lunes, 2 de febrero de 2015

Al Davis el Raider mayor.




El más polémico de los integrantes de los Raiders de Oakland ha sido sin duda quien fue su entrenador, gerente general, dueño y comisionado de la AFL.

Entre los personajes más polémicos de la NFL, se encuentra Al Davis. Amado y Odiado en Oakland y Los Ángeles. Marrullero, astuto, solidario, audaz, empresario, inteligente, todos son adjetivos que encajan en la persona de Al Davis. Temido y respetado por sus adversarios. Al Davis jamás jugó futbol americano de manera profesional, ni colegial pero tuvo la determinación para aprender que lo más importante del juego se encontraba en la implementación de las estrategias ofensivas y defensivas dentro y fuera del emparrillado. En ocasiones estas decisiones lo llevaron a controversias legales, a odios y amores de aficionados, jugadores, dueños de equipos y entrenadores. Al Davis fue un hombre apasionado del futbol americano y más de sus Raiders de Oakland. Pero además fue un hombre con un compromiso y visión social.
Nació el 4 de julio de 1929, en Brockton Massachusetts. Davis, demostró gran interés por los deportes sin lograr destacar realmente en ninguno, sin embargo lo que si demostró fue un gran interés por la estrategia y decisiones que en los vestidores tomaban los entrenadores para desarrollar las ofensivas y defensivas sobre todo en el futbol americano.
Durante sus años en la universidad de Syracuse, Al Davis, comenzó a hacerse presente en todas las practicas del equipo de futbol americano hasta que el entrenador decidió correrlo, sospechando que Davis, a quién veía tomar notas, fuera un espía. De cualquier manera Davis no se desalentó y continuó aprendiendo acerca de las estrategias del futbol americano, incluso atendiendo a cursos académicos que impartían los asistentes del entrenador y a los que por lo general sólo se inscribían jugadores.
Finalmente, en 1950, tras graduarse de la universidad, Davis consiguió un trabajo en la Universidad de Adelphi en Long Island como entrenador del equipo de nuevos ingresos en la institución. Dos años después al ser reclutado por el ejército para participar en la guerra de Corea, Davis logró permanecer en Estados Unidos en relaciones públicas del ejército primero y más tarde como entrenador de futbol americano en la base de Fort Belvoir cerca de la ciudad de Washington.
En esos años muchos de los jugadores que más tarde formarían parte de los equipos de la NFL eran reclutados en el ejército y Davis se dedicó a vender información acerca de los jugadores a los diferentes equipos profesionales, así fue como conoció a su futuro rival Pete Rozelle quien se acercó a Davies buscando información para los Carneros de Los Ángeles, sin embargo al no tener dinero Davis no le dio ninguna información.
El siguiente empleo de Al Davis fue como scout free lance para los Potros de Baltimore. Su amistad con el entrenador de los Potros Weeb Ewbank, le permitió a Davis hacerse de su siguiente trabajo como asistente del entrenador de novatos en The Citadel en Carolina del Sur. Al final de su estadía en la universidad se habló de malas actitudes de Davis violando las normas del futbol americano colegial al otorgar bonos monetarios a los jugadores y también de presionar a los profesores de la universidad para que le otorgaran a los jugadores las calificaciones necesarias para que no fueran suspendidos del equipo. De ahí paso a USC, finalmente en 1960 fue contratado por un equipo profesional, los recién creados Cargadores de Los Ángeles de la nueva liga, la AFL. Davis fue el encargado de los profundos del equipo. Dacis con el pasar de los años desarrollaría toda una serie de estrategias defensivas y sobre todo basándose en los esquineros y profundos.



