viernes, 19 de diciembre de 2014

Paris Pismis, la astronomía moderna en México.



Originaria de Turquía, La doctora Paris Pismis rompió más de una barrera física y mental, esta extraordinaria mujer es conocida como la madre de la astronomía en nuestro país.
Armando Enríquez Vázquez.
 Ahí en el firmamento, entre los cuerpos celestes más visibles, hay millones no siempre menores en tamaño, a veces mucho mayores, pero debido a su distancia con nuestro planeta nos resultan invisibles a simple vista, entre ellos existen 26 cúmulos de estrellas que fueron observados por primera vez y por tanto descubiertos por una sorprendente y admirable mujer de origen armenio que estableció los cimientos de la astronomía en nuestro país, educando y creando astrónomos a lo largo de más de cuatro décadas.
 Paris Pismis nació en Estambul el 30 de enero de 1911. Su familia de origen armenio formaba parte de la aristocracia turca, el apellido Pismis fue otorgado a la familia por uno de los sultanes otomanos en reconocimiento a uno de los tatarabuelos de Paris por ayudar a solucionar los problemas financieros del imperio, el significado del apellido es “algo bien cocido”, por extensión era un reconocimiento a las habilidades del antepasado de Paris. Otro de sus parientes, un tío de su madre, fue Patriarca de la Iglesia Armenia. A pesar de ello y de la excelente educación primaria y secundaria que Paris recibió, al llegar el momento de ingresar a la Universidad, sus padres se opusieron a la idea. En 1933, las mujeres turcas acudían a la universidad sólo para matar el tiempo y encontrar un marido, esas al menos eran las ideas de la sociedad. Paris recurrió a una antigua artimaña para convencer a sus padres; las lágrimas.
Así, después de meses de llanto y berrinches, finalmente su padre accedió a que la joven ingresara a la universidad. Paris para demostrar que su insistencia por el estudio no era un capricho decidió inscribirse en una carrera que no era considerada como propia para las mujeres por su dificultad: las matemáticas y dentro de las matemáticas encontró la pasión de su vida, la astronomía.
La caída del Imperio Otomano y el surgimiento de Turquía trajo cambios a la Universidad de aquel país que beneficiaron a la joven astrónoma que entonces pasó a estudiar su doctorado bajo la supervisión del astrofísico alemán Edwin Findlay Freundlich, quien junto con otros científicos alemanes habían abandonado Alemania huyendo de Hitler y su idea de una patria Aria.
Al finalizar su doctorado y gracias a la ayuda y recomendación de Freundlich, Paris Pismis se embarcó rumbo a Estados Unidos para cursar estudios postdoctorales en la Universidad de Harvard. La estancia que debía de ser de un año se prolongó por más de cuatro debido a la II Guerra Mundial.
Durante su estancia en Harvard sucedió un evento que cambió el rumbo geográfico de la vida de Paris, pero no su entrega y entusiasmo por la astronomía. En el año de 1940 conoció a un joven matemático mexicano que estudiaba astronomía en Harvard de nombre Félix Recillas. Un año después la pareja se casó.
En nuestro país, Luis Enrique Erro y Guillermo Haro entre otros aficionados a la astronomía se habían propuesto y habían convencido al entonces presidente de México General Manuel Ávila Camacho para construir en nuestro país uno moderno telescopio a la altura de cualquiera del mundo.
El Observatorio de Tonanzintla, fue inaugurado en 1942 y perteneció en un principio a la Secretaria de Educación Pública, fue esta institución la primera en contratar a Paris Pismis para trabajar en territorio nacional. Esto la convirtió en la primera astrónoma profesional en México. Poco después y por problemas con Erro, así como una estancia en la Universidad de Princeton, la llevaron primero al Observatorio de Yerkes de la Universidad de Chicago y más tarde de regreso a México a trabajar en el Observatorio Astronómico Nacional de Tacubaya que se encontraba en custodia de la Universidad Nacional Autónoma de México.
Gracias a su trabajo en Tonanzintla, Paris Pismis, logró descubrir más de veinte cúmulos de estrellas que llevan su nombre. Además impulso la enseñanza y difusión de la astronomía en el país y se dice que su persona fue importante para que un gran número de los egresados de la carrera de astronomía en nuestro país sean mujeres alrededor del 25%, de acuerdo con un artículo de Silvia Torres-Peimbert y Josefa Masegosa, lo que ha llevado a muchos a llamarla la madre de la astronomía moderna en México.
La Universidad Nacional Autónoma de México le otorgó el doctorado Honoris Causa en 1985. A lo largo de su vida publicó más de un centenar de artículos científicos en los que dio a conocer los resultados de sus investigaciones. Paris Pismis se interesó a lo largo de su vida por los cúmulos estelares, la dinámica estelar, al final de sus días se encontraba concentrada en el problema de la actividad nuclear en las galaxias. Colaboró en diferentes universidades y trabajo con otros distinguidos astrofísicos a nivel mundial.
Fundó y fue la primera editora de la Revista Mexicana de Astronomía y Astrofísica.
Paris Pismis tuvo dos hijos a los que transmitió su pasión por la ciencia, que actualmente son científicos investigadores la hija en la UNAM y el Instituto de Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE), mientras su hijo hace lo propio en el Instituto de Matemáticas de la Universidad Nacional Autónoma de México (IMUNAM) y el Centro de Investigación en Matemáticas (CIMAT)
En 1998, Paris publicó su autobiografía, escrita en inglés y que tituló: Reminiscences in the Life of Paris Pismis: A Woman Astronomer.
Paris Pismis murió el primero de agosto de 1999 a la edad de 88 años.


Publicado en mamaejecutiva.net el 8 de diciembre de 2014.
imagen: ianyanmag,com