miércoles, 24 de junio de 2015

El padre de las Salvavidas y de un importante poeta.



La solución contra el mal aliento y la baja venta de chocolates durante el verano se le ocurrió al padre de uno de los poetas más importantes de Estados Unidos.
Armando Enríquez Vázquez
En el centro de Estados Unidos, al final de siglo XIX se producía una importante cantidad de miel y azúcar producto de los arces de la región o como también se les conoce maples. La historia de la miel de arce y su extracción se remonta a los grupos indígenas y a través de ellos los colonizadores europeos conocieron el dorado y dulce líquido que vertimos sobre los hotcakes.
En una familia dedicada este negocio nació en noviembre de 1872 Clarence A. Crane. Se empleó en el negocio familiar y se casó con una mujer llamada Grace Edna Hart en 1898. Tras un breve cortejó de dos meses. El matrimonio que sufrió de problemas, discusiones y varias separaciones, los Crane se divorciaron finalmente en 1917, tuvo un hijo que nació un año después del casamiento y que estaba destinado a convertirse en un  importante poeta norteamericano; Hart Crane. En 1903 Crane decidió independizarse del negocio familiar, para crear el propio, dedicándose también a la miel de arce. Clarence aprendió muy bien, y demostró ser un excelente empresario porque para 1909 que vendió su empresa se había convertido en uno de los principales productores de miel de arce en el mundo. Pero vendió buscando iniciar un nuevo negocio por lo que fundo una chocolatera en 1911 a la que llamó Queen Victory Chocolate Company, en la ciudad de Cleveland.
A Crane no le costo mucho ver que las ventas del chocolate bajaban durante los meses de verano debido a que el producto se derretía y no había manera de mantenerlo con una consistencia adecuada, entonces decidió crear un producto alterno para compensar la baja en las ganancias.
Entonces compró una maquina con la que observó que los manufactureros de pastillas medicas elaboraban su producto, Crane decidió, dado que las cuestiones marinas estaban de moda. Hacer un hueco en el medio de la tableta, creando de esta manera un dulce que asemejaba a los salvavidas que se comenzaban a instrumentarse en los barcos. El nombre que le puso a su producto fue Pep-O-Mint Life Savers. Las pastillas se vendían solo en sabor menta y su presentación era en un tubo de cartón como las pastillas medicinales de la época. Crane ideó un slogan para sus dulces: For that Stormy Breath (Para ese aliento tormentoso) y la envoltura tenía a un marinero arrojando un salvavidas a una muchacha a punto de ahogarse en el mar.



Una leyenda urbana que circuló sobre las Salvavidas decía que el hoyo en el medio de la pastilla había sido ideado por Crane tras la muerte por asfixia que una hija de él había experimentado al atragantarse con un caramelo. Gracias a este pequeño agujero cualquiera que se atragantara con una Salvavidas podía continuar respirando. Aunque totalmente falsa la historia sirvió como publicidad para el caramelo.
En 1913, un empresario de nombre Edward John Noble se acercó a Crane para venderle la idea de un empaque de papel y aluminio para las mentas, en lugar de comprar la idea del empaque, Crane le vendió a Noble los derechos de las Salvavidas por dos mil novecientos dólares. 
Crane entonces emprendió una nueva aventura en la industria dulcera y en 1916 fundó, en Cleveland, Crane Chocolate Company que cinco años después ya tenía sucursales en Nueva York y Kansas City.
Clarence Crane murió el 6 de julio de 1931. Al año siguiente su hijo Hart Crane, poeta, que había llevado una vida tormentosa, se lanzó a las aguas del Golfo de México desde la cubierta del barco Orizaba para no volver a ser visto de nuevo.
El empaque con aluminio fue muy bien recibido por el consumidor y las ventas de Salvavidas aumentaron en los siguientes años. En 1918 un nuevo sabor de menta fue lanzado a la venta y se conoció como el Wint O Mints. En 1929 se lanzaron los primeros tres sabores frutales; limón. Lima y naranja, en 1935 aparece por primera vez el icónico empaque con cinco sabores frutales. Añadiendo cereza y piña a los tres sabores establecidos.
En 1938 apareció el sabor mantequilla-ron. Durante los años de la II Guerra Mundial Las Salvavidas eran otro de los dulces que los soldados norteamericanos podían encontrar en sus raciones alimenticias.
En 2004 la empresa pasó a formar parte de Wrigley`s y en 2012 el caramelo con el agujero cumplió sus primeros cien años de vida.

publicado en thepoint.com.mx el 15 de junio de 2008