viernes, 22 de enero de 2016

Doug Williams el primer quarterback negro en jugar como titular en el Superbowl.




El primer quarterback negro en llegar a un Superbowl, fue también el primero en ganarlo y ser nombrado el jugador más valioso del encuentro.
Armando Enríquez Vázquez.

A lo largo de las primeras décadas de su historia, los Pieles Rojas de Washington, se caracterizaron por las imposiciones de su dueño y fundador, así como su polémica personalidad. Entre una de esas características se encontraba su recalcitrante racismo. George Preston Marshall fue obligado en 1962, más de quince años después de que el primer jugador negro formara parte de la NFL, por el secretario del Interior del gobierno de Estados Unidos; Stewart Udall, quien amenazó a Marshall con revocarle el contrato de renta del estadio de Washington, casa de los Pieles Rojas, si no contrataba jugadores negros en el equipo. Marshall cedió y contrató como primera selección del equipo al corredor Ernie Davis de la universidad de Syracuse. Ese mismo equipo que durante décadas se distinguió por el racismo de su fundador y primer dueño, habría de ver en 1988 sus sueños de campeonato realizados gracias al primer quarterback negro en jugar un Superbowl como titular y también el primero en ganarlo. Su nombre Doug Williams.
Williams nació el 9 de agosto de 1955 en el pueblo de Zachary en Luisiana. Jugó en la Universidad Estatal de Grambling. En 1978, los Bucaneros de Tampa Bay seleccionaron a Williams como su primera selección bajo las recomendaciones de coordinador ofensivo Joe Gibbs, que sirvió como scout del equipo. Los Bucaneros eran en ese momento una de las dos nuevas franquicias en la NFL, habían empezado a jugar en 1976. Doug Williams fue durante sus años con los Bucaneros, el único quarterback negro titular en la NFL. De 1978 a 1982 Williams logró hacer de la peor franquicia en la historia de la NFL en su momento, con veintiséis juegos perdidos de manera consecutiva, un record que en 2008 les fue finalmente arrebatado por los Leones de Detroit, llegara en 1979 a los Play Off con un record de 10 ganados y seis perdidos. Lo mismo sucedió en 1981. Tras la temporada de 1982, donde una vez más Williams llevó a los Bucaneros a la post temporada, Doug renunció a los Bucaneros y a la NFL por no haber logrado mejoras en su situación contractual. La codicia y terquedad del dueño del equipo de Tampa, Hugh Culverhouse, quien se negó, a pesar de las protestas del entrenador John McKay y otros al interior del equipo, a hacer una oferta interesante al quarterback. La salida de Williams marcó la ausencia de los Bucaneros de los juegos de Play Off los siguientes catorce años.
Al no existir un equipo en la NFL interesado en Williams, Doug decidió jugar para la USFL, y el equipo de los Forajidos de Oklahoma lo contrató. Doug Williams jugó las temporadas de 1984 y 1985 con el equipo que en la última temporada de la Liga jugó en Arizona. En 1986, una vez que la aventura de la USFL concluyó, Williams intentó volver a la NFL. Joe Gibbs, era en ese entonces el entrenador de los Pieles Rojas de Washington y pidió a la gerencia del equipo contratar a Williams como quarterback sustituto para el equipo de la capital de Estados Unidos. Williams comenzó como el sustituto de Jay Schroeder. En 1987, Williams tuvo que reemplazar a Schroeder por una lesión, a pesar de únicamente jugar en menos de la mitad de los juegos de la temporada y no siempre con los mejores resultados, al parecer Williams tenía la capacidad de crear un mejor ambiente de trabajo al interior del equipo que Schroeder, por lo que fue designado por Gibbs para ser el titular de los Pieles Rojas para los Play Off.
La decisión probó ser la correcta y después de que los Pieles Rojas vencieran a los Vikingos de Minnesota en el juego de campeonato de la conferencia nacional por marcador de 17-10, se convirtieron en los contendientes de dicha conferencia para el Superbowl XXII que se efectuó el 31 de enero de 1988 en el estadio Jack Murphy de San Diego California. Los Pieles Rojas se enfrentaron a los Broncos de Denver.
Aquel día, Doug Williams lanzó 340 yardas y 4 pases de anotación, todos en el segundo cuarto, para una contundente victoria de los Pieles Rojas por marcador de 42 – 10. De esta manera los Pieles Rojas ganaron su segundo trofeo Vince Lombardi.
Williams fue nombrado el jugador más valioso del encuentro haciendo historia en la NFL en muchos sentidos; el primer quarterback negro titular en un Superbowl, cuatro pases de anotación en un solo cuarto, 340 yardas lanzadas y el primer MVP quarterback negro. Habrían de pasar veintiséis años antes de que un quarterback titular volviera a ser negro. En 2014, en el Superbowl XLVIII, Rusell Wilson comandando a los Halcones Marinos de Seattle se convirtió en el segundo.
Williams jugó hasta 1989 con los Pieles Rojas antes de retirarse del emparrillado. A lo largo de su carrera como quarterback Williams lanzó 100 pases de anotación y 16 998 yardas. Una vez terminada su carrera como jugador Doug Williams inició una carrera como entrenador. Primero en el circuito preparatoriano en 1997, pero al año siguiente fue contratado por su alma mater la Universidad estatal de Grambling. Trabajó en esta universidad como entrenador hasta 2002, fecha desde la cual Williams ha trabajado en la NFL en los equipos en los que jugó; Bucaneros de Tampa y Pieles Rojas de Washington.
Joe Gibbs manifestó al final de aquel Superbowl XXII: Doug terminó siendo el hombre correcto en el lugar correcto. Esta es la historia de un hombre que jugó de manera impresionante cuando llegó del colegial a la NFL, después jugó en la USFL, regresó para jugar como sustituto y vino desde atrás para ganar el MVP en el Superbowl. Es una de las grandes historias en la Historia de los deportes.


imagen: wildwestsports.com