lunes, 28 de diciembre de 2015

Asusta al mosco.



Más allá de la propaganda del gobierno federal, ¿existen esfuerzos serios por atacar enfermedades nuevas como el chikungunya?
Armando Enríquez Vázquez.
Todos los días escuchó la pegajosísima propaganda de la Secretaria de Salud para prevenir el chikungunya, y en últimas fechas veo la ciudad tapizada con los carteles, además de la propaganda para televisión invitando a la población a tomar medidas sencillas pero efectivas para evitar la reproducción de los mosquitos transmisores de la enfermedad.
En los últimos años tanto el dengue como el chikungunya se han ido convirtiendo en enfermedades que se presentan en la mayor parte del territorio nacional. En los últimos meses del año se sumó a estas enfermedades transmitidas por moscos el virus de una enfermedad llamada Zika. De acuerdo con la Secretaria de Salud existen más de tres mil casos de chicungunya en el país siendo Guerrero el estado más afectado por la enfermedad del país. se han reportado más de
Muchas veces las campañas de las diferentes dependencias de gobierno parecen proponer que las acciones preventivas son la solución y esta prevención es responsabilidad única de la ciudadanía, ellos solo tienen que gastar dinero en campañas de propaganda para hacernos creer que están trabajando y enfocados en su tarea. Los secretarios de estado son lo suficientemente conscientes de que por ninguna manera deben opacar al presidente y todo se debe hacer de acuerdo con el slogan en boga de cada sexenio y en esta ocasión mover a México. Mover a México, a la población y no al país.
Hace ya muchos años que un brillante e inútil político propuso que los ciudadanos debían de ser los protagonistas de la seguridad pública en clara oposición a las razones de existencia del estado, cuando años después ciudadanos tomaron en sus manos la defensa de sus comunidades la respuesta del gobierno fue acusarlos de sedición, mandar a un autoritario defensor de la ilegalidad comisionado a una de las regiones donde los negocios de los políticos con el crimen organizados eran más que públicos, para fungir como un Virrey en Michoacán defendiendo y mediando entre políticos y criminales. Encarcelando autodefensas.
Pero volvamos a lo del chikungunya. La campaña actual me da, probablemente errónea, la idea de que algo similar sucede en este caso y otros que tienen que ver con salud pública. Se que existen brigadas en diferentes dependencias encargadas de fumigar algunas de las zonas donde habitan moscos que transmiten estas enfermedades. Pero la fumigación lleva consigo otro problema en la salud de personas, mascotas y animales de crianza por el tipo de insecticida utilizada. Las campañas de propaganda espero no se limiten a los medios de comunicación y se hagan casa por casa en las zonas potencialmente más expuestas a las enfermedades.
Existen otras formas de atacar a las poblaciones de mosquitos transmisores y sería bueno saber si en México existen este tipo de estrategias, porque además creo que como propaganda del gobierno que mueve a México, es importante demostrar que tenemos investigación científica de punta que se encuentran en movimiento apoyados por el gobierno para atacar este tipo de problemas.
En California donde estas enfermedades llegaron al parecer en mosquitos que venían en embarques chinos de bambú, como seguramente lo hicieron en nuestro país, se está aplicando una estrategia que va más allá de tapar envases, secarlos y no permitir que se estanque el agua en ellos. Los mosquitos hembras son los únicos que pican a los seres humanos. Por lo que un grupo de científicos encabezados por Stephen Dobson, un entomólogo que imparte catedra en la Universidad de Kentucky en Lexington ha infectado a cientos de miles de mosquitos machos en laboratorio con una bacteria llamada Wolbachia, que tiene la capacidad de esterilizar a los machos. En el caso de las hembras que se ven infectadas con la bacteria estas producen una descendencia mayoritariamente femenina, por lo que los esfuerzos del grupo de científicos norteamericanos están centrados en los machos y sobre todo de la especie de mosquito asiático responsable del chikungunya, dengue y al parecer también de zika.
Se cree que este esfuerzo es todavía práctico por que la población de este tipo de mosquitos es aun minoritaria en California, además de representar una buena alternativa en contra de la contaminación y daños en la salud de personas, plantas y animales puede representar el uso de pesticidas.
El único inconveniente es el costo que es muy elevado. Claro que aun estado que tiene una economía mayor a casi todos los países del mundo esto no representa algo sustancial. Pero en nuestro país ¿existen datos acerca de las poblaciones de mosquitos asiáticos? ¿Hay un grupo de investigadores abocados a proponer soluciones reales a la erradicación de las enfermedades? o ¿simplemente estamos tapando, secando y vaciando recipientes para evitar estas enfermedades?

imagen campeche.com.mx