lunes, 26 de septiembre de 2016

Policarpa Salavarrieta; otras latitudes, el mismo anhelo.




Esta mujer también conocida como La Pola, es la heroína emblemática de la independencia colombiana.
Armando Enríquez Vázquez.
Los españoles llamaron a lo que hoy conocemos básicamente como Colombia; la Nueva Granada. La independencia de Colombia a diferencia de la nuestra constó de etapas en las que los españoles contra atacaron y recuperaron los territorios libres. Mientras en México, tras la aniquilación de los primeros Insurgentes, la guerrilla por la Independencia sobrevivió gracias a la obstinación y la entrega de algunos de los cabecillas Insurgentes y se consumó por así convenir a la iglesia católica y cierto grupo de criollos, encabezados por Agustín de Iturbide, que no estaban ya de acuerdo con la corona.
En Colombia la primera etapa de Independencia inició en 1810 y duró cinco años, estos primeros años de Independencia de Colombia se conocen como La Patria Boba. El ejército español recuperó a fuerza de las armas el territorio del virreinato entre 1816 a 1819. Una vez reconquistado el virreinato por las fuerzas de Fernando VII, se estableció un régimen de terror y represión en todo el territorio de la Nueva Granada, que sólo contribuyó a fortalecer los anhelos de los colombianos por su libertad.
Es en esa época que se libra una guerra de guerrillas contra las fuerzas españolas que surge una mujer cuya actividad como espía, correo y vocera de la causa independentista la habrá de convertir en una de las principales heroínas de la Independencia de Colombia.
Policarpa Salavarrieta a pesar de su importancia y el reconocimiento como una de las principales heroínas de la Independencia colombiana, es también una figura envuelta por el misterio y la leyenda.
Para empezar, no se sabe, si su verdadero nombre era Policarpa, pues en el testamento de su padre y la constancia eclesiástica del mismo se le nombra Polonia. Sin embargo, su hermano Bibiano y muchos dentro del movimiento rebelde la conocieron y la llamaban Policarpa. Tampoco, su lugar de nacimiento y fecha quedan claros, pues no se ha descubierto una fé de bautismo que confirme ese dato. La mayoría sitúan como lugar de nacimiento el pueblo de Guaduas, que es donde transcurrió su primera infancia. Otros ubican como lugar de nacimiento de La Pola Bogotá y otros más un poblado llamado Mariquita. Su nacimiento sucedió entre 1791 y 1795.
Lo cierto es que, Salavarrieta perteneció a una familia acomodada, y pasó sus primeros años en Guaduas, donde su padre se dedicaba al comercio. La familia se mudó a Bogotá y en 1803 debido a una epidemia de viruela fallecieron los padres de Policarpa. Su hermana mayor de nombre Catarina se hizo cargo de Policarpa y su hermano menor de nombre Bibiano y regresaron a Guaduas. Otros dos de sus hermanos decidieron a la muerte de sus padres dedicarse a la vida eclesiástica.
 Si bien no está documentada participación alguna de Salavarrieta en actividades políticas durante los años de la Patria Boba, en 1817 y bajo el terror infligido por los representantes de la corona española en Nueva Granada, Policarpa existe mucha documentación que la retrata como participante muy activa de la insurgencia.
En esa época, Policarpa y Bibiano habían regresado a Bogotá, Policarpa empleada como costurera de las damas de la alta sociedad neo granadina, se enteraba en las conversaciones de sus clientas de las estrategias y movimientos de los realistas, información que La Pola hacía llegar a los líderes de las diferentes guerrillas insurgentes los Llanos que intentaba liderar Francisco de Paula Santander.
Policarpa hacía llegar también periódicos a los guerrilleros, servía como correo, así como recolectaba fondos para la causa y conseguía armas.
La Pola, además, sonsacaba a los militares realistas a pasarse a las fuerzas de la independencia colombiana. Ayudo a planear la fuga de algunos insurgentes encarcelados.
La detención de otros miembros de la conspiración independentista en Bogotá y su delación, llevó a la captura de Policarpa quien había logrado pasar inadvertida por los realistas.
En cuanto fue capturada en noviembre de 1817, se ordenó su ejecución. Policarpa Salavarrieta fue fusilada de espaldas como era el trato a los traidores y de rodillas a petición de ella, el 14 de noviembre, se dice que entre sus últimas palabras la patriota colombiana exclamó: Muero por defender los derechos de mi patria. Dios Eterno, ved esta justicia.
Al momento de su muerte Policarpa Salavarrieta contaba con menos de 27 años de acuerdo con las diferentes fechas posibles de su nacimiento y puede haber tenido 22.
En 2010, la cadena de televisión colombiana RCN transmitió una telenovela de 200 episodios, llamada La Pola en la que se contó los años más conocidos de historia de la heroína.

publicado en mamaejecutiva el 26 de septiembre de 2016
imagen: es.wikipedia.org