lunes, 18 de enero de 2016

Una viuda con la que celebrar




Al recibir una año nuevo o celebrar una gran ocasión nuestras copas habrán de contener una legendaria bebida que dio a conocer a toda una región de Francia, que tuvo como origen a la más talentosa empresaria francesa del siglo XIX.
Armando Enríquez Vázquez.
La región de Champaña en Francia es famosa por sus vinos espumosos, a los cuales se les concedió la denominación de origen y de esta forma se diferencian de todos los demás vinos espumosos, aunque en el origen de ambos se encuentre una doble fermentación que les da la característica de la efervescencia. La Champaña, es además reconocida como una bebida muy especial, con la que se celebran y conmemoran fechas y acontecimientos especiales de acuerdo con ciertos lugares comunes que se le atribuyen. Una bebida que a diferencia de otros vinos espumosos de otras regiones del mundo habla de clase y categoría.
El 16 de diciembre de 1777 nació en Reims en Francia, Barbe-Nicole Ponsardin. Cinco años antes en 1772 su vecino y competidor de negocios de su padre; Philippe Clicquot había fundado una empresa dedicada la producción de vinos en la región. Tanto el señor Ponsardin como Philippe Clicquot eran empresarios dedicados a diversos negocios en la región, pero ambos tenían fuertes intereses en empresas textiles. Con el paso de los años y tras sortear el rigor de los extremismos que terminaban en la guillotina durante los años que siguieron a la Revolución Francesa, los dos empresarios supieron remar con la corriente y cambiar sus posturas políticas de realistas a jacobinos, salvando lo importante; sus diferentes empresas. Pero pensando como reyes, llegado el momento decidieron que la única manera de consolidar un imperio textil era casar al hijo único de Clicquot con Barbe-Nicole.
La boda se llevó a cabo en 1798, Francois Clicquot el novio, tenía diferentes intereses a los de su padre y en lugar de dedicarse sólo a los textiles y al vino que siempre fue visto como un negocio muy menor por el mismo Philippe, incursionó en la banca. A diferencia de su padre, Francois, decidió apostar en la producción de vino, pero una serie de malas decisiones llevó sus finanzas al borde la bancarrota. En 1805, con menos de siete años de casados, Francois enfermó de fiebre y murió. Hay quienes dicen que la humillación ante el fracaso económico llevó al joven al suicidio. Lo cierto es que Barbe-Nicole se encontró viuda a los 28 años de edad.
Muerto su hijo, Philippe anunció su decisión para cerrar el negocio vitivinícola. Nicole, pidió entonces a su suegro reconsiderar la decisión, asegurándole que ella estaba dispuesta a arriesgar su herencia en la empresa si él invertía en el negocio una cifra importante de dinero, se dice que el equivalente a un millón de dólares, a lo que Philippe accedió con una sola condición que Berbe-Nicole aprendiera el oficio, entonces la viuda contrato a un viejo experto en vinos llamado Alexandre Fourneaux y comenzó su aprendizaje. Pero en una primera oportunidad el negocio no prosperó. Barbe-Nicole pidió una segunda oportunidad a su suegro, quién volvió a aceptar las condiciones de su nuera.
En esta ocasión y aprovechando el final de la guerra de Napoleón en Rusia, La viuda tuvo una gran visión no sólo comercial, si no empresarial. Comenzó a mandar la mayor cantidad de las botellas de la producción a Ámsterdam, el mar Báltico se encontraba cuidado, pues el comercio con Rusia estaba prohibido, pero una vez terminada la guerra, La viuda de Clicquot pudo hacer llegar a la corte rusa en 1814, miles de botellas de su vino antes que cualquiera de sus competidores, que aún tenían su producción en Francia. Esto llevó al Zar Alejandro I a declarar a la champaña de la Viuda de Clicquot su bebida favorita y la única que él bebería, con lo que dio a la marca una gran promoción, ya que de pronto se volvió la favorita de la aristocracia rusa. Barbe-Nicole, viuda de Clicquot vió finalmente recompensados sus esfuerzos y comenzó a preocuparse por otros asuntos; como tener la cantidad suficiente de uvas para satisfacer la demanda por su vino y mejorar el producto.
Además de haber demostrado ser intrépida para los negocios, Barbe-Nicole viuda de Clicquot mejoró la calidad y método de producción de la bebida. Como ya comentamos la champaña es el resultado de un proceso de doble fermentación, que se logra al añadir azúcar al vino a la mitad del proceso normal de fermentación. Resultado de este proceso la bebida originalmente era un poco turbia y presentaba sedimentos de las levaduras en el fondo de la botella, Barbe-Nicole buscó la manera de obtener una bebida transparente. Por lo que con ayuda de Anton Muller, uno de sus empleados creó un sistema de cribas, primero a partir de mesas modificadas, más tarde con cribas especiales que mantienen la botella de champaña boca abajo en ángulo de 45 grados para que el sedimento quede en el cuello de la botella, se gira la botella de cada dos días y de esta manera se evita que los sedimentos se adhieran al vidrio de la botella. Finalmente se congela el cuello de la botella y se retira la levadura, que se ha ido juntando en la cercanía del corcho, entonces se añade un poco más de vino lo que lo hace a la champaña menos dulce, se cierra de manera inmediata la botella y listo. Gracias a este procedimiento la viuda de Clicquot logró eficientar el proceso de producción que anteriormente implicaba vaciar el contenido de la botella de fermentación a una nueva con la eventual pérdida de líquido y más importante de dióxido de carbono y por ende de burbujas. El proceso de la viuda de Clicquot logró asegurar una mejor calidad en el producto por la pérdida mínima de gas. Esto le dio por décadas una ventaja sobre todos sus competidores.



