miércoles, 22 de febrero de 2017

The Fall el cierre brillante de una brillante serie de televisión.



The Fall no es una serie con gran presupuesto y mucho menos con grandes efectos, es una serie inteligente que se asoma al horror del ser humano. de una manera brutal pero no tan gráfica.

Armando Enríquez Vázquez

En 2013 se estrenó primero en Irlanda y después en Inglaterra una de las series más impactantes que se han escrito en estos últimos años: The Fall, conocida en algunos países de habla hispana como La Caza. Tres temporadas que narran la historia de un asesino serial en Belsfast, interpretado por Jamie Dornan. Paul Spector es un frio y despiadado asesino, además de un amoroso padre de familia que lleva sus dos vidas de la mejor manera hasta que la llegada a Belfast de una inteligente superintendente de policía, Stella Gibson, que se hace cargo de la investigación y búsqueda del asesino, aunada a la pérdida de su trabajo como consejero de personas que han intentado suicidarse, lo obligan a dejar de ser el cuidadoso psicópata que ha sido hasta entonces.
Stella Gibson es interpretada por Gillian Anderson, la agente Scully de Los Expedientes Secretos X, es un personaje alejado del policía clásico de las series norteamericanas Gibson a pesar de tener un rígido código personal de ética pero es obsesivamente seria y conforme avanza la serie va cobrando un odio desmedido por Spector. Gibson es bisexual y le gusta acostarse con sus compañeros de trabajo, su pasado deja ver una oscura relación con su jefe y una probable infancia donde fue violada por su padre, que la convierten en ese personaje implacable que considera que todo debe pagarse en este mundo.
El duelo establecido entre los dos actores a lo largo de las tres temporadas tanto en la trama por la inteligencia, la frialdad y la dureza de ambos personajes, como en el campo actoral con las capacidades de cada uno que hacen de la serie una verdadera joya de la televisión.
Creada y escrita por Allan Cubitt quien incluso dirigió algunos de los capítulos, The Fall es una de las series más provocadoras de la televisión contemporánea. Sus temporadas muy al estilo inglés son de cinco, seis y seis capítulos.
The Fall no es una serie con gran presupuesto y mucho menos con grandes efectos, no es, tampoco, una serie de persecuciones de autos, ni de balazos a diestra y siniestra, es una serie reflexiva, de silencios y tomas largas, de largos diálogos y mucho subtexto, es una serie que puede fácilmente llegar a asquear y nos lleva a sentir todo menos empatía por cualquiera de los personajes principales.
Es una serie que sobretodo en la tercera temporada, anula las esperanzas de personajes y espectadores, el caos existe y no desaparecerá, el bien no triunfa, el mal es quien decide desaparecer, y nos hace pensar que la bondad es solo un tipo de nostalgia por el Paraíso Perdido que nos es inherente a todos los seres humanos.
La primera temporada es la más floja de las tres, si es que podemos hablar de una temporada más débil que las demás, porque finalmente es la introducción a esos personajes desamparados y obsesionados que conoceremos a lo largo de las otras dos temporadas, es en el desarrollo de la segunda y la brillante conclusión de la tercera que uno como espectador no puede dejar de admirarse por la fuerza de la historia y la desolación que los rodea a todos y cada uno de los personajes.
¿Dónde está la ética de los cuerpos policiacos? ¿Dónde empieza la venganza personal y termina la aplicación de la justicia? ¿Dónde termina la búsqueda de la justicia y comienza la fama, el lucro y el torcer las leyes? ¿Es válido satisfacer mi felicidad provocando la miseria en otros?



El enfrentamiento entre Spector y Gibson, llegan a su cumbre en los dos interrogatorios en la segunda y tercera temporada en que la superintendente tiene frente a sí al psicópata. Existen otros personajes igual de dañados, profundamente solos y dolidos, personajes capaces de helarnos el corazón en su enferma candidez como Katie Benedetto, interpretada por Aisling Franciosi, la joven adolescente, obsesionada y enferma enamorada del asesino en serie, dispuesta a hacer todo lo que Spector le pida. P a llenarnos de ira al ver su despreciable cobardía como sucede con el jefe de la policía irlandesa; Jim Burns, John Lynch, a quien su pasado persigue en forma de botella de alcohol. Sally Ann Spector la esposa que de la ingenuidad pasará a realizar un acto de desesperación con el que intentará acabar con la vergüenza que aflige a toda la familia.
Frente a estos personajes desolados y destrozados aparece Olivia Spector, la víctima menos consciente de Spector y su mente sociópata, la pequeña hija que adora e idolatra a su padre como cualquier niña y quien llegado el momento cree que su padre trabaja para Gibson en la prisión y quien al final manifiesta su consciencia de que no verá a su padre en mucho tiempo, tal vez, dice ella, hasta que tenga un bebé y se lo lleve a presentar.
Al final de la tercera temporada comenzó la especulación sobre la cuarta entrega de la serie, pero Cubitt se anticipó a declarar que no sería de manera inmediata y que ya no contaría con la presencia de Jamie Dornan. Lo que me recordó las especulaciones acerca de la tercera temporada de la serie sueco-danesa Broen que siempre sí sucedió para fortuna de todos nosotros y ahora esperamos una cuarta temporada. En ese sentido Gillian Anderson declaró que le entusiasma la idea de volver a hacer la serie y retomar a Stella Gibson en el tiempo.
Más allá de si existirá la cuarta temporada, si no has visto The Fall te insto a verla, a descubrir una de las grandes series de la televisión contemporánea y volver a preguntarnos como en un país de 100 millones habitantes no aparecen escritores capaces de crear las grandes series de la televisión mexicana y de las plataformas hispanohablantes.

publicado en roastbrief.com.mx el14 de noviembre de 2016
imagenes bbc.com