jueves, 25 de junio de 2015

Educación llueva o truene.



Palabras, engaños y metáforas todo para hacernos creer que la reforma va.
Armando Enríquez Vázquez

Tras la jugada del gobierno federal a los maestros para librar de manera pacífica las elecciones, nos encontramos de nuevo frente a la misma roca. El grupo retrogrado de maestros de Oaxaca, Michoacán y Guerrero secuestró de nueva cuenta el futuro de los niños de esas entidades.
Dice el dicho popular que el culpable es quien ofrece el compadrazgo, sin duda en ese sentido el culpable es el gobierno federal que en aras controlar a los llamados grupos sindicales, sobornó de forma impúdica a lo largo de las últimas décadas a los líderes que hoy se resisten a perder sus canonjías. Claro la corrupción promovida desde las altas esferas de los diferentes gobiernos federales tenía como propósito principal ganar el voto corporativo del magisterio. El resultado los peores monstruos que es posible imaginar; personas sin escrúpulos aprovechándose de los más necesitados y negándoles a los niños y jóvenes su derecho constitucional a la educación.
Hoy no se puede permitir que los privilegios de los menos afecten los derechos de la población. Peor aún, que atenten directamente en contra del futuro de la nación, de su competitividad y de su liderazgo. Aunque escrito así resulte un lugar común a estas alturas.
Lo que es claro es que la gran mayoría de los maestros sin importar su pertenencia a la CNTE o al servil SNTE no están preparados para impartir clases en el mundo contemporáneo.
 Mientras el mundo se mueve a introducir las herramientas de las nuevas tecnologías en las aulas, en México desde Fox hasta Peña Nieto el tema de la tecnología ha funcionado únicamente como un reducto de corrupción, que poco o nada ha redundado en una mejor comprensión por parte de niños y jóvenes mexicanos de la tecnología y de las oportunidades que esta les abre.
Iniciativas como e-México, o el regalar tablets a los alumnos de ciertos grados académicos no son despreciables y más allá de los jugosos contratos que generaron a los proveedores de las herramientas, software y mantenimiento de los equipos, quiero creer que tenían y tienen un objetivo honesto y real. Sin embargo más allá de las buenas intenciones del gobierno, existen las resistencias al cambio de los maestros. De poco sirve que un niño tenga una tablet si aquel que se encuentra al mando del aula desconoce la herramienta y las posibilidades que abre tanto a los maestros para cumplir de mejor manera con su trabajo, como para los alumnos al acostumbrarse a la disciplina de investigar, corroborar datos y ponerse en contacto con otros niños y jóvenes del país y del mundo para compartir su experiencia educativa y de vida. Hoy en muchas partes del mundo Internet ha demostrado como puede impulsar e interesar al educado en el conocimiento. Se han creado sistemas como el de la educación a la inversa donde el niño estudia la lección en casa en la computadora y hace la tarea en la escuela con la supervisión y tutoría del maestro. Internet está lleno de casos de éxitos en diferentes países del mundo donde el uso e implementación de las nuevas tecnologías en la educación ha incrementado el interés y la participación de los educados en el proceso con la guía y liderazgo de los maestros. Tal vez en lugar de amenazar sin ton ni son, los líderes de la CNTE y en especial de la nociva y perniciosa sección 22 deberían documentarse y proponer.
 Desgraciadamente muchos maestros ven en la tecnología a un enemigo y no a un aliado en su labor.
La reforma educativa debe implicar una revolución, una que lleve al educado a un comportamiento de auto enseñanza, donde la ignorancia y prejuicios de los maestros queden rebasados gracias a las herramientas y tecnologías modernas que el Estado pone en las manos de niños y maestros.
Los maestros deben ser quienes instrumenten esta nueva etapa educativa en nuestro país y para ello deben tener los conocimientos para liderar la reforma, aceptando las reglas, proponiendo los cambios y ajustes que hagan de la reforma algo beneficioso. Es así como debe ser su participación. El rechazo a los cambios, o al menos el de las corruptas cúpulas sindicales que desinforman en lugar de informar, que buscan la confrontación con el gobierno y la sociedad debido a su propia ignorancia sobre el tema y el nulo interés que tienen a modificar sus corruptas estructuras sindicales.  Que desconocen el dialogo y anteponen la fuerza, que son incapaces de enseñar y que sólo saben vivir como rémoras sociales y del erario nunca ayudará a los cambios.
Llueva o truene, como declaró Emilio Chuayffet, los maestros deben ser evaluados y después capacitados. Los líderes sindicales encarcelados por comprometer el futuro de la nación, por jugar sin ningún tipo de escrúpulos a secuestrar la educación del país en aras de su patrimonio, porque los sueldos y prebendas que reciben los líderes de la CNTE y el SNTE nada tienen que ver con la realidad promedio de los maestros. Desde las manifestaciones de 2006 cuando la entonces APPO se enriqueció a costa de los miserables maestros de la CNTE, carne de cañón o mejor dicho de manifestación de estos mezquinos y ambiciosos líderes como lo fue en su momento Flavio Sosa hoy miembro del desprestigiado y poco confiable PT, la verdad es que este movimiento y sus líderes se reducen a corrupción, dádivas y la falta de voluntad de gobiernos priistas y panistas a comprometerse con el país en aras de no perder votos.

Como en el caso de los candidatos independientes, es hora de mostrar que no estamos de acuerdo y así como un dedicado grupo de padres oaxaqueños se ha enfrentado a estos cafres disfrazados de maestros en nombre de la educación de sus hijos, nosotros también desde nuestras trincheras debemos demostrar que no estamos de acuerdo con esa forma absurda en que el corporativismo mexicano continúe sacrificando al país para mantener el negocio de los grupos políticos en el poder.

publicado en blureport.com.mx el 18 de junio de 2015.
Imagen deathtoStock