viernes, 12 de junio de 2015

El poder fáctico de la televisión.



La hija de Ricardo Salinas, Ninfa, es senadora del Partido Verde. Claro que existen también senadores y diputados ligados a Televisa, comenzando por Javier Lozano del PAN.

Armando Enríquez Vázquez

El domingo mientras muchos ciudadanos acudían a las urnas para demostrar su hartazgo con los partidos tradicionales y sus dispendiosas campañas, mientras patéticas estrellitas de televisión y el jefe de los ratones verdes vendían sus tuits y su dignidad al Partido Verde. El dueño de Televisión Azteca tronó en contra de aquellos que denunciaban estos tuits y contra INE por tratar de acallar voces ciudadanas y concluyó con un que jodidos estamos.
El enojo del dueño de TV Azteca, no era porque la democracia se viera amenazada, porque el INE fuera incapaz por adaptarse a los nuevos medios, no. El enojo del dueño de medios fue porque la apuesta que viene haciendo desde hace años por el Partido Verde se topó con la realidad. El voto duro de los verdes fue el mismo de siempre. Lejos del PAN, PRD, Morena y cerca de Movimiento Ciudadano, que a diferencia de la rata disfrazada de tucán creció de manera importante.
La hija de Ricardo Salinas, Ninfa, es senadora del Partido Verde y la presencia del Azteca en la telebancada incluye a varios otros legisladores ligados a con la TV Azteca, claro que existen también senadores y diputados ligados a Televisa, comenzando por Javier Lozano del PAN y sus nexos familiares con la empresa, que como quedó demostrado en la creación de la ley de telecomunicaciones en 2014 son más importantes que el su obligación con la ciudadanía.
El estancamiento del Partido Verde es una derrota a los medios que le han regalado tiempos, como TV Azteca que lo privilegiaron en sus espacios de noticias. Demostrando que la ciudadanía ya no cree a pie juntillas en lo que aparece en las pantallas de televisión como sucedía hace décadas y más que no creemos que una serie de guapitas y patea pelotas sean líderes de la opinión ciudadana.
Jaime Rodríguez Calderón “El Bronco”, gobernador electo de Nuevo León, ha declarado en diferentes ocasiones que él no le dará un peso a las televisoras incluyendo Televisa y sobre todo a Multimedios, un grupo de comunicaciones neolonés que es dueño de Milenio y que se ha dedicado a funcionar como un Televisa regional en Nuevo León.
Hace seis años cuando Rodrigo Medina asumió la gubernatura de Nuevo León se desató una ola de narcobloqueos, asesinatos y narcomantas en Monterrey, los medios tenían orden de no difundir el contenido de estas últimas, porque en algunas se hacían claros los nexos del actual gobernador con grupos de crimen organizado que le reclamaban cumplir sus compromisos. Multimedios se encargó de limpiar la imagen del político y con ello ganó un coto de poder en el estado del Norte, así como una parte del presupuesto estatal. Por eso su molestia con las declaraciones del gobernador electo.
La propuesta del gobernador electo parece enfurecer a muchos de los miembros de los medios que se encargaron de descalificar al político a lo largo de su campaña en clara alianza con la perdedora Ivonne Álvarez que dejó junto con el gobernador Rodrigo Medina en ridículo al presidente y su partido en uno de los estados más importantes de la República. Ezra Shabot colaborador de el diario Milenio, no dejó de descalificar al Bronco en la mesa de análisis de Canal Once el domingo por la noche acusando, sin decir nombres, al grupo contrario a Multimedios y dueño de los diarios El Norte y Reforma como los impulsores de la candidatura de Jaime Rodríguez.
El golpe que los partidos políticos sufrieron en las pasadas elecciones, repercutió también en ciertos medios de comunicación, de ahí la molestia del dueño de TV Azteca, que desde lo oscurito y la legalidad encubierta que les dan los partidos políticos intenta controlar la regulación y ocultar los delitos que se cometen en los medios, siguiendo el ejemplo de Televisa quien hoy tiene un Procuradora General de la República, que se encargará de que nunca sepamos bien a bien lo de las camionetas de Televisa con droga en Nicaragua, entre otros delitos que se comenten al interior y al exterior de la empresa de televisión.
Algo que debemos aprender de las recientes elecciones es que no se necesitan las onerosas cantidades de dinero que se dice para hacer campañas exitosas, los triunfos del joven Kumamoto en Guadalajara, en Sinaloa de Manuel Clouthier, de Alfonso Martínez Alcázar en Morelia, lo dejan muy claro.
Las elecciones de 2015 nos demuestran que los mexicanos estamos listos para mandar a volar a los partidos políticos tradicionales y a sus candidatos que representan la continuación de la corrupción y los privilegios.
En estos días en el Canal Once había una cortinilla en la que con todo el cinismo oficial se hablaba de la democracia mexicana, como una democracia en formación. Lo que se demostró el domingo con los triunfos de independientes, con el nulo crecimiento de un partido promotor de la ilegalidad, es que nuestra democracia es madura, fuerte. Qué la ciudadanía sabe perfectamente diferenciar entre el voto nulo y del abstencionismo y así lo ejerció en muchas partes del país.

El arrollador e indiscutible triunfo de Jaime Rodríguez, demuestra que nos estamos jodidos como dice el dueño de TV Azteca, qué el jodido es él, que como hampón trató de promover desde sus señales de televisión a un partido político que no cree en la política, ni en las leyes y al cual miles de mexicanos aun esperamos que se le quite el registro por operar desde la ilegalidad.

publicado por blureport.com.mx el 8 de junio de 2015.