martes, 12 de enero de 2016

Fanny Mendelssohn la hermana talentosa de Félix.




La hermana mayor del famoso compositor Félix Mendelssohn era, a decir de muchos, más talentosa que él, pero durante más de un siglo su figura permaneció a la sombra de su hermano.
Armando Enríquez Vázquez.
En la Prusia del siglo XIX y para la comunidad judía los anhelos y aspiraciones de una mujer eran un mero un adorno que podía sumar interés a una mujer, pero jamás debía ser tan importante en su vida como para desviarla de su verdadero proposito. De esta forma pensaba el padre de Fanny Mendelssohn, el banquero y filántropo Abraham Mendelssohn.
Fanny Cecilia Mendelssohn nació el 14 de noviembre de 1805, en la ciudad de Hamburgo. Su familia de origen judío, tenía entre sus antepasados a hombres notables como su abuelo paterno Moisés Mendelssohn. Moisés fue un filósofo judío que lucho por los derechos civiles de su pueblo y por la integración de los judíos a la sociedad.  Fanny fue la mayor de cuatro hermanos.
Durante la infancia, Abraham, descubrió y aceptó el potencial talento musical tanto de su hija como de su hermano Félix, cuatro años menor que Fanny, y aprobó que ambos hermanos tomaran una exhaustiva educación musical. En un principio esta educación musical fue impartida por la madre de los hermanos Mendelsohn. En 1812, los Mendelssohn se mudarón a Berlín. En 1816, la familia pasó una temporada en Paris y Fanny comenzó a tomar clases con una afamada pianista francesa llamada Marie Bigot de Morogues. A su regreso a Berlín, Abraham buscó para sus hijos a los mejores tutores que la época podía ofrecer.
Entre ellos se encontraba un gran amigo de Goethe; Karl Friedrich Zelter, quién como maestro de armonía, contrapunto y composición de los jóvenes Mendelssohn, presumía al viejo poeta de las grandes cualidades de la joven, consideraba que la muchacha tenía un genio mayor que el de su hermano Félix. La curiosidad que las descripciones de los talentos de Fanny que hizo Zelter, llevó a un encuentro entre el genio alemán y los Mendelssohn. La impresión que causó Fanny en Goethe fue tal que lo llevó a componerle un poema. Goethe fue el autor favorito de Fanny a lo largo de su vida y algunas de las canciones que compuso se inspiraron en poemas del autor.
Fue en 1816, también, cuando Abraham decidió cambiar el apellido de la familia por el de Bartholdy, convertirse al luteranismo y de esta forma acceder a cierta normalidad dentro de una sociedad germana que comenzaba a mostrar los signos del antisemitismo que un siglo después llegaría a su momento más álgido con la campaña de exterminio judío encabezada por Adolf Hitler y el régimen Nazi. A pesar del cambio de apellido ambos hermanos utilizaron indistintamente ambos.
Fanny demostró desde su incipiente adolescencia el gran talento que tenía; a los 13 años hizo un arreglo para orquesta de uno de los oratorios de Haendel. Se aprendió de memoria los 24 preludios de Johan Sebastian Bach, y los interpretó como regalo para su padre el día su cumpleaños.
Cuando Fanny llegó a los quince años, su padre le hizo clara otra de las ideas claves para integrarse a la sociedad a la que quería pertenecer; La música en las mujeres no podía ser una profesión, ni una obsesión. Las mujeres estaban destinadas a servir al matrimonio, a cuidar y amar al hombre con el que se casaran y a educar a los hijos surgidos de esa unión, no había lugar para ellas en la música, más allá de los diferentes salones de la casa.
La educación musical continuó, pero el énfasis estaba puesto en el otro genio de la familia: Félix. A pesar de ello Fanny continúo componiendo pequeñas canciones sin letra para voces, conocidas como Lied ohne Worte, de las que Félix mismo compuso algunas, pero las cuales algunos historiadores de la música han dado la autoría del género a Fanny.
Fanny se casó en 1829, con un pintor de la corte prusiana de nombre Wilhelm Hensel, quién con una visión diferente a la de Abraham Mendelsson-Bartholdy, apoyó e incitó a Fanny a publicar su obra. La compositora renuente, debido a la negativa de su padre y después de su hermano a que lo hiciera, no publicó sino hasta 1837, cuando dio a conocer una de sus canciones. Pasaron nueve años antes de que nuevas composiciones de la música vieran la luz firmadas por su autora.
Félix aprovechando la situación y condición de Fanny firmó algunas de las composiciones de la música con su nombre, en alguna ocasión en la que fue invitado a tocar para la reina Victoria de Inglaterra, la monarca confesó al músico que le gustaba una pieza llamada La italiana y Félix no tuvo más que confesar que la había compuesto su hermana Fanny.
En Berlín, Fanny estableció un concierto dominical que cobró fama y al que concurrieron personas como Clara Schumman, Franz Liszt, Alexander von Humboldt, Paganini, entre otros, en estos conciertos, no sólo se tocaban obras de Fanny, sino de otros compositores clásicos y contemporáneos, lo que los hacía muy atractivos para los invitados de Fanny Hensel. Tras la muerte de su padre en 1835, Fanny tuvo que suspender los domingos de conciertos y cayó en depresión, en 1839 viajó a Italia donde volvió a llenarse de inspiración. Charles Gunod, que la conoció en esos años la pintó en sus memorias como una músico de talento incomparable, una mujer sagaz y gran pianista.
El 14 de mayo de 1847 mientras ensayaba un Oratorio compuesto por su hermano Fanny sufrió un derrame cerebral y murió. Tenía 41 años de edad. Meses después murió Félix. Durante muchas décadas la música de Fanny pasó desapercibida y en muchas ocasiones fue atribuida a su hermano. Hoy se sabe que compuso más de 400 obras que poco a poco comienzan a tocarse en las salas de concierto del mundo.

publicado en mamaejecutiva.net el 14 de diciembre de 2015
imagen es.wikipedia.org