martes, 8 de diciembre de 2015

María Elena Caso las estrellas también están en el mar.




Una de las primeras biólogas mexicanas dedicada a la fauna marina en especial a los equinodermos y sus aportaciones nivel mundial.
Armando Enríquez Vázquez.
Hija de uno de los grandes pensadores del siglo pasado Antonio Caso, María Elena nació el 18 de diciembre de 1915, siendo su padre una de los intelectuales de la generación de 1910 en nuestro país y su tío el antropólogo Alfonso Caso, María Elena conoció en su infancia y juventud a los grandes escritores de México como Alfonso Reyes, José Vasconcelos, el dominicano Pedro Henríquez Ureña, amigos de su padre. En 1937 María Elena entró en la Universidad Autónoma Nacional de México y en 1940 se tituló como Maestra en Ciencias Biológicas.
Su trabajo de tesis se tituló: Contribución al conocimiento de los astéridos de México. Los astéridos son la familia de las estrellas de mar. María Elena conoció en 1939 al doctor Enrique Rioja Lo Bianco, un biólogo que como muchas otras mentes brillantes llegó a nuestro país exiliado tras la derrota de los republicanos por las fuerzas reaccionarias de Francisco Franco en la Guerra Civil Española. Rioja alentó a María Elena Caso a estudiar a los equinodermos.
Un género de animales marinos, que como su nombre lo dicen tienen la piel cubierta de espinas. El género incluye a las estrellas de mar, a los erizos de mar, las margaritas y pepinos de mar. Ese mismo año de 1939 junto con Rioja Lo Bianco, María Elena Caso fundó el Laboratorio de Hidrobiología del Instituto de Biología de la UNAM, el cual con el paso de los años se convirtió en el Instituto de Ciencias del Mar y Limnología. También en 1939 inició la colección de equinodermos de la UNAM que es hoy una de las más importantes en Latinoamérica por la cantidad de ejemplares; más de cien mil de ochocientas especies.
Pionera del estudio de los equinodermos en nuestro país, María Elena Caso, se dedicó desde finales de la década de los años treinta a viajar a las playas del Pacífico del país para recolectar diferentes especímenes de animales. Todas las especies de equinodermos habitan en el mar. María Elena en un país machista, se apasionó por una actividad que no interesaba siquiera a muchos de sus colegas biólogos y sumergiéndose en un principio en aguas poco profundas de las costas, en una época en que la Universidad no contaba con una embarcación María Elena comenzó su recolección de equinodermos.
A lo largo de su vida María Elena Caso descubrió, clasificó y describió subfamilias, subgéneros, y diversas especies de equinodermos a lo largo de su vida. Participó en viajes de investigación en los barcos de la UNAM y curiosamente cuando se le honró en 1987 poniéndole su nombre a una especie, esta fue la de un cangrejo, que no son equinodermos al cual se nombró Podochela Casoae.
En 1961 María Elena Caso obtuvo su doctorado en Ciencias Biológicas de la Facultad de Ciencias de la UNAM con su trabajo Los equinodermos en México. Las contribuciones de María Elena caso al estudio de estos animales tuvieron repercusión no sólo a nivel nacional sino en todo el mundo. Fue invitada como investigadora a las principales instituciones en equinodermos en Estados Unidos, publicó al menos dos libros sobre los animales que la apasionaron a lo largo de su vida.

María Elena Caso murió el 23 de octubre de 1991, a los setenta seis años de edad en la Ciudad de México.

publicado en mamaejecutiva.net el 30 de noviembre de 2015
imgen: echinodermata-mexico.blogspot,com