martes, 26 de febrero de 2013

La Nueva Guerra Fría.



En la época de Internet los nuevos espías y ataques a los gobiernos y empresas está a cargo de hackers y los ataques chinos han provocado una tímida reacción de los Estados Unidos.

Armando Enríquez Vázquez

A principios de Febrero varias empresas norteamericanas acusaron a hackers chinos y en específico al ejército chino de intervenir sus computadoras, entre los ofendidos se encuentran los diarios New York Times, Wall Street Journal, Washington Post. Apoyados en un estudio que los medios neoyorquinos encargaron a la firma Mandiant, que asegura en su informe que la autoría de muchos de estos ataques a empresas y organismos  norteamericanos han sido orquestados en China por el Ejército de Liberación Popular chino y una unidad secreta a la que se conoce como 61398 dedicada a los ciberataques y que opera desde Shanghai. Los Ataques no se limitan únicamente a los medios, sino que incluyen empresas contratistas del ejército americano, hospitales, universidades y organismos del gobierno americano.
El informe de la firma americana que pretende detalladamente dar a conocer ciertas historias de ataques cibernéticos originados en China, y acusa directamente al gobierno Chino de estar detrás de estos ataques, olvida que, desde hace muchos años los países más desarrollados del mundo tienen servicios de inteligencia y ataque cibernéticos y aunque las dos más grandes potencias en este sentido son Estados Unidos y China. Pero Israel, Francia, Rusia, Inglaterra también llevan a cabo operaciones a través de Internet.
El Gobierno de Barack Obama, aunque no ha respondido de manera directa al informe de Mandiant, si ha declarado que el gobierno de los Estados Unidos debe responder a los ataques cibernéticos de la misma manera que responde a agresiones físicas que sufren los Estados Unidos y que la su administración será más agresiva en la materia para que un día los norteamericanos no tengan que cuestionarse por qué no se actuó en su momento. Sin embargo a diferencia de la firma de consultores el vocero de la Casa Blanca evitó mencionar a China.
Por su parte el gobierno chino se ha desvinculado de las acusaciones y ha negado cualquier acto de intrusión en sistemas extranjeros apoyados por el gobierno. Además se ha quejado de que ellos mismos son víctimas de ciberataques.
Por su parte el informe de Mandiant apunta a ciertos hackers militares chinos que han dejado sus huellas y firmas en los ataques, hay quienes ven en esto una característica de la cultura china, de enfrentar a sus enemigos cara a cara, de orgullo machista o de simple estupidez, creo que se les olvida que también puede ser un desafío. Una forma muy sencilla de decir: Aquí estamos, por más que quieran minimizarnos.
La cautela en las declaraciones de la Casa Blanca, demuestran que el panorama geopolítico ha cambiado de manera radical y lo que las empresas y ciudadanos norteamericanos no deben olvidar es que hoy mucha de su gran deuda pertenece al gobierno chino, que en un momento dado, cuando convenga a sus intereses puede quebrar no sólo a los Estados Unidos, si no a buena parte de Europa también.
Esta nueva Guerra Fría, que se lleva a cabo desde cubículos protegidos en edificios normales donde un grupo de geeks, trata de encontrar puntos débiles de los sistemas de empresas y gobiernos enemigos, para descubrir los secretos y formas de atacar.
No esperemos las grandes novelas, películas o series de espionaje o thrillers; en lo que el 007 llega al edificio en cuestión los archivos de todo el M16 pueden haber sido borrados. O peor aún su misión y personalidad secreta descubierta por lo que los enemigos lo esperaran a las puertas del edificio sabiendo de antemano el arsenal con el que el espía cuenta, por lo que lo matan en pocos segundos.

Publicado en blureport.com.mx el 23 de Febrero de 2013
Imagen: pcworld.com.mx