sábado, 15 de octubre de 2016

Las bacterias que hacen bien y el japonés que las descubrió.




Minoru Shirota descubrió y fortaleció una bacteria que hoy envasada bebemos para mantener la flora intestinal sana, al mismo tiempo que inhibe el crecimiento de las bacterias patógenas.
Armando Enríquez Vázquez
Durante décadas en los refrigeradores de los supers, en las tiendas de autoservicio y hasta con una fuerza de venta que va de puerta en puerta o se deja ver en calles y tianguis de las ciudades mexicanas Yakult ha sido una bebida preferida por ciertos sectores de la población.
Durante muchos años sus instalaciones estuvieron en la colonia Narvarte, hoy sólo es el centro de distribución de la marca, pero este producto que lleva en el mercado mexicano casi cuarenta años, fue desarrollado en Japón por un microbiólogo interesado en la salud de sus compatriotas.
El doctor Minoru Shirota, nació en la provincia de Nagano el 23 de abril de 1899. Shirota estudió en la Universidad de Kyoto, donde comenzó a buscar soluciones que acabaran con la mortandad causada por enfermedades como la disentería, que a mediados de la década de los años veinte causaron estragos entre la población de Japón y en especial en los niños. Buscando una droga Minoru conoció los trabajos de Mechnikov acerca de los probióticos y observó a un lactobacilo de la especia casei el cual pasaba a través del estómago de las personas sin ser destruido por los jugos gástricos y que una vez en el intestino ayudaba a mantener una flora intestinal sana y capaz de acabar con otras bacterias patógenas que hacían daño a la salud de las personas.
Minoru Shirota aisló a la bacteria, la cual es conocida hoy como un probiótico y la modificó para hacerla aún más beneficial para la salud. De hecho, creó una variante de la misma que se conoce como Lactobacillus casei Shirota. En 1935 Minoru Shirota comenzó a comercializar una bebida que contenía el lactobacilo y a la que llamó Yakult. Tres años después la marca fue registrada.
Durante la II Guerra Mundial el doctor Shirota vendió su producto al precio más bajo posible, para contrarrestar la falta de comida en los niños de la población civil de Japón. La inversión de Japón se centraba en la construcción de barcos de guerra y no en la agricultura, por lo que la alimentación de los habitantes del archipiélago era muy deficiente. En 1941 la esposa de Shirota murió y pese a los esfuerzos del doctor por mantener el negocio a flote este desapareció frente a las necesidades industriales de la guerra y la derrota japonesa.



En la década de los cincuenta del siglo pasado, Minoru Shirota levantó el negocio y la marca, Yakult comenzó a venderse de nuevo.  A partir de 1955 se estableció la empresa, esta vez con sede en Tokio, donde también se estableció un laboratorio de investigación de Yakult.  Se creó un sistema de ventas de cambaceo y para 1964 la empresa comenzó sus operaciones fuera de Japón a través de una filial establecida en Taiwan.
Minoru Shirota murió el 10 de marzo de 1982. Al año siguiente la empresa llegó a nuestro país donde pronto se convirtió en una de las bebidas fermentadas de gran consumo. Hoy Yakult y los diferentes productos de la marca se venden en más de 30 países en el mundo.
La empresa mantiene la misma filosofía que creó Minoru Shirota en 1939 y que tiene tres puntos clave; Un tracto intestinal sano qué de una vida prolongada, una medicina preventiva y el mejor precio que se pueda ofrecer.
En 1968 ya en tiempos de bonanza, la empresa compró un equipo profesional de béisbol que se llamaba entonces los Atomos de Sankei, pues eran propiedad de un periódico llamado Sankei Shimbum y hoy se llama las Golodrinas Yakult de Tokio.  Bajo la administración de Yakult el equipo ha ganado 5 series de campeonato japonesas.

publicado el 3 de octubre de 2016 en thepoint.com.mx
imagen yakult.com