jueves, 5 de febrero de 2015

Los Leones de Detroit, el verdadero equipo del Día de Acción de Gracias.



Fundado en 1934 al rescatar a un equipo en quiebra, la franquicia de la ciudad automotriz de los Estados Unidos fue la primera en celebrar y hacer del juego de Thanksgiving Day una tradición en la NFL.
Armando Enríquez Vázquez
Curiosamente la historia de los Leones de Detroit, como la historia misma de la NFL, está ligada de manera circunstancial con la historia de la máquina que ha identificado a Estados Unidos; el automóvil. La leyenda de los Leones inicia en 1929 lejos de las calles que circundaban las fábricas de Henry Ford, pero en otra pequeña ciudad del centro de Estados Unidos donde se producía entre otras cosas el acero que se convertiría en automóviles en Detroit: Porthsmouth, Ohio.
El centro de Estados Unidos fue la cuna de cientos de equipos de futbol americano profesional y semi profesional, cualquiera pequeña ciudad se preciaba de tener al menos un equipo.
Para la temporada de 1930 la NFL aceptó dos nuevos equipos; los Dodgers de Brooklyn y los Espartanos de Porthsmouth. Durante los cuatro años que los Espartanos jugaron en la NFL impusieron algunos records interesantes. Por ejemplo fueron uno de los dos equipos en el primer juego nocturno de la NFL, el otro fue los Tornados de Newark. Los Espartanos ganaron aquella noche por un marcador de 13 a 6. El encuentro se llevó a cabo en el estadio de los Espartanos.
El otro record lo establecieron al jugar en contra de los Osos de Chicago en el primer encuentro de futbol americano llevado a cabo en un estadio cubierto. Las condiciones extremas del clima en Chicago obligaron a la NFL a decidir llevar a cabo el encuentro en un estadio techado, con veinte yardas menos. El juego decidió no sólo el empate entre los Osos y Espartanos como los mejores equipos de 1932 en la NFL, si no que fijo las bases para dos hechos que cambiaron la liga. Primero el dividir a los equipos de la NFL en dos divisiones y segundo el crear un juego de campeonato entre los ganadores de cada división. Los Osos de Chicago ganaron aquella tarde por un marcador de 9 a 0 en lo que se conoce también como el primer juego por un campeonato de la NFL.
A pesar del excelente desempeño, la crisis financiera y la poca asistencia de la gente al estadio de Porthsmouth, obligó a los dueños a vender la franquicia en 1934. El comprador fue G.A. Richards dueño de la más importante estación de radio en la ciudad de Detroit.
Los Leones tenían enfrente la ya establecida popularidad de los Tigres de Detroit en el baseball y la crisis económica mantenía un número de asistentes a los partidos de los Leones muy por debajo de las necesidades del equipo para ser negocio.
Richards recurrió a sus muchos contactos, e ideó el instaurar un juego en el día de Thanksgiving que los Leones jugaran cada año y consiguió en aquel 1934 que las estaciones de radio de la NBC transmitieran el juego a nivel de todo Estados Unidos.
El Thanksgiving es un día en que los estadounidenses celebran la supervivencia de los colonizadores tras un año muy difícil, en unión con las tribus nativas dando gracias a Dios por salvarlos de la hambruna y sirve como pretexto para reunir a las familias. El Thanksgiving se celebra el tercer jueves del mes de noviembre.



El primer encuentro de Thanksgiving de la NFL se llevó a cabo entre los Leones de Detroit y los Osos de Chicago. Chicago ganó 19-16. Al año siguiente ambos equipos se volvieron a enfrentar en el día festivo, esta vez fueron los Leones el equipo ganador 14-2. Ese año de 1935, los Leones ganaron su primer título en la NFL al derrotar en la final a los Gigantes de Nueva York por marcador de 26-7.
A lo largo de la historia de los Leones de Detroit han jugado 75 ocasiones en Thanksgiving, Los partidos se suspendieron de 1939 a 1944 durante la II Guerra Mundial. El equipo al que más veces se han enfrentado los Leones en Thanksgiving es a los Empacadores de Green Bay en 21 ocasiones, seguidos por los Osos de Chicago en 15 ocasiones. Ambas franquicias son sus más antiguos rivales y competidores, los tres se encuentran en la misma división de la Conferencia Nacional en la actualidad.
- Thanksgiving siempre fue el juego con mayor mística para nosotros. Era un día especial. Un tiempo sagrado para todos.- Declaró Doug English, defensivo y miembro del salón de la fama que jugó con los Leones en dos momentos, el primero de 1975 a 79 y el segundo de 1981 a 85.
Entre los hechos más memorables que han sucedido en los encuentros de Thanksgiving están las 329 yardas que en 1945 lanzó de Bob Waterfield de los Carneros de Cleveland, de las cuales 303 fueron para el receptor Jim Benton para que los Carneros derrotaran a los Leones 28-21.
En 1950 Bob Hoernshemeyer corredor de los Leones consiguió 198 yardas en contra de los Yanks de Nueva York, incluyendo una carrera de 96 yardas y la ofensiva de los Leones consiguió 582 yardas en total. Los Leones se impusieron a los neoyorkinos por marcador de 49-14.
Al año siguiente en 1951 se jugó el partido con más puntos anotados cuando los Leones comandados por el famoso quarterback Bobby Layne derrotaron a los Empacadores de Green Bay por marcador de 52-35.
En 1956 se transmitió por primera vez el juego por televisión a todo Estados Unidos. Detroit perdió frente a los Empacadores de Green Bay por marcador de 24-20.
En 1962, los Leones fue el único equipo que le ganó  los Empacadores a lo largo de la temporada y lo hicieron en el juego de Thanksgiving. La línea defensiva de Detroit conocida como The Fearsome Foursome integrada por Alex Karras, Darris McCord, Roger Brown y Sam Williams detuvieron a Bart Starr detrás de la línea de scrimmage en once ocasiones para una pérdida de  110 yardas. El marcador fue 26-14.
En 1968 las condiciones del campo eran tan malas que el encuentro se conoce como el Tazón del lodo. Los Leones perdieron frente a las Águilas de Filadelfia 12-0, y fue también el partido en el que menos puntos se han anotado.
En el juego de 1976 O. J. Simpson corrió para 273 yardas, imponiendo un record en la NFL, sin embargo los Leones derrotaron a los Bills 27-14.
En 1966 los Vaqueros de Dallas comenzaron a jugar también en Thanksgiving, con lo que la televisión pudo ofrecer un doble juego. En la actualidad llega a haber hasta tres encuentros ese día.

Pero nunca nadie podrá quitarles a los Leones de Detroit el hecho de ser el verdadero equipo del Thanksgiving.

imagenes nfl.com
                legendaryauctions.com