lunes, 26 de enero de 2015

Cuestiones electorales y otras corrupciones.




Arrancan las campañas electorales de 2015 entre faltas de propuestas y la corrupción habitual.

Armando Enríquez Vázquez.

¡A huevo!  Esa es la forma más creativa que encontraron los publicistas de Nueva Alianza para dar a entender a los electores que su partido es incluyente. Qué son cercanos a la gente. Es la forma contundente, sin gracia, ramplona con la que arranca este partido unas elecciones igual de ramplonas.
Tristemente, también, el INE se estrena como autoridad en materia electoral, ignorando por completo la Constitución y la equidad.
Mas tardó en llegar el 2015, año electoral que iba a demostrar la eficacia del INE (Instituto Nacional Electoral), que este en mostrar quien es su patrón. Ya en los primeros días del año otro instituto federal de reciente maquillaje, el IFT (Instituto Federal de Telecomunicaciones) había demostrado, también le pone ritmo al son con el que los consejeros bailan. Los institutos barnizados del Gobierno de Enrique Peña Nieto, son más corruptibles que nunca.
Cuando el presidente hizo campaña promoviendo sus reformas y ensalzando sus beneficios, cacareó la importancia de la competencia, de la independencia de los nuevos órganos propuestos, aboliendo la dependencia de los entonces IFE y COFETEL de los poderes de la nación. Lo que no se nos dijo es que sí bien iban a ser autónomos con respecto al gobierno no lo serían a poderes fácticos como Televisa.
Tanto el INE como el IFT han demostrado que en materia de democracia y competencia en México estamos dando un sinfín de pasos hacia atrás. Los consejeros de ambas instituciones han dejado ver el cobre de la idea democrática del gobierno actual, al fallar siempre a favor de la empresa de comunicación que durante décadas solo ha minado y actuado en contra de ese concepto que llamamos democracia.
El INE ha permitido sin pudor alguno la campaña orquestada desde las oficinas de los altos ejecutivos de Televisa, tal vez en contubernio con el PRI, de denostaciones en contra de otra de las fuerzas políticas del país. A diario Televisa utiliza sus espacios informativos para atacar hoy al PRD y seguramente conforme vayan avanzando los tiempos electorales harán lo mismo con otros partidos políticos, encubriendo siempre al PRI, al Verde y tal vez a Nueva Alianza. ¡A huevo!
El PRD no es ni con mucho un partido ejemplar, las mafias que actúan en el metro, la corrupción, la impunidad y el cinismo de estos señores de la supuesta izquierda, no lo hace diferente del PRI o del PAN.
Sí Televisa en su política editorial y acomodando políticamente a los legisladores de su bancada y a sus políticos decide atacar al PRD, sin obviar la incapacidad del PRI en el Estado de México o Michoacán entre otros muchos estados, está bien. Sí los intereses económicos de Emilio Azcárraga Jean pasan por el palacio de gobierno de Chiapas y no se habla de las corruptelas del Verde. Está en todo su derecho. Es su empresa y como otros medios defiende sus intereses económicos. Lo que está mal, lo podrido del asunto es que cuando un dirigente partidista, el que sea, en su momento Jesús Zambrano, o Carlos Navarrete en la actualidad, pide hacer uso de su derecho de réplica el supuesto guardián de la equidad, el INE, se haga de la vista gorda. ¡A huevo!
Lo que está peor es que cuando un partido político decide denunciar esta politica mostrando la imagen del vocero de los intereses de Televisa y del PRI, Joaquín López Doriga,  El INE salga en defensa del lector de noticias y de Televisa.
Por su parte el IFT que está al servicio de total de Televisa, sigue levantando multas en contra de TELMEX y Dish que favorecen a Televisa a quien se le permite seguir creando un monopolio cada día más grande en la televisión de paga. El IFT es un claro ejemplo de que a pesar de la reforma en telecomunicaciones, las cosas en el mundo de la televisión siguen igual y tanto el IFT, como la SCT siguen siendo títeres de Televisa. Porque la reforma y nueva ley en telecomunicaciones se aprobó en el Congreso de la Unión bajo las órdenes de Televisa y en contra de Telmex, porque lo único que se resalta en los spots de nuestra patética legislatura es que la larga distancia se cobra como llamada local y otras acciones que acotan a la empresa de telefonía. Incluso el PRI en sus spot de Inicio de la campaña al hacer referencia a las reformas sólo menciona el costo de Internet y de las llamadas de larga distancia, no habla de la competencia en televisión y mucho menos de la reforma energética, que se está convirtiendo en el más grande fracaso de este gobierno, y eso que tiene muchísimos. El PRI ha perdido hasta la retórica, parece que nunca antes gobernó al país. ¡A huevo! 
La ciudadanía está harta de los políticos, de los partidos políticos, de los legisladores, sin importar si son amarillos, rojos, verdes, azules, naranja o turquesa y quedan colores por escoger. La llamada democracia mexicana parece más canción de Parchís, que una oferta de propuestas e ideas que nos lleven a vivir mejor. La ciudadanía busca diferentes formas de acabar con este monopolio de la estulticia y la demagogia.
Hace unos días acompañe a un familiar a obtener su nueva credencial de elector. Claro, cuando a la mexicana se dejan las cosas para los últimos días, te enfrentas a largas filas y antesalas del infierno. Así que mientras esperábamos que avanzara la fila, me llamó la atención que frente a la entrada de la oficina del INE estaba un muchacho, no mayor de 25 años, bien vestido. Enfrente de él una mesita de plástico y un termo grande de lo que supongo era café. En un principio pensé que representaba a alguna empresa de seguros o Afore. Pero no,  tras un largo rato en que nadie se acercaba a él o a su mesita, tímidamente, el joven, se acercó a la fila y de una manera que revelaba que jamás se había dirigido a personas fuera de su círculo familiar o de amigos, vacilante y con una voz que demostraba mucho nerviosismo el joven iba pidiendo firmas para apoyar a un candidato independiente. Cuando llegó frente a mí para presentar a su candidato, decidí preguntarle por la postura ideológica de su candidato. Lo único que atinó a decir fue que el objetivo era devolverle el poder a la gente, quitando a los políticos tradicionales del poder. Supe que el joven y su candidato, eran amigos, recién egresados de la facultad de derecho y habitantes de la delegación en la que se encontraba la oficina del INE, llevaba con él los papeles del IEDF que le permitían buscar las firmas necesarias para hacer de su amigo un candidato independiente, así como las hojas para recabar las firmas también del IEDF. Obviamente nadie firmó nada. Del candidato ni una foto en la mesita. El joven amablemente me dio la dirección de Internet de su candidato. Los mexicanos estamos hartos de políticos y partidos. De financiarlos, junto con los Institutos, Comisiones y demás organismos que no actúan en favor de la ciudadanía, en favor del país. Desgraciadamente sin importar condición social la mayoría de los mexicanos no sabemos como enfrentar al Estado, la página del candidato es muy pobre en ideas y las mismas son lugares comunes de un cierto sector de la población capitalina. Faltan propuestas y coherencia. A pesar de lo ingenuo del esfuerzo de estos hombres jóvenes su esfuerzo es loable, cada día más mexicanos salen a decir; Estamos hartos e intentan de una manera legal de sacar a la oligarquía del poder.
Hay otras voces tanto de líderes sociales, como Javier Sicilia y el Padre Solalinde, que han convocado a boicot electoral total donde ni el voto nulo deba ser emitido, como forma de exhibir que no se está de acuerdo con la gama de políticos corruptos, que conforman a los jugadores, jueces y organizadores involucrados en las elecciones. Como empresarios, la COPARMEX, organismo empresarial, también ha llamado a un boicot electoral, aunque en su caso es más específico y pide no votar por los delegados “chapulines del DF”. Panistas, Priístas y Perredistas que sin oficio ni beneficio sólo saben ser parásitos de la democracia.
Una nuestras prerrogativas como ciudadanos al momento de votar es anular nuestro voto. Decir de manera clara que no estamos de acuerdo con la falta de propuestas de todos y cada uno de los partidos políticos y sus abanderados. Qué no estamos dispuestos a seguir con la farsa de que son las únicas opciones, ni a consentir una democracia donde lo único que les importa ganar a los partidos de los electores son fondos para sus partidos, amparados por una ley que ellos mismos redactaron, con la capacidad de legislar o gobernar. Hoy con el pretexto de evitar la infiltración del crimen organizado en la política es más difícil ser un candidato independiente que un desconocido partido político, y sin embargo nunca el gobierno ha estado más infiltrado a todos niveles e instancias que hoy. No, cuando desde la prepotencia y arrogancia se niegan a criticar y acusar a sus correligionarios. El PRI perdona los más graves casos de trata de personas y pederastia, el PRD se hace de la vista gorda frente a encubridores del crimen organizado y no sólo hablo de narcos porque eso lo hacen los tres principales, sino a las mafias de vagoneros y ambulantes. El PAN lleva años organizando fiestas privadas de toda índole con el dinero del Congreso de la Unión. De Morena ni hablar, porque nació el signo de la corrupción y todos conocemos la historia de algunos de sus miembros corruptos y violentos. El voto en blanco o anulado es igual de valioso que el emitido a favor de cualquier fuerza política y significa estamos hartos del cinismo, de la corrupción, de la violencia, de la falta de oportunidades y educación, de ser uno de los peores países para vivir y de los mejores para morir.

Llegaron las elecciones que como cada tres años prometen llevar dinero de los contribuyentes a publicistas mediocres avalados por dirigentes de partidos igualmente mediocres e ignorantes, que como tarados aplauden lo que creen ingeniosas ideas y no llegan ni humor involuntario. Una vez más estaremos en manos de lectores de noticias, de spots que parecen escritos por los directores de los libelos chismosos que llaman de espectáculos, y de los caprichos de los legisladores que postulen no los partidos políticos, si no lo poderes fácticos, como Televisa, para asegurarse que la democracia sea solo ese concepto que esconde a la dictadura perfecta. ¡A huevo!

publicado el 20 de enero de 2015