Parte de estas botellas llevadas a Rusia pertenecían a la mítica cosecha del cometa de 1811, la cual no sólo se hizo de la fama de ser una de las mejores cosechas de la historia, si no que fue la cosecha con la que el inició la fama de la casa Viuda de Clicquot-Ponsardin. Barbe-Nicole no sólo creó una industria familiar, fue la primera mujer y una de las únicas en ser la cabeza de una de las empresas dedicadas a la fabricación de champaña y ayudó a sentar muchas de las bases para regular y de esta forma asegurar que la elaboración de champaña se redujera a una zona de Francia.
Alguna vez le escribió a uno de sus nietos: El mundo se encuentra en movimiento continuo, nosotros somos responsables de inventar las cosas del mañana. Uno debe anticiparse a los otros, estar decidido y ser categórico, permitir que la inteligencia conduzca tu vida. Actúa con audacia.
Entre los símbolos de la marca se encuentran un ancla, símbolo cristiano de la esperanza y tenacidad que Philippe escogió para marcar los corchos de sus vinos y que la viuda decidió conservar, después se añadieron la estrella símbolo del cometa que se presentó en 1811 y representa también el despegue de la fama de la marca. Finalmente, la famosa etiqueta de color amarillo, comenzó a hacer su aparición en la década de 1860, cuando la marca comenzó a etiquetar sus botellas. En un principio la etiqueta de color amarillo se utilizó para marcar las botellas de champaña seca para el mercado inglés, pero comenzó a ser tan distintiva que 1877 se registró como trademark para todas las botellas de la marca. Además de incluir la firma de la famosa empresaria.
Barbe-Nicole viuda de Cliquot Ponsardin murió el 29 de julio de 1866 a los 88 años de edad.
En 1972., la empresa instituyó el premio Veuve Cliquot para empresarias. En 1987 la empresa pasó a formar parte del corporativo LVMH, que incluye marcas como Louis Vuitton, Hennesy y Möet Chandon.

En 2010, fue rescatado un naufragio de finales del siglo XVIII en el mar Báltico. Se comprobó que de las botellas de licor que se recuperaron intactas, 46 pertenecían a la marca Cliquot y en 2015 se declaró que aún eran aptas para el consumo humano lo que aumentó el prestigio de la marca.

publicado en thepoint.com.mx el 11 de enero de 2016
imagenes en. wikipedia.org
                 sparklingwine.wikia.com