martes, 27 de enero de 2015

Beatrix Potter, la vida con la naturaleza.



Desde 1902 muchos niños en el mundo han crecido con sus historias, pero su vida científica y como protectora de la campiña inglesa es poco conocida.
Armando Enríquez Vázquez.
Helen Beatrix Potter nació el 28 de julio de 1866 en Kensington, Inglaterra. Su familia era extremadamente rica. Beatrix recibió una educación particular a través de institutrices. Mucho de su tiempo Beatrix los pasaba en compañía de su hermano menor Bertram. No tenían amigos y la presencia de otros niños era muy rara en la casa de los Potter. De esa época Beatrix alguna vez dijo: Tenía muchos amigos ratones. Una de las amistades que perduró a lo largo de la vida de Potter, la hizo con una de sus institutrices de nombre Annie Moore.
Los hermanos Potter eran entusiastas de estudiar la naturaleza y recolectar todo tipo de animales, en su enorme casa, tenían insectos, ranas, erizos, ratones, un murciélago, una tortuga, una serpiente, un canario, un pato entre muchos otros. Por supuesto, los Potter tenían conejos, entre ellos los dos favoritos de Beatrix: Benjamin H. Bouncer y Peter.
Las institutrices no fueron suficiente para apaciguar la curiosidad de Beatrix, que con el tiempo se convirtió en una extraordinaria dibujante, científica y escritora de manera autodidacta.
Mi educación fue subestimada, gracias a Dios. Aseveró en alguna ocasión.
 A los catorce años comenzó a escribir un diario en clave que fue descifrado y publicado después de su muerte, y en el que más que hablar de ella, anotaba sus impresiones acerca del mundo que la rodeaba.
La primera forma de combinar sus pasiones por la observación de la naturaleza y el dibujo, Ocurrió de manera natural, Beatrix dibujó y pintó en acuarelas todo aquello que le interesaba desde su infancia y más tarde en su adolescencia y juventud. Beatrix realizó dibujos sobre animales y plantas que observaba y  representaba hasta el último detalle con sus lápices y pinceles.



Su interés durante mucho tiempo centrado en los insectos cambió de pronto por los hongos. En esos días conoció a un micólogo escocés de nombre Charles McIntosh. McIntosh le enseñó más sobre los hongos, sobre taxonomía y le ayudó a que sus dibujos fueran más apegados a la realidad. Potter desarrolló tal interés por lo hongos y su forma de reproducción, que comenzó a estudiar sus esporas a través de un microscopio y a dibujar sus observaciones. De estas observaciones Potter desarrolló una nueva hipótesis sobre el tema, que compartió con familiares y botánicos que la descartaron de entrada dado que era mujer, eso sin contar que carecía de una educación formal como científica, Potter entonces decidió enviar su ensayo a Sociedad de Lineo, cosa que tuvo que hacer a través de un amigo debido al machismo de la época que impedía a una mujer presentar o leer artículos frente a esta comunidad científica. Finalmente también y por esas mismas razones la Sociedad descartó sus textos.
Beatrix Potter continuó dibujando y una empresa dedicada a tarjetas de felicitación le compró algunos dibujos, para sus tarjetas navideñas. Por esa época fue contratada también a para realizar algunas ilustraciones para cuentos clásicos. Potter continuó a lo largo de los años su amistad con Annie Moore, que se había casado y tenía hijos pequeños a los que Potter mandaba de vez en cuando cartas ilustradas.
En una de ellas y confesando al hijo de su amiga que no tenía nada que contarle, decidió inventar una historia sobre cuatro conejos. Fue así como nació la historia de Peter Rabbit y la primera vez que se contó. En 1901, Beatrix decidió publicar el cuento y buscó editores para la historia, como suele suceder fue rechazada por al menos seis editoriales. Uno de los principales argumentos de los editores era que las ilustraciones en blanco y negro no resultaban ya atractivas para los niños. Por parte de Potter estaba el argumento de que los editores querían utilizar un formato muy grande para el cuento.
Entonces Potter decidió hacer una edición de autor para familiares y amigos. Con todas las ilustraciones en blanco y negro para aquella primera edición del Cuento de Peter Rabbit, como Potter lo había concebido. Gracias a conocidos el libro fue presentado de nueva cuenta a los editores ingleses y en 1902 la historia con todos los dibujos a color fue editada por Frederick Warne & Co. En un formato que agradó a la escritora. El libro fue un éxito inmediato, gracias a las ilustraciones de Potter y a que el texto estaba lejos de ser didáctico o moralista.
A Peter Rabbit lo siguieron otras historias infantiles donde muchas de las mascotas y animales que habían rodeado la infancia y adolescencia de Beatrix Potter aparecieron. Entre ellos Benjamin H. Bouncer.



Entre 1902 y 1922, Beatrix Potter escribió 23 historias para niños. Pero además patentó el nombre de Peter Rabbit y todos sus personajes, lo que le permitió crear diferentes productos sobre todo con el personaje del conejo, desde calendarios y libros para iluminar hasta juegos de té y de mesa. La fortuna de Potter aumentó. En 1905 Beatrix anunció su idea de comprometerse con Norman Warne, su editor. Nunca llegaron a casarse. Warne murió muy poco tiempo después víctima de leucemia.
Potter, con las ganancias de sus libros, compró una propiedad en la campiña inglesa, misma que a lo largo de su vida fue expandiendo, decidida a conservar esa parte del ecosistema inglés. También se convirtió en una de las principales criadoras de ovejas de la región, aprendió el oficio y en sus terrenos crecieron miles de ovejas de la raza Herdwick, con algunas de ellas llegó a ganar premios. Poco antes de su muerte había sido electa como presidenta de la asociación de criadores de ovejas Herdwick, la primera mujer en obtener ese cargo. Sin embargo, no llegó a tomar posesión de él.
En 1913, Beatrix se casó con William Heelis. Beatrix Potter se dedicó a la preservación de campiña inglesa, murió el 22 de diciembre de 1943 tras una vida llena de éxitos y demostrando que en la vida uno puede dedicarse a lo que le guste y cambiar de gustos tantas veces como se quiera.
A pesar de haberse dedicado a la literatura infantil Potter no tuvo hijos. A su muerte heredó gran parte de sus propiedades al gobierno inglés, los derechos de Peter Rabbit y lo demás personajes de sus cuentos fueron heredados a la editora Frederick Warne &Co. Hoy propiedad de Penguin Books. Meses después murió su esposo y el resto de las propiedades fueron a parar al gobierno inglés.

Hoy gran parte de esos terrenos son un parque nacional, conocido como Lake Disctrict National Park. Los libros de Beatrix Potter aún se venden con gran éxito en muchos países de mundo y Peter Rabbit es uno de los personajes más queridos dentro de la literatura infantil inglesa.

publicado en mamaejecutiva.net el 19 de enero de 2015
imagenes: publicdomainreview.org
                standard,co.uk
                biographyonline.net