miércoles, 14 de enero de 2015

Un Champagne y el Art Nouveau.



Uno de los artistas emblemáticos del Art Nouveau también fue uno de los responsables en popularizar el arte de los carteles publicitarios.
Armando Enríquez Vázquez.
A finales del siglo XIX comenzaba a popularizarse una corriente artística que hoy conocemos como Art Nouveau y que de acuerdo con los críticos y coleccionistas que lo etiquetaron, tiene como característica el rechazar el academicismo imperante a lo largo de ese siglo y buscando inspirarse más en formas libres y naturales.
Uno de sus principales exponentes fue el artista checo Alfons Mucha. Mucha nació en Moravia en julio de 1860 y fue un prolífico artista dedicado no solo a la pintura, sino que incursionó en el diseño, en la ilustración y en el cartel publicitario, a finales del siglo XIX creó algunos carteles para promocionar Moët Chandon.
La firma dedicada a la producción de vinos espumosos que llevan el nombre de la región de Champagne en Francia donde son cultivadas y fermentadas las uvas, nació en 1743 cuando el comerciante de vinos Claude Moët decidió crear sus propios vinos y venderlos en Paris. En esa época en la corte de Luis XV se habían puesto de moda los vinos espumosos. En un principio la empresa se llamó Moët et Cie. Una de las primeras clientas asiduas de los vinos de Claude Moët fue Madame Pompadour quien lo popularizó entre la realeza. A partir de la mitad del siglo XVIII Moët estableció oficinas en  España, Alemania, Europa del Este y en las colonias británicas en América.
En 1792 Jean-Remy Moët, nieto de Claude, que estaba a cargo de la empresa compró los viñedos de la Abadía de Hautvillers, donde el famoso monje Dom Perignon desarrolló el proceso de doble fermentación que define al Champagne.
Un siglo después Moët era una bebida favorita de Napoleón y elegida por los principales reyes y príncipes de Europa, así como por los presidentes de Estados Unidos, pero además tenía un gran número de clientes en la alta burguesía y en todos los wannabe decimonónicos. Previamente en 1832 Jean-Remy cedió la dirección de la empresa a su hijo Víctor Moët y a su yerno Pierre Gabriel Chandon de Briailles, cambiando el nombre de la empresa a Moët et Chandon.
Mucha que se había trasladado a Paris, y de forma accidental había conocido a la actriz Sarah Bernhardt, se había convertido en el diseñador de los posters que anunciaban las obras en las que participaba la actriz, además de diseñar joyas exclusivas para la diva, fue contactado por Moët et Chandon para elaborar su publicidad.
En 1899 Alfons Mucha creó dos litografías para la marca Moët et Chandon, el primero para la Champagne Crémant Impérial y el otro para la variedad White Star de la marca. En ambos diseños aparece una mujer de cuerpo completo al más puro estilo de Mucha, emulado por miles de artistas en todo el mundo, amantes del Art Nouveau a lo largo del último siglo. Con su halo característico y en el caso de la segunda con flores, la muchacha lleva una canasta con uvas, mientras que en caso del cartel de la Crémant Impérial, la joven luce ostentosas joyas, una copa que también está engarzada con piedras preciosas. Dando la idea de la importancia de la marca.



Mucha que a lo largo de su vida diseñó diferentes carteles publicitarios para diferentes empresas como fábricas de galletas, otras marcas de bebidas alcohólicas, fábricas de jabón y cigarreras, entre otros. Incluso Mucha creó un cartel para la línea de comida infantil de Nestlé.
Alfons Mucha diseñó los billetes y primeros timbres postales para la República Checoeslovaca que instauró Mazaryk y una serie de cuadros de grandes prporciones dedicados a los temas del pueblo eslavo.
En 1939, cuando los Nazis invadieron Checoeslovaquia, Mucha fue uno de los primeros personajes en ser detenido e interrogado por los alemanes, con las sutilezas de los militares Mucha contrajo neumonía y a pesar de ser liberado, su salud mermó a partir de la detención. Mucha murió el 14 de julio de 1939 en Praga.
Mucha declaró en alguna ocasión:
"El Art Nouveau”, el "Modernismo" son un absurdo. El arte no puede ser nuevo, puesto que es eterno".
Moët & Chandon es la mayor productora del Champagne del mundo y anualmente comercializa más de veintiséis millones de botellas.



publicado en thepoint.com.mx el 7 de enero de 2015