En 1962, los Raiders de Oakland también de la AFL, despidieron a su entrenador en jefe. El equipo era un desastre y los expertos estaban de acuerdo en que su estado sólo era superado por el desastre que habían sido los Titanes de Nueva York. Ambos equipos eran los ejemplos vivientes de lo que significa un pésimo negocio. A lo que había que sumar los Raiders se encontraban en el fondo de la tabla y eran el hazmerreír de la AFL. En enero de 1963, tras unos días de negociación con los dueños de los Raiders; F. Wayne Valley y Ed McGah, Al Davis fue nombrado entrenador y gerente general por los siguientes tres años.
Valley alguna vez declaró: Necesitábamos ganar a como diera lugar. A donde quiera que iba la gente hablaba de lo cabrón que era Al Davis, así que pensé algo bueno debe estar haciendo.
Al Davis tomó las riendas del equipo y comenzó con la reestructuración del equipo a todos niveles, cuando iniciaron los entrenamientos con vista a la temporada de 1963 lo jugadores se encontraron con una campaña motivacional que incluía frases pegadas en las paredes rumbo a los vestidores. Entre ellas la ya legendaria Comittment to Excellence. La temporada de 1963, fue para los Raiders su primera temporada ganadora. A lo largo de los siguientes veinte años Al Davis desde su puesto como entrenador y más tarde como dueño de los Raiders logró tener a la franquicia más exitosa de todos los tiempos en el deporte profesional de Estados Unidos, cosa que desde hace ya mucho tiempo dejo de ser cierta.
Los Raiders en la siguiente temporada regresaron a las derrotas y tuvieron de nuevo una temporada perdedora, pero en 1965 los Raiders regresaron a tener una temporada ganadora.
A inicios del año 1966, La AFL ya era vista con cierta preocupación por la NFL. Los contratos de las cadenas de televisión y las contrataciones de estrellas del futbol colegial como Joe Namath por parte de los Jets de Nueva York, no estaban haciendo las cosas tan fáciles como George Halas había anticipado para eliminar a la joven liga. En una reunión de dueños de la AFL se propuso el poner al frente de la liga a un comisionado agresivo y capaz de llevar a la AFL al siguiente nivel. Con la venia de Valley, Al Davis tomó la oficina de comisionado de la AFL a principios de abril de 1966 y de manera inmediata inició la ofensiva contra la NFL. Davis comenzó firmando a los quarterback estrellas de la NFL, consiguió un trato con Roman Gabriel, de los Carneros de los Angeles, a pesar de que aun tenía un año para finalizar su contrato con los Carneros. Una vez firmado el contrato y a pesar de la espera de un año, Gabriel recibió un bono de cien mil dólares. Siguió el quarterback delos 49ers de San Francisco; John Brodie.
Está agresividad y poder de convencimiento a la hora de contratar era una de las cualidades más conocidas de Davis. En sus tiempos como entrenador asistente de los Cargadores, estaba dispuesto a contratar al receptor de la Universidad de Arkansas Lance Alworth. Los 49ers tenían la mira puesta en el joven se decía que iba a ser su primera selección colegial. Davis fue al último juego de la temporada de Arkansas y al final del mismo saltó al emparrillado y corrió hasta alcanzar al joven y conseguir su firma, ante la mirada perpleja de los representantes de los 49ers.
En otra ocasión llamó al guardia de Syracuse, Walt Sweeny a las tres de la mañana. Cuando uno de sus asistentes le preguntó ¿por qué había hecho algo así? Davis contestó: Para que se acuerde mí. No hay manera de que olvide al tipo que lo despertó a las tres de la mañana.
Pero toda la energía que utilizó como comisionado de la AFL fue malgastada. Los dueños de la NFL preocupados por la situación aceleraron la firma de un acuerdo de fusión con la AFL. Los dueños de la nueva liga acordaron con los de la vieja liga que el comisionado de la NFL Pete Rozelle quedaría al frente de la fusión.
Al Davis se sintió utilizado y traicionado, asunto en el que algunos de los historiadores del futbol americano están de acuerdo con los motivos del malestar de Davis, quien renunció a la comisión de la AFL y regresó al frente de los Raiders. Esta vez Davis compró una tercera parte del equipo compartiendo la propiedad de la franquicia con Valley y McGah. Cuatro meses duró Davis al frente de la AFL.



A partir de ese momento, Davis se dedicó en cuerpo y alma a construir la franquicia que todos conocemos, cambio el uniforme al negro y plata que de acuerdo con el resultaba más intimidante para el contrario, diseño el logo del pirata con casco y los dos sables en el escudo, Como entrenador del equipo Davis designó a John Rauch quien llevó a los Raiders a ganar el campeonato de la AFL en 1967 derrotando a los Petroleros de Houston 40 a 7, lo que hizo a los Raiders enfrentar a los Empacadores de Green Bay en el Superbowl II que perdieron 33-14.
En 1969 un nuevo entrenador se hizo cargo de los Raiders; John Madden. En 1966 mientras buscaba talento en la Universidad de San Diego State, Al Davis conoció a Madden que era en ese momento entrenador de la universidad y se encontraba sentado en la banca repasando la estrategia defensiva para el juego de ese día. Cuando Davis le preguntó que hacía Madden compartió con Davis como pensaba atacar a la ofensiva de su rival, Davis ofreció su punto de vista e hizo algunas sugerencias que llamaron la atención de Madden, algunas de las cuales puso en práctica aquel día. San Diego State ganó 36-0. Madden no volvió a saber de Davis, al final de la temporada colegial, fue Rauch quien llamó a Madden para ofrecerle un puesto como entrenador asistente en los Raiders, dos años después de su llegada a Oakland Madden tomó las riendas del equipo.  
Entre las muchas cosas que hicieron famoso a Davis, estaba el dar cabida en el equipo a jugadores rechazados en otros equipos y en otras ligas. Formar equipos duros, con jugadores rudos. Así como el utilizar todo tipo de artimañas contra sus rivales, entre ellas poner micrófonos en el vestidor del equipo visitante en el estadio de Oakland.
Finalmente y gracias a ciertos ardides legales Al Davis se convirtió en el dueño mayoritario de los Raiders en 1972
Madden tomó a esos jugadores y los convirtió en uno de los mejores equipos de los que se tenga memoria. Los Raiders ganaron en 1976 su primer Superbowl. La onceava edición del juego de campeonato a los Vikingos de Minnesota por marcador de 32-14. En 1979 Madden renunció a los Raiders y fue sustituido por Tom Flores que se convirtió en el primer entrenador de origen hispano en la NFL. Flores había sido quarterback de los Raiders. Tom Flores llevó a los Raiders a ganar el Superbowl XV en contra de las Águilas de Filadelfia por marcador de 27-10.
Mientras los Raiders peleaban en el campo, Davis había iniciado una disputa primero por lograr mejoras en el estadio de Oakland y al no conseguir nada, Davis decidió cambiar la sede del equipo a la ciudad de Los Ángeles, querella que llevó hasta los tribunales enfrentándose al resto de los dueños de la NFL y al comisionado Pete Rozelle. Finalmente Davis ganó y a partir de la temporada de 1982 los Raiders comenzaron a jugar en su nueva casa el Coliseo de Los Ángeles.
En 1984 los Raiders ganaron su tercer Superbowl, esta vez frente a los Pieles Rojas de Washington por marcador de 38 a 9. Al Davis comenzó otro de los grandes pleitos de su vida esta vez en contra del corredor estrella del equipo Marcus Allen a quien el dueño acusó de fingir lesiones. Nadie ganó, Allen pasó largos momentos en la banca y Davis viendo a su estrella desperdiciada. Hasta que finalmente Allen se fue a jugar sus años finales con los Jefes de Kansas City.
En 1990 los Raiders se convirtieron en el primer equipo de la NFL en tener un entrenador negro; Art Shell que había sido jugador con la escuadra también. En ese sentido de la igualdad Davis era reconocido por no utilizar hoteles que practicaran la segregación racial en los años sesenta, en sus épocas de la AFL. También fue el primer dueño de la NFL en nombrar a una mujer como gerente general de un equipo de futbol americano profesional; Amy Trask.
A principios de la década de los noventa y con el mismo tipo de problemas que una década antes Davis enfrentó en Oakland; un estadio viejo, sin comodidades y caraente de lujos de su época el Coliseo comenzó a ser insuficiente para las aspiraciones del dueño de los Raiders, que en 1995 regresó a la franquicia a Oakland. Miles de aficionados tanto de Oakland como de Los Ángeles aún sienten una gran animadversión por Al Davis y su forma de cambiar la sede del equipo sin jamás tener en cuenta su lealtad al equipo.
Los Raiders regresaron una vez más al Superbowl, el número XXXVII en 2003 y perdieron frente a los Bucaneros de Tampa Bay, cuyo entrenador Jon Gruden había sido el entrenador de los Raiders hasta ese año en que Davis volvió a sorprender a todos cambiando a Gruden a los Bucaneros. El marcador fue Tampa Bay 48 los Raiders 21.
Al Davis no volvió a ver a su equipo llegar a otro Superbowl. El 8 de octubre de 2011 a la edad de 82 años Al Davis murió en su casa de un mal cardíaco. A esa hora los Raiders jugaban en contra de los Texanos de Houston, en la última jugada del encuentro el jugador de los Raiders, Michael Huff, interceptó un pase a Matt Schaub en la zona de anotación que impidió que los Texanos ganaran el encuentro. Los Raiders se dieron cuenta después de la jugada que sólo tenían diez jugadores en el emparrillado. La jugada se conoce como la Divina Intercepción y no faltó quien dijera que el onceavo jugador había sido el espíritu de Al Davis.

Imagenes: forum bodybuildong.com
                  colhardfootballfacts.com
                  silverandblackpride.com