sábado, 14 de marzo de 2015

Podemos.



Pobre México tan lejos de la democracia y tan cerca del PRI.
Armando Enríquez Vázquez

Lo que siempre sorprende de las democracias efectivas o medianamente efectivas es el poder de la voz ciudadana en las urnas y su influencia en las decisiones de los gobernantes, ese es el poder real de los gobernados. La aparición de nuevas fuerzas políticas vivas que pueden desplazar a los anquilosados partidos políticos que han dejado de representar a la mayoría, sin tener que pasar por el papeleo burocrático de un congreso defensor de la oligarquía.
En los últimos años hemos visto como partidos políticos de todos colores y tendencias aparecen en Europa, en ocasiones escandalizando como Aurora Dorada, partido nacionalista de extrema derecha identificado con movimientos Neonazis, en Grecia que con el paso de los años se ha fortalecido y crecido como para tener hoy en día representantes en el Parlamento Europeo.
Lo mismo sucede con el populismo de izquierda en Italia. El Movimiento 5 Estrellas del cómico y bloguero Beppe Grillo, logró hacer renunciar a un primer ministro italiano que se sabía sin apoyo mayoritario en el congreso, aunque hoy pesar de haber mostrado esa fuerza inicial y ganado escaños a nivel nacional y europeo, el Movimiento 5 Estrellas hoy se desmorona por la testarudez de Grillo al negarse a negociar con ninguna otra fuerza política lo que ha hecho que la opinión pública lo abandone poco a poco. Pero esos son los riesgos de las democracias.
Otro ejemplo lo encontramos recientemente en España, en parte como secuela del gran movimiento social del 15 M, otro como respuesta los corruptos gobiernos del PP, partido en el poder y la incapacidad de liderazgo del PSOE, el partido Podemos del catedrático Pablo Iglesias amenaza con destrozar al bipartidismo español en las próximas elecciones que habrán de celebrarse a finales de este año.
Lo que vemos en Europa está muy lejos de suceder a lo ancho y largo en el continente americano.
En el caso de nuestro país tanta reglamentación en materia de participación política, la falta de transparencia no sólo en los partidos políticos, si no de manera mucho más preocupante en el organismo que se supone debería funcionar como árbitro de la contienda electoral y defensor de los principios democráticos en los que se funda nuestra constitución no parece augurar nada bueno en materia de democracia.
En México, la democracia durante años estuvo sustentada en la simulación y se le ha combatido con las armas y la demagogia. Después de la Revolución el poder se ha ganado en muchas ocasiones a través de balas, represión y transas. Las elecciones presidenciales de 1929, 1940, 1952 y 1988 son claros ejemplos de la opacidad de los procesos electorales en nuestro país. Plagados de irregularidades y crímenes que el PRI cometió durante cada uno de estos procesos, son sólo la punta del Iceberg, lo peor siempre sucede en los niveles regionales donde los cacicazgos y grupos de poder se han encargado de aceitar esa maquinaria política a lo largo de cien años. La creatividad de los operadores oficiales ha ideado a lo largo de la historia electoral una gran cantidad de estratagemas de todo tipo, las cuales tienen hasta nombres; Mapacheo, Operación Tamal, Embarazo de Urnas, Carrusel.
Con la caída de la dictadura de Porfirio Díaz, surgió una dictadura institucional, que ha resultado más sangrienta y devastadora para nuestro país.
Aún más preocupante es el actual deterioro del INE (Instituto Nacional Electoral) invadido por espurios consejeros que solo obedecen a la voz de sus amos; los partidos políticos.
La idea bajo la que nació el IFE de transparencia y equidad fue asesinada por los partidos políticos que desde el Congreso de la Unión lo convirtieron en un reducto de representantes de los institutos políticos capaces de vender los derechos constitucionales de los mexicanos al mejor postor. Y aunque bien se que es una tontería quedarse pensando y diciendo que todo tiempo pasado fue mejor, la verdad es que consejeros presidentes del IFE, y hoy del INE, impolutos, sólo José Woldenberg. Ni Ugalde, ni Valdez, ni Córdova han estado a la altura que el país y los ciudadanos requieren.
En una actitud que pretende avalar la democracia el consejero presidente del INE Lorenzo Córdova dirige una carta a los partidos que osaron levantarse de la mesa del consejo general del instituto y habla de la transparencia que habrá de reinar en el tan mancillado, cuestionado y servil instituto con la designación del nuevo titular en el área de fiscalización del Instituto, mientras que el Partido Verde descaradamente continúa promoviéndose con los programas sociales. Es una vergüenza.
Pero no es culpa de nadie, sólo de nosotros como ciudadanos que seguimos consecuentando un sistema donde todo se vale mientras se dé en las esferas de la partidocracia: hasta el momento seguimos en espera de las declaraciones de Abarca y de su esposa, de que se desmienta la información del Padre Solalinde respecto  que fueron detenidos en Veracruz. Nadie nos ha dado una explicación real y clara de los intereses de Grupo Higa dentro de los negocios del gobierno federal. No sabemos cuántos mexicanos entran en las listas de HSBC y cuántos de ellos entraron en los esquemas ilegales de evasión de impuestos.
Los delitos son cometidos por los ciudadanos, que somos los súbditos de estos señores que no pueden meter a la cárcel a tanto líder sindical que como Gamboa Pascoe sueñan con acariciar la entrepierna de su propia estatua.
Declaró el presidente Peña Nieto al Financial Times que tal vez haya que replantaerse el rumbo de México. Espero que entienda lo que significa cambiar el rumbo, que tome las medidas para hacerlo realmente, que la prosperidad llegue a los hogares mexicanos y no sólo al suyo y el de sus allegados. Que la competitividad y la promoción del talento mexicano este entre sus planes para cambiar el rumbo y no acotar al poder gubernamental llenándolo de personas con dudosas relaciones con empresas como Televisa. Que los institutos como el INE, el IFAI y el IFT funcionen realmente de manera independiente y autónoma. Espero que realmente lo haya dicho de buena fe y con ganas de hacerlo, no vaya a ser que un día se despierte y la decisión la haya tomado la ciudadanía con su apoyo o sin él.

publicado en blureport.com.mx el 6 de marzo de 2015
imagen:contenido.com.mx