver el carro de la pareja venir, los agentes saltaron a la carretera y comenzaron a disparar. La emboscada funcionó esta vez, Bonnie y Clyde murieron, más de 130 balas fueron encontradas en el automóvil.
Entre los policías que estuvieron en la emboscada, había uno de nombre Ted Hinton, que años antes había sido cartero y cliente regular del restaurante donde Bonnie había sido mesera. Años después al recordar la emboscada Hinton confesó, que cada uno de los seis policías que estuvo aquella mañana en el tiroteo llevaba consigo una escopeta, un rifle automático y pistolas, todos vaciaron las cargas de todo su armamento en el Ford de la pareja de criminales.
El carro con los cadáveres fue remolcado hasta Dallas donde miles de personas esperaban para ver los cuerpos de Bonnie y Clyde que permanecieron dentro del auto durante todo el trayecto. El poema se había vuelto realidad y a pesar de la última estrofa y por voluntad de cada una de las familias, los cuerpos no fueron enterrados juntos sino en dos cementerios, alejado uno del otro.
Roy Thornton, el esposo del cual Bonnie nunca se divorció, estaba cumpliendo una condena cuando Bonnie murió. Al enterarse de su muerte Roy declaró: Me da gusto que hayan muerto de esa manera. Es mucho mejor que ser capturados.
Al momento de su muerte Bonnie llevaba aun su anillo de matrimonio.
En lápida de Clyde Barrow se puede leer una frase sin chiste: Se fue pero no será olvidado. El epitafio de Bonnie, como ella, como su vida, es más poético: Cómo las flores a las que el sol y el rocío hacen más dulces, así el mundo es más brillante por la vida de personas como tú.
Publicado en thepinkpoint.com.mx el 28 de noviembre de 2012
Foto: cnbc